Días de análisis

Iglesia ante gran desafío de atraer a la juventud

Por primera vez, 34 jóvenes participan del Sínodo; el Papa dijo que “debemos escuchar”.

Encuentro: los cardenales esperan la llegada de Francisco para la sesión inaugural del Sínodo. Foto: Reuters
Encuentro: los cardenales esperan la llegada de Francisco para la sesión inaugural del Sínodo. Foto: Reuters

Ela Vaticano realiza un encuentro de tres semanas para considerar cómo atraer a los jóvenes, en un tiempo difícil en el que decrece la asistencia a los oficios religiosos y los escándalos nublan el cielo de la Iglesia Católica.

Al comienzo de la reunión, el miércoles, el papa Francisco afirmó: "Este momento ha enfatizado que la Iglesia debe escuchar".

El papa ha señalado que quiere oír las dudas y las críticas de los jóvenes. Sin embargo, el entorno cerca de donde se celebraba la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo, sugería que la Iglesia Católica ya tiene tela de donde cortar. Mientras los participantes del Sínodo cantaban y oraban, más de dos decenas de víctimas de abusos sexuales cometidos por clérigos realizaban una manifestación cerca del camino que conduce a la basílica de San Pedro. Habían viajado desde varias partes de Italia, así como de otros países de Europa para denunciar lo que consideran la indiferencia del Vaticano a sus demandas de que se castigue a los sacerdotes que cometen abusos y a quienes los encubrieron.

Por primera vez, 34 católicos menores de 30 años participan del Sínodo, junto con 267 obispos de todo el mundo. Hasta el 28 de este mes, abordan una variedad de temas, entre ellos la sexualidad, la pornografía y los video juegos, así como la cultura desechable que afecta la dignidad humana.

Matthias Katsch, uno de los manifestantes, elogió la decisión de incluir a los jovenes y dijo que "era muy positiva". Sin embargo, Katsch, sobreviviente del abuso de un sacerdote en Alemania y miembro de una organización que busca poner fin a esos hechos, comentó que el papa debía tomar más medidas. "Deben enfocar el diálogo donde más duele, es decir, el abuso atroz de poder, así como los miles de niños y jóvenes afectados por sacerdotes en las últimas décadas en todo el mundo", indicó. "No se puede hablar de la juventud sin tocar ese tema".

El cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo, sostuvo que la reunión es una oportunidad de mostrarles a los jóvenes de qué se trata en realidad la Iglesia. "Hablando francamente, creo que esta es una oportunidad para que demostremos quiénes somos y para que la Iglesia se conozca no solo por los que han fallado o provocado escándalos", dijo Baldisseri a los periodistas. "Siempre se ha dicho que la Iglesia es tanto santa como pecadora".

En el pasado, Francisco ha culpado al clericalismo por permitir que se agudizaran los casos de abuso sexual. Además, en su discurso inaugural del sínodo sostuvo: "La raíz de muchos males de la Iglesia es la visión elitista y exclusivista de la vocación que interpreta el ministerio recibido como un poder que se ejercerá en vez de como un servicio libre y generoso que se dará".

Asimismo, el Papa señaló que la Iglesia debe aprender a escuchar a todos, "incluyendo a esos jóvenes que a menudo no se sienten comprendidos por la Iglesia debido a su singularidad y, por lo tanto, no se sienten aceptados por lo que son en verdad y hasta a veces se sienten rechazados".

"Una Iglesia que no escucha se muestra cerrada a la novedad, a las sorpresas de Dios, y no podrá resultar creíble, en particular a los jóvenes, que inevitablemente se alejarán".

El Sínodo aborda primero la temática de la juventud de forma plenaria y después en 14 grupos por idiomas. Redactarán un documento final con los aportes y enmiendas votadas por los obispos.

En el centro del debate está un texto base, el Instrumentum laboris, elaborado en los últimos meses mediante informes y cuestionarios y en el que se enumeran los principales problemas o inquietudes de la juventud contemporánea.

ESCENARIO

La castidad, el nuevo lenguaje y las homilías

La castidad prematrimonial que requiere la Iglesia católica a las parejas, y si ello puede ser motivo de un alejamiento de la juventud, fue uno de los temas que se trataron en el Sínodo.

En rueda de prensa, el prefecto de la Secretaría de Comunicación, Paolo Rufini, explicó que se abrió la reflexión sobre la castidad antes del matrimonio y cómo puede crear problemas a los jóvenes. "Para respetar la castidad muchos jóvenes se casan pronto y sin un verdadero camino y entonces se crean divisiones, mientras que otros jóvenes no logran seguir su vida de pareja sin relaciones y entonces se alejan de la Iglesia", dijo Rufini sobre la intervención de un obispo, que "invitó a reflexionar" sobre el tema.

También se habló de la necesidad de que la Iglesia cambie su lenguaje para acercarse a los jóvenes, así como también hacer más atractivas las homilías.

La inmigración ha sido en estos días uno de los temas que más han salido en el Sínodo, ya que la mayoría de los migrantes son jóvenes que abandonan su país pero que tampoco encuentran un futuro en las naciones donde llegan.

Para algunos de los participantes, el tema de la juventud es clave para la Iglesia por lo que se propuso crear un específico Pontificio Consejo (lo que correspondería a un ministerio en la estructura vaticana), dedicado a los jóvenes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º