POR CORONAVIRUS

Por primera vez, el papa rezará este viernes en solitario ante la plaza vacía de San Pedro

"El Pontífice invitó a todos a participar espiritualmente, a través de los medios de comunicación, para escuchar la Palabra de Dios", indicó el Vaticano.

El papa Francisco saluda desde el balcón de la basílica de San Pedro. Foto: AFP.
El papa Francisco desde el balcón de la basílica de San Pedro. Foto: AFP.

Aunque sigue teniendo audiencias todos los días, a una distancia interpersonal de seguridad, más allá de su característica cercanía con la gente, desde hace tres semanas el Papa Francisco se ve obligado a una comunicación virtual con los cientos de miles de fieles del mundo a raíz de la situación generada por el coronavirus.

Preside tanto el tradicional Angelus dominical, como la audiencia general de los miércoles, a puertas cerradas desde la Biblioteca Apostólica, por streaming. Seguramente algo muy difícil para él.

Justamente para llegar a esos miles de fieles que no pueden ir a misa (que han sido suspendidas en toda Italia debido a las medidas de contención de la difusión del virus y aislamiento), el Papa también está transmitiendo en directo sus misas matutinas, que celebra a diario desde la capilla de Santa Marta.

Medio millón de personas siguen esta celebración por televisión, según fuentes del Vaticano. En estas ocasiones siempre reza por los enfermos de coronavirus, por sus familiares, por los médicos, por quienes se mueren solos en estos momentos atroces y por las autoridades que se ven obligadas a tomar medidas difíciles.

Así como ayer el Papa convocó a todos los cristianos a rezar un Padre Nuestro para "implorar misericordia para la humanidad duramente probada por la pandemia de coronavirus", este viernes protagonizará otro momento de oración inédito a las 18.00 locales (las 14:00 de Uruguay) desde el sagrato de la Basílica de San Pedro, con la plaza vacía, tal como él mismo anunció en el último Angelus.

"El Pontífice invitó a todos a participar espiritualmente, a través de los medios de comunicación, para escuchar la Palabra de Dios, elevar una súplica en este tiempo de prueba y adorar al Santísimo", adelantó el Vaticano en un comunicado.

"Al término de la celebración el Santo Padre impartirá una bendición 'urbi et orbi', a la que se anexará la posibilidad de recibir la indulgencia plenaria", agregó el Vaticano, que detalló que este rezo en tiempo de pandemia durará aproximadamente una hora y que serán colocados en la entrada de la Basílica vaticana la imagen de la virgen Salus Populi Romani (ícono bizantino que Francisco normalmente venera en la Basílica de Santa María la Mayor) y el crucifijo de San Marcelo, considerado hace 500 años como milagroso en una peste negra que hubo en Roma.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados