VIDEO

Houston bajo agua, aún espera lo peor del huracán Harvey

Hay al menos tres muertos en la capital de Texas y la industria petrolera del estado paralizada; “llevará años recuperarnos de este desastre”.

Entre tres y seis muertos, el cierre de dos aeropuertos, la evacuación de un importante hospital y sus principales vías cortadas, Houston, la principal ciudad de Texas, sucumbía ayer domingo a las inundaciones sin precedentes causadas por el huracán Harvey.

La costa texana fue la primera en ser golpeada en la noche del viernes por Harvey cuando aún era un huracán de categoría 4 (en una escala de 5), con vientos de hasta 210 km/h, el más fuerte en azotar Estados Unidos desde 2005 y a Texas desde 1961, el centro de la industria petrolera estadounidense. Harvey ha estado castigando la región con lluvias torrenciales que podrían romper el récord establecido hace casi 40 años cuando Alvin arrojó 1.100 milímetros de precipitaciones en 24 horas en julio de 1979.

"Este fenómeno no tiene precedentes y la totalidad de su impacto es aún desconocida y puede ir más allá de todo lo ya experimentado", escribió en Twitter el Servicio Meteorológico Nacional (NWS), que había advertido que la amenaza de inundaciones "catastróficas" y "potencialmente mortales" persistirá por varios días.

Texas fue golpeada por el huracán Harvey. Foto: Reuters
Texas fue golpeada por el huracán Harvey. Foto: Reuters

"La situación es grave y va a empeorar", advirtió el gobernador de Texas, Greg Abbott, en la cadena Fox News, asegurando que los daños ascienden a "miles de millones de dólares".

"Aunque haya algo de calma hoy, no piensen que la tempestad ha terminado", dijo por su lado el alcalde de Houston, Sylvester Turner, llamando a los 2,3 millones de habitantes de la ciudad a quedarse en casa y evitar las calles que pueden convertirse en ríos.

Los servicios de emergencia enviaron un mensaje muy claro: "Si está huyendo de una inundación, no se quede en el ático como último recurso. Si los pisos más altos de su edificio se vuelven peligrosos... suba al techo".

Los dos principales aeropuertos de Houston, el George Bush Intercontinental y el Hobby, estaba ayer cerrados.

La tormenta ha dejado al menos tres muertos y una quincena de heridos en Texas, donde numerosas vías están totalmente bajo el agua.

Miles de personas han escuchado los llamados de evacuación. Según la Cruz Roja estadounidense, más de 1.800 personas se encontraban hasta la noche del sábado en 35 refugios de Texas y en el vecino estado de Luisiana.

En la costa, el panorama es de casas sin tejado, carteles de señalización en el suelo, barcos estrellados contra edificios y líneas eléctricas derribadas... con 316.000 clientes que permanecen sin electricidad.

"Necesitaremos años para recuperarnos de este desastre", dijo el responsable de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias, Brock Long.

Visita de Trump.

El presidente Donald Trump, que la noche del viernes declaró el estado de catástrofe natural para liberar fondos federales con los que actuar ante los daños, anunció que irá a Texas mañana martes.

Trump, que no ha querido repetir la tardía reacción del presidente George W. Bush con el huracán Katrina, que dejó 1.800 muertos en Nueva Orleans en 2005, también se congratuló por el esfuerzo que se está haciendo para atender la emergencia. Harvey se ha convertido en su primer gran reto doméstico desde que llegó a la Casa Blanca en enero y uno de gran envergadura, pues expertos han llamado la atención sobre lo "inusual" de esta tormenta, que afectará durante varios días la misma región.

El titular de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias, Brock Long, dijo ayer a la cadena CNN que el paso de Harvey en Texas quedará registrado como un "evento de referencia", y estimó que el personal de esta agencia permanecerá en las áreas más afectadas "por años".

Petróleo.

La producción de petróleo y gas fue suspendida casi en su totalidad en Texas, lo que generó una fuerte alza de los precios de la gasolina. Varias refinerías cerraron antes de la llegada de Harvey. Más del 45% de la capacidad de refinación de Estados Unidos está situada en la costa del Golfo de México y casi un quinto del crudo del país se produce en altamar.

Según un reporte del sábado, 112 plataformas habían sido evacuadas, que representan un cuarto de la producción diaria de crudo y gas.

Ayer domingo el gigante petrolero ExxonMobil anunció la detención de actividades en su polo petroquímico de Baytown, en Texas, uno de los más grandes del mundo.

Los ciclones y el cambio climático

- Siglo XX. A falta de datos satelitales a escala planetaria antes de 1970, no es posible decir cómo evolucionó la actividad ciclónica en el siglo XX. Antes de la instalación de una vigilancia por satélite completa, incluso ciclones muy intensos pudieron pasar desapercibidos si no tocaron tierra. En el Atlántico norte, desde hace una veintena de años se constató un aumento de la frecuencia de los ciclones, al contrario que entre 1970 y 1995, según Franck Roux, de la universidad Paul-Sebatier de Toulouse, Francia. En esta región, los investigadores notaron que la actividad ciclónica sigue ciclos de varias decenas de años y consideran que aún no es posible decir si el aumento del número de ciclones en la zona se debe a una variabilidad natural o al cambio climático. En el Pacífico noroeste hubo una ligera disminución de la actividad ciclónica entre 1980 y 2010.

- Siglo XXI. Los modelos informáticos que simulan el clima del siglo XXI revelan un posible aumento de la intensidad de los ciclones, y un posible descenso de su frecuencia. "Ciclones con una intensidad mayor son una de las consecuencias esperadas del cambio climático", explica Valérie Masson-Delmotte, miembro del GIEC, grupo de referencia sobre el clima a nivel mundial. "Cuanto mayor es la temperatura del agua y la tasa de humedad, mayor puede ser la intensidad del ciclón. Ahora bien, estos dos elementos son más intensos debido al aumento del efecto invernadero", explica la climatóloga.

- Nivel del Mar. El aumento del nivel de los océanos es una de las señales del calentamiento del planeta. Esta subida, variable según las regiones, tuvo una media de 20 cm en el siglo XX y podría alcanzar hasta casi un metro en 2100. Sin embargo, los ciclones producen también un oleaje que genera "mareas de tormenta".

- Desplazamiento. Varios estudios muestran, según Météo France, que "la latitud a la que los ciclones alcanzan su máxima intensidad se ha desplazado hacia los polos durante los últimos 35 años, en los dos hemisferios".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º