LULA EN LA CÁRCEL: EL MENSAJE POLÍTICO

"Ya no soy un ser humano, sino una idea", afirmó Lula

El líder de la izquierda dijo que no tiene miedo y demostrará su inocencia.

Aclamado.  Lula es llevado en andas por sus partidarios al salir de la sede sindical. Foto: EFE
Aclamado. Lula es llevado en andas por sus partidarios al salir de la sede sindical. Foto: EFE

Luiz Inácio Lula da Silva afirmó ayer sábado que va a cumplir el mandato de prisión dictado en su contra —lo que concretó al atardecer— para poder demostrar que es inocente, durante un discurso ante simpatizantes que le acompañaron en el sindicato metalúrgico de Sao Bernardo do Campo.

"Voy a atender el mandato de ellos. Y voy a atenderlo porque quiero mostrarles lo que es responsabilidad y para poder probar mi inocencia", dijo Lula, que desde el jueves, cuando fue ordenada su prisión, se acuarteló en la sede del Sindicato de los Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, donde inició su carrera sindical y política.

"No estoy por encima de la Justicia. Si no aceptase la justicia no habría creado un partido político sino promovido una revolución", agregó. "Creo en la Justicia, pero en una Justicia justa, con un proceso basado en pruebas concretas", insistió.

"Voy a atender el mandato para que no digan mañana que soy un prófugo y que me estoy escondiendo. Voy para que sepan que no tengo miedo y que voy a probar mi inocencia", afirmó.

Admitió que cuando visitó recientemente la frontera de Brasil con Uruguay le dijeron que atravesara la calle para refugiarse en el país vecino o que pidiera asilo en la embajada de Bolivia, pero que les respondió que prefiere enfrentar directamente a sus acusadores y que los va a enfrentar aceptando el mandato de prisión.

"Lo hago porque sé que la historia va a probar que quien cometió un crimen fue el comisario que me acusó, el fiscal que fue injusto conmigo y el juez que me condenó", afirmó.

Lula admitió que se presenta ante la justicia también para evitar que su situación jurídica se complique, ya que el juez puede dictar una orden de arresto preventivo por obstrucción a la justicia.

"Pero cuanto más días me dejen en la prisión, mas lulas van a nacer en este país. Ellos van a darse cuenta que el problema de este país no es Lula. De nada les sirve impedirme andar por este país porque habrá millones de lulas andando", aseguró.

Asimismo, proclamó: "No voy a parar porque ya no soy un ser humano, soy una idea, una idea mezclada con vuestra idea".

Advirtió que "no sirve de nada tratar de parar mi sueño, porque cuando yo pare de soñar, soñaré a través de sus cabezas".

Apoyo: Dilma Rousseff sostiene una foto de Lula en la movilización que respaldó al líder del PT. Foto: AFP
Apoyo: Dilma Rousseff sostiene una foto de Lula en la movilización que respaldó al líder del PT. Foto: AFP

El expresidente dijo que el único crimen que cometió fue haber luchado para reducir la pobreza en Brasil, para ofrecerle universidad a los jóvenes pobres y para mejorar la condición de vida de los brasileños, lo que, en su opinión, los ricos no le perdonan.

"Y si es por ese delito que me condenaron, les digo que voy a seguir siendo un criminal porque vamos a hacer mucho más por este país", dijo.

Afirmó que "el sueño de consumo" de sus perseguidores es poder publicar en la prensa la fotografía en que aparecerá preso y advirtió que no le perdonará a sus perseguidores haber transmitido a la sociedad la idea de que es un ladrón y haber permitido que sus detractores llamen ladrones a los miembros del PT y que protesten mostrando muñecos que lo representan vistiendo la ropa de presidiario.

"Pero ninguno de ellos duerme con la conciencia tan tranquila como yo duermo", dijo.

LA VOZ OFICIAL

Temer: "la popularidad lleva a ser autoritario"

El presidente brasileño, Michel Temer, subrayó ayer sábadoque en el país se deben cumplir las leyes y respetar la Constitución, en una declaración interpretada como una alusión a la prisión dictada contra el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva.

"Algunos dicen que eso de cumplir la orden jurídica es relativo", afirmó Temer durante un evento con empresarios celebrado en Foz de Iguaçu, ciudad del sur del país, que casi coincidió con el momento en que Lula anunció que acataría la orden de prisión.

Temer también se refirió a lo que, en su opinión, son riesgos que entraña la popularidad, sobre la cual dijo que "muchas veces lo que el pueblo quiere lleva a la crucifixión de Cristo".

Según el presidente, que hasta ahora no se ha pronunciado sobre la situación de Lula, el líder más aceptado por los brasileños, "la popularidad lleva a movimientos autoritarios que luego despreciamos" y muchas veces representa "la mayor revelación de desorganización" de una sociedad.Enfatizó también que la Constitución y el orden jurídico "son los que fijan las normas para que el pueblo participante de la sociedad sepa cuáles son las reglas del juego".

Asimismo, pidió superar la "división" que se ha instalado entre los brasileños y que se ha profundizado en parte con todo el proceso judicial en torno a Lula, considerado culpable de corrupción asociada a los escándalos en la estatal Petrobras.

"Esa división no es útil para el país", que "fue tomado en los últimos tiempos por mucho pesimismo, una cosa que no es típica del brasileño", declaró. FUENTE: EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)