VIDEO

Histórico: el pecado del aborto podrá ser absuelto

El Papa extiende la facultad excepcional que había dado por el año jubilar

Absolución del aborto seguirá en manos de curas, dice el Papa
Absolución del aborto seguirá en manos de curas, dice el Papa

El papa Francisco extendió de forma indefinida la capacidad de los sacerdotes de absolver del "pecado del aborto", una medida temporal que había instaurado para el Jubileo de la Misericordia clausurado el domingo.

"Para que ningún obstáculo se interponga entre la petición de reconciliación y el perdón de Dios, de ahora en adelante concedo a todos los sacerdotes, en razón de su ministerio, la facultad de absolver a quienes hayan procurado el pecado de aborto", sostuvo el Papa en su carta apostólica "Misericordia et misera" (Misericordia y paz), divulgada ayer lunes.

"Cuanto había concedido de modo limitado para el período jubilar, lo extiendo ahora en el tiempo", agregó el pontífice.

Ayer, coincidiendo con la divulgación de la carta papal, el Ministerio de Salud Pública (MSP) reveló cifras de abortos practicados en el último año en el marco de la ley aprobada en 2012 bajo el gobierno de José Mujica.

Según el MSP, en el año 2015 de practicaron 9.362 abortos en Uruguay, contra 8.537 del año anterior.

El papa argentino, de 79 años, explica en su carta apostólica: "Quiero enfatizar con todas mis fuerzas que el aborto es un pecado grave, porque pone fin a una vida humana inocente. Con la misma fuerza, sin embargo, puedo y debo afirmar que no existe ningún pecado que la misericordia de Dios no pueda alcanzar y destruir, allí donde encuentra un corazón arrepentido".

Francisco extiende así una disposición que había sido prevista únicamente para la duración del año jubilar, que se extendió desde el 8 de diciembre del 2015 al 20 de diciembre del 2016.

Hasta ahora, solamente los obispos y algunos sacerdotes especialmente autorizados tenían la posibilidad de absolver a una mujer que hubiera abortado o a una persona que la hubiera ayudado.

Esta posición del Papa "tiene en la práctica un efecto menor en lugares como Estados Unidos, donde varios obispos ya han autorizado a los sacerdotes a perdonar el pecado" del aborto, escribió el experto vaticanista John Allen en el sitio católico Cruxnow.com.

"Pero simbólicamente es interpretado como un gesto de gran alcance para las mujeres", aseguró.

El episcopado de Brasil, el país con más católicos del mundo, saludó la decisión del Papa.

"El papa Francisco, con esta iniciativa, recuerda la gravedad del aborto y la fuerza extraordinaria de la misericordia divina capaz de curar todas las heridas humanas", dijo el secretario general de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB), Leonardo Ulrich Steiner.

Por su parte, la Arquidiócesis de México, el segundo país con más católicos del mundo, calificó de "muy positiva" la decisión del papa Francisco. Así, las mujeres que viven "ese calvario" del aborto, podrán ahora hacer más fácilmente "este acto de gran arrepentimiento y reconciliación con Dios", dijo a la AFP Hugo Aldemar, vocero de la Arquidiócesis mexicana.

En 2007, Ciudad de México se convirtió en la única entidad federativa del país que despenalizó el aborto sin restricciones hasta las 12 semanas de gestación.

El presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización y coordinador del Jubileo, Rino Fisichella, explicó en la rueda de prensa de presentación de la carta apostólica que la absolución será "de la mujer, del enfermero, del médico que sostiene la indicación. El pecado de aborto es global y por tanto el perdón del pecado de aborto es omnicomprensivo, toca a todos los que son parte de este pecado".

Fisichella aseguró que no existe ningún tipo de "laxismo" en la decisión del Papa, ya que Francisco enfatiza "con fuerza" que "el aborto es un pecado grave, porque pone fin a una vida humana inocente".

El Papa destaca además que "no existe ley ni precepto que pueda impedir a Dios volver a abrazar al hijo que regresa a él reconociendo que se ha equivocado, pero decidido a volver a comenzar desde el principio. Quedarse solamente en la ley equivale a hacer banal la fe y la misericordia divina".

Esta histórica decisión de Francisco va en línea con la posición que defendió hace un año, en septiembre de 2015 cuando anunció que durante la celebración del Jubileo de la Misericordia los sacerdotes podrían perdonar el aborto, un pecado que la doctrina católica considera muy grave y que comporta la excomunión, a las mujeres o los médicos que se hubiesen arrepentido.

"Muchas de ellas", dijo entonces el Papa, "llevan en su corazón una cicatriz por esa elección sufrida y dolorosa". Lo que hace ahora Francisco es convertir en permanente la facultad de perdonar el aborto para que, según explica, "ningún obstáculo se interponga entre la petición de reconciliación y el perdón de Dios".

En esta carta en la que invita a renovar el tiempo de perdón, reconciliación y caridad con los más necesitados, Francisco también extiende otras disposiciones que había autorizado durante el Jubileo como la de la concesión de absolver los pecados a los sacerdotes de la Fraternidad de San Pío X, los llamados lefebvrianos. (Ver nota en esta página)

Otra herencia de este Jubileo será la institución de la celebración por parte de la Iglesia católica de una Jornada Mundial de los Pobres que será el XXXIII domingo del año.

AFP, REUTERS, EFE, EL PAÍS DE MADRID

Cicatrices.

"Pienso, de forma especial, en todas las mujeres que han recurrido al aborto. Conozco bien los condicionamientos que las condujeron a esa decisión. Sé que es un drama existencial y moral. He encontrado a muchas mujeres que llevaban en su corazón una cicatriz por esa elección sufrida y dolorosa", decía el Papa en septiembre de 2015.

Lefebvrianos, el regreso tras el cisma del Concilio Vaticano II.

En su carta apostólica "Misericordia et misera", el papa Francisco también extiende otras disposiciones que había autorizado durante el Jubileo, como la de la concesión de absolver a los sacerdotes de la Fraternidad de San Pío X, los llamados lefebvrianos.

Francisco justifica esta decisión "por el bien pastoral de estos fieles", en lo que se entiende como una mano tendida a los seguidores del obispo francés Marcel Lefebvre, que no reconocen el Concilio Vaticano II (1962-1965).

La Iglesia Católica excomulgó a Lefebvre en 1988 después de que éste ordenara a cuatro sacerdotes en contra de la voluntad del papa Juan Pablo II. Lefebvre fundó su ultraconservadora fraternidad en 1968, y las últimas estimaciones indican que tiene unos 200.000 seguidores en el mundo.

Desde hace años que parte de los seguidores de Lefebvre, que falleció en 1991, buscan un acercamiento con la Santa Sede. Los primeros pasos se dieron con Benedicto XVI, cuya elección como Papa fue saludada por los lefebvrianos.

En enero de 2009 Benedicto revocó la excomunión a los cuatro obispos que habían sido ordenados por Lefebvre. Esa decisión fue criticada por grupos católicos progresistas y por judíos, ya que entre los obispos rehabilitados estaba el británico Richard Williamson, quien ha puesto en duda el Holocausto judío.

Los otros tres obispos rehabilitados fueron Bernard Fellay, superior de la Fraternidad San Pío X; el español Alfonso de Gallareta y el francés Tissier de Mallarais.

Pero en febrero de 2009, el Vaticano le ordenó a Williamson que se retracte de sus palabras y aseguró que Benedicto "desconocía" la posición del británico sobre el Holocausto en el momento de revocarle su excomunión. Cuando sus polémicas declaraciones Williamson era director del seminario La Reja en Buenos Aires. Se lo cesó de ese cargo y en 2012 fue expulsado de la Fraternidad San Pio X.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados