ARQUEOLOGÍA

Homo Nesher Ramla: hallazgo de restos en Israel reescribe la prehistoria

Descubrimiento en el centro de Israel pone en duda que el hombre de Neandertal surgió en Europa antes de migrar hacia el sur.

Zona de excavación donde fueron encontrados los restos prehistóricos. Foto: AFP
Zona de excavación donde fueron encontrados los restos prehistóricos. Foto: AFP

Una nueva especie de hombre prehistórico, recientemente descubierta en Israel, pone en entredicho la idea de que el hombre de Neandertal surgió en Europa antes de migrar hacia el sur.

Excavaciones arqueológicas cerca de la ciudad de Ramla, en el centro de Israel, a cargo de un equipo de la Universidad Hebrea de Jerusalén, descubrieron restos prehistóricos que no corresponden a ninguna especie conocida de Homo, incluidos los humanos modernos (Homo sapiens).

En un estudio publicado esta semana en la revista Science, antropólogos y arqueólogos de la Universidad de Tel Aviv, encabezados por Yossi Zaidner, bautizaron el hallazgo como Homo Nesher Ramla, por el sitio donde fueron encontrados los restos.

La osamenta tendría entre 120.000 y 140.000 años de antigüedad y comparte rasgos comunes con los Neandertal, sobre todo en los dientes y la mandíbula, y con otros tipos de hombres prehistóricos, principalmente en el cráneo.

“Esto es lo que llamamos un fósil eureka”, explica María Martinón-Torres, directora del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana de España y coautora del estudio, publicado en Science, junto a Laura Martín-Francés y Emiliano Bruner.

Reconstrucción del cráneo del Homo Nesher Ramla a partir de los restos encontrados en Israel. Foto: AFP
Reconstrucción del cráneo del Homo Nesher Ramla a partir de los restos encontrados en Israel. Foto: AFP

La palabra griega hace referencia a un descubrimiento repentino que cambia la historia. “Este hallazgo nos muestra que el origen de los neandertales no está en Europa, sino en Oriente Próximo. Esta era la población madre que generó después poblaciones hijas tanto en Europa, con los neandertales clásicos, como en Asia, con los denisovanos”, detalla Martinón-Torres.

Además de los restos humanos, la excavación encontró a ocho metros de profundidad, gran cantidad de huesos de animales y herramientas de piedra.

“Los hallazgos arqueológicos asociados con fósiles humanos muestran que el Homo Nesher Ramla tenía técnicas avanzadas de producción de herramientas hechas con piedra, y posiblemente interactuó con el Homo sapiens local”, explicó Zaidner.

Según el experto, este descubrimiento es “particularmente espectacular porque muestra que había varios tipos de Homo que vivían en el mismo lugar en el mismo momento en este momento de la evolución humana”.

Los investigadores sugirieron que algunos fósiles previamente encontrados en Israel, que datan de hasta hace 400.000 años, podrían pertenecer al mismo tipo de humano prehistórico.

El descubrimiento del Homo Nesher Ramla pone en duda la teoría de que los Neandertal surgieron primero en Europa antes de migrar al sur.

“Esta teoría queda en entredicho porque (el descubrimiento) sugiere que los ancestros del Neandertal europeo vivían ya en el Levante hace 400.000 años”, dice el antropólogo Israel Hershkovitz, de la Universidad de Tel Aviv.

La dentista y antropóloga Rachel Sarig, de la Universidad de Tel Aviv, una de las autoras del estudio, explicó que los hallazgos indican que “pequeños grupos del Homo Nesher Ramla migraron a Europa, donde se convirtieron en los Neandertal ‘clásicos’ que también conocemos, y también en Asia, donde se convirtieron en poblaciones prehistóricas con características parecidas a las de los Neandertal”.

“Entre África, Europa y Asia, la tierra de Israel fue el crisol donde diferentes poblaciones se entremezclaron para luego extenderse”, estimó. “El descubrimiento escribe un nuevo y fascinante capítulo en la historia del hombre”, agregó.

Según Hershkovitz, el descubrimiento permite agregar una pieza al rompecabezas de la evolución humana y entender mejor las migraciones en la antigüedad.

Los genetistas que estudian el ADN del Neandertal europeo sugirieron en el pasado la existencia de una población similar, denominada “población X”, que se habría cruzado con el Homo sapiens hace más de 200.000 años. Los investigadores israelíes sugieren que el Homo Nesher Ramla podría ser ese eslabón perdido. (Con información de AFP y El País de Madrid)

El “hombre dragón” reivindica su lugar

Científicos chinos anunciaron ayer viernes que un cráneo descubierto en el noreste de China representa una nueva especie humana que bautizaron como “Hombre Dragón” y que debería reemplazar a los neandertales como nuestros parientes más cercanos.

El cráneo de Harbin se descubrió en la década de 1930, pero se ocultó durante 85 años para protegerlo del ejército japonés.

El fósil es el cráneo humano más grande que se conoce y tiene 146.000 años, lo que le sitúa el Pleistoceno Medio. En 2018 fue donado a la Academia de Ciencias de China.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error