Francisco exhortó a servir con humildad y sin confort material

Iglesia no se mide como los negocios

En su primera visita a la ciudad de Nueva York, el centro de las finanzas globales y del capitalismo, Francisco alentó a cientos de sacerdotes y religiosas congregados en la Catedral de St. Patrick, a vivir con humildad y resistir la tentación de tratar su actividad como si fuera un negocio, en el que el éxito se mide estrictamente por los resultados.

"Podemos quedar atrapados en medir el valor del trabajo apostólico por los estándares de eficiencia, buena administración y éxito que gobiernan al mundo de los negocios", les explicó en español. "De manera similar, deben cuidarse de no estar rodeados de confort material porque eso puede separarlos de los pobres a los que deben servir".

"El descanso es necesario como también lo son los momentos de ocio y de enriquecimiento del propio espíritu, pero debemos aprender a descansar de una manera que profundice nuestro deseo de servir con generosidad", dijo.

La visita de Francisco a la ciudad se produjo en un tiempo de dificultades para la Arquidiócesis de Nueva York. Golpeada por la declinación de la asistencia a los oficios religiosos y del número de sacerdotes, así como por problemas financieros, la arquidiócesis cerró decenas de iglesias como parte de la reorganización más grande de su historia. Esas medidas han sido criticas por numerosos fieles.

Francisco se refirió al escándalo de abusos sexuales que estremeció a la Iglesia Católica. Sostuvo que muchos de los que estaban reunidos con él "tuvieron que sobrellevar la vergüenza de algunos de sus hermanos que dañaron y escandalizaron a la iglesia."

Defensores de las víctimas criticaron esos comentarios, indicando que Francisco también debió hablarle a quienes sufrieron los abusos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados