SACERDOTE QUE CONFESÓ SER GAY

"La Iglesia es homófoba, pero por otra parte está llena de homosexuales"

El sacerdote polaco que fue removido de su puesto tras confesar que es homosexual dijo que luego de su declaración se siente "fuera de una cárcel, de una verdadera penitencia". Asegura que en la Iglesiahay gente que "busca sabotear" al papa Francisco.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Krzysztof Charamsa. Foto: EFE

Hace unos días, el sacerdote polaco Krzysztof Charamsa fue noticia mundial y generó un revuelo en el Vaticano al declararse gay y presentar a su novio. Ya más tranquilo tras la exposición, el exfuncionario de la Congregación para la Doctrina de la Fe -apartado de su cargo tras confesar su condición sexual- habló con el diario español El Mundo y, entre otras cosas, denunció que una parte de la Iglesia intenta sabotear al papa Francisco.

Respecto de su declaración, Charamsa admitió sentirse ahora "fuera de una cárcel, de una verdadera penitencia". "No podía seguir viviendo una doble vida en una institución homófoba que por otra parte está llena de homosexuales", dijo polémico. También indicó que la posición de la Iglesia de hoy sólo podría ser justificable cien años atrás.

Al hablar sobre cuándo entendió que era gay, el sacerdote polaco explicó que siempre supo quién era. Y cuando se refirió a la prohibición de los homosexuales pronunciada en 2005 por el Papa Benedicto XVI, aseguró: "Fue un momento de profunda crisis existencial. Es una prohibición injusta e inhumana. La Iglesia ha rechazado así a un entero grupo social que entre el clero católico está representado de una manera muy amplia".

En la entrevista, Charamsa también se refirió al Sínodo de la familia: "No soy yo quien está dando fuerza a los enemigos de la renovación de la doctrina católica sobre la familia. No ha habido una verdadera reflexión sin prejuicios antes del Sínodo porque quien ha intentado promoverla ha chocado con la Congregación para la Doctrina de la Fe".

El exfuncionario de la Iglesia se animó a ir más allá y denunció que hay gente en el Vaticano que quiere dañar al Papa: "Yo he vivido dentro de la congregación un ambiente hostil y enemigo a Francisco. Se busca sabotear al Santo Padre. Desde la congregación han intentado que el Sínodo fracase en su apuesta por una apertura de diálogo y debate propuesta por el papa Francisco".

Al finalizar, Charamsa volvió a sugerir que son muchos los gays que forman parte de la Iglesia y dijo: "Me gustaría que mi gesto pudiera llevar un poco más de libertad a personas que tienen miedo y vergüenza de su propia sexualidad porque lo ven como algo sucio. Hay muchas personas que están obligadas a estar toda la vida en un armario".

Y contó qué puso en la carta que le mandó al Papa: "Le he explicado las razones de mi decisión y le he pedido que abra la razón y el corazón de los obispos en el Sínodo porque el Señor no ha hecho a nadie, a ningún humano, defectuoso".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)