Fenómenos extremos

Huracán Florence golpea Estados Unidos

Avanza sobre la costa Este con vientos de hasta 205 km/h; hay 1,7 millones de evacuados.

Intensos preparativos para la llegada del huracán Florence. Fotos: AFP y Reuters
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: Reuters
Foto: Reuters
Foto: AFP
Foto: Reuters
Foto: Reuters

Autoridades de Estados Unidos advirtieron ayer miércoles de las graves lluvias, vientos e inundaciones que puede provocar el huracán Florence, que amenaza con golpear la costa atlántica en las próximas horas.

Florence fue degradado a categoría tres en la escala de cinco de Saffir-Simpson, pero aún se prevé que sea "muy peligroso" cuando se acerque a la costa hoy jueves y mañana viernes, advirtió el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

Según los pronósticos, Florence avanzaba sobre el océano Atlántico con vientos máximos sostenidos de unos 205 km/h, y podría debilitarse lentamente esta noche. De acuerdo con la trayectoria, tocará tierra en los estados de Carolina del Sur, Carolina del Norte y Virginia.

Las órdenes de evacuación alcanzan a unos 1,7 millones de personas en esos tres estados, que ya declararon el estado de emergencia al igual que Maryland y el distrito federal, Washington DC, más al norte.

Imagen de satélital:  muestra el huracán Florence en la costa este de los EE. UU. Foto: AFP
Imagen de satélite: muestra el huracán Florence en la costa este de los EE. UU. Foto: AFP

Se prevé que Florence se desvíe hacia el sur en dirección a Georgia, que ayer miércoles se sumó a las declaratorias de emergencia en previsión de las fuertes lluvias y marejadas esperadas.

"Es imperativo que todos sigan las órdenes locales de evacuación", dijo el presidente Donald Trump, que publicó más temprano en Twitter un video instando a la gente a "no jugar" con este huracán. "Esta tormenta es extremadamente peligrosa. ¡Cuídense!", agregó, tras asegurar que el gobierno federal está "listo" para atender la emergencia, rechazando las críticas por su respuesta el año pasado al huracán María, que causó 3.000 muertos.

Los habitantes de Carolina del Norte y del Sur aceleraron ayer los preparativos para hacer frente al devastador huracán Florence.

Además de las miles de personas que aprovechan las últimas horas en las que será posible huir por carretera de los efectos del ciclón, las que han decidido quedarse en sus casas protegen sus viviendas con planchas de madera y hacen acopio de alimentos y agua.

Las autoridades insistieron ayer a los habitantes de Carolina del Norte y del Sur a que se preparen para llegada de Florence, una tormenta que calificaron de "monstruosa", que llegará a última hora del viernes a las costas de la región como la peor desde 1954.

En Wilmington, un balneario de Carolina del Norte, brillaba el sol ayer, a pesar de que el ojo del huracán estaba a apenas 700 km. En un barrio de casas rodantes en las afueras, Alondra Espinoza se preparaba para partir. "Nos vamos a ir en las próximas horas, todo está listo", dijo a la AFP. "Tengo dos hijos y quiero llevarlos lo más lejos posible de aquí y de los peligros del huracán".

Las calles estaban desiertas en esta ciudad de poco más de 100.000 habitantes, con tiendas y casas selladas con tablas de madera, supermercados vacíos y estaciones de servicio desabastecidas. "Wilmington está blindado", "Flo, no eres bienvenida aquí", se podía leer frente al bar Tavern Law.

Jeff Byard, de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Fema), advirtió sobre cortes de energía, cierres de carreteras, daños a la infraestructura y posibles pérdidas de vidas, enfatizando en la necesidad de evacuar. Florence va a ser "como un golpe directo de Mike Tyson en la costa de las Carolinas", dijo.

El peor desde 1954.

Según los pronósticos, Florence provocará graves inundaciones repentinas, descargando hasta casi un metro de lluvia en algunas áreas. También se prevén marejadas de hasta 3,9 metros en ciertos lugares.

Esta dimensión convierte a Florence en el peor huracán que penetra en las costas de las Carolinas desde 1954, cuando el huracán Hazel, de categoría 4 y con vientos de 241 km/h, dejó 19 muertos y destrozó cerca de 15.000 edificios.

Trump habla a la prensa después de una reunión informativa sobre el huracán Florence. Foto: Reuters
Trump habla a la prensa después de una reunión informativa sobre el huracán. Foto: Reuters

En esta temporada de huracanes en el Atlántico, que va del 1º de junio al 30 de noviembre, Florence está acompañada de dos tormentas: el huracán Helene y la tormenta tropical Isaac. Helene se encuentra a 1.465 km al oeste-noroeste de las islas de Cabo Verde, en la costa noroeste africana, y a 2.065 kilómetros al sur-suroeste de las islas Azores. Se desplaza hacia el norte-noroeste con una velocidad de traslación de 22 km/h y girará hacia norte y noreste en las próximas 48 horas. Los expertos vaticinan que Helene experimentará un "gradual debilitamiento" y se degradará a tormenta tropical hoy jueves.

Al norte de la ubicación de Helene se encuentra la recién formada tormenta tropical Joyce, que, con vientos de 75 km/h, se mueve hacia el archipiélago portugués de las islas Azores, hacia donde podría llegar la próxima semana.

Más al sur está la tormenta tropical Isaac, que avanza hacia el oeste y vientos máximos sostenidos de 60 millas por hora (95 km/h) hacia el Caribe y las Antillas Menores, islas que podría impactar en la tarde de este jueves.

El petróleo

El precio del crudo Brent, de referencia para Uruguay, superó ayer los 80 dólares por barril en el mercado de futuros de Londres, impulsado por el temor a que la llegada del huracán Florence a la costa este de Estados Unidos afecte el suministro y la demanda energética. Desde la apertura el lunes (77,57 dólares), la cotización del Brent ha aumentado un 3,21% en el mercado de Londres.

SAN FRANCISCO.

Cumbre en apoyo al acuerdo de París

Alcaldes, gobernadores, legisladores y empresarios de todo el planeta se reúnen desde ayer miércoles en San Francisco para celebrar la primera Cumbre Mundial de Acción Climática, que pretende acelerar la lucha contra los gases de efecto invernadero en el marco del acuerdo de París.

Bonn, Pekín, El Cabo, México, Tokio, París, múltiples regiones de varios continentes así como de ciudades y Estados estadounidenses gobernados por demócratas estarán representados durante los tres días de la cumbre para anunciar nuevos compromisos "verdes": pasar a la electricidad propia, desarrollar vehículos eléctricos, mejorar el aislamiento de edificios, alentar el reciclaje y limitar la deforestación.

Para Estados Unidos, segundo emisor de gases de efecto invernadero después de China, el objetivo fijado por Barack Obama antes de que Donald Trump decidiera retirarse del acuerdo de París no será alcanzado.

EE.UU. incumplirá reducción de gases
Gases tóxicos. Foto: Pixabay

Estados Unidos incumplirá por un tercio la meta de reducción de gases de efecto invernadero inicialmente fijada por Barack Obama en el marco del Acuerdo de París para 2025, según un informe publicado ayer miércoles con motivo de una reunión sobre el clima en San Francisco. Las emisiones de gases de efecto invernadero estadounidenses deberían haberse reducido un 17% en 2025 en relación a 2005, cuando el presidente Obama había fijado la meta de -26% como mínimo, según el estudio encargado por la coalición de ciudades, estados y empresas Americas Pledge (La promesa de Estados Unidos), que midió y contabilizó los compromisos medioambientales de estos actores no federales. El estudio, financiado por la organización filantrópica del multimillonario y exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg, se publicó con ocasión de la cumbre climática que se inaugura ayer miércoles en San Francisco (California) y en la que participarán delegados de todo el mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º