EL REVUELO FINAL

Hillary dispara contra el FBI

La candidata y su equipo atribuyen intenciones electorales a la decisión de reabrir la investigación sobre los mail, mientras Trump busca sacar provecho.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
A pocos días de las elecciones y en el fin de semana de brujas, Hillary se muestra serena. Foto: AFP

El equipo de Hillary Clinton arremetió ayer contra el director del FBI, James Comey, después de que este reabriera el caso sobre los correos privados de la candidata demócrata, algo que aprovechó su rival republicano, Donald Trump, de cara a las elecciones del 8 de noviembre.

El jefe de campaña de Clinton, John Podesta, fue tajante y aseguró que "24 horas después" de la notificación sobre el nuevo paso en las investigaciones, "no hay una explicación real sobre por qué el director Comey tomó esa decisión".

Podesta, visiblemente molesto, reiteró que se trata de una decisión sin precedentes, "partidista" y que además "distorsiona" la campaña electoral y puede causar un gran "daño político" a pocos días de las elecciones.

Clinton dedicó su jornada electoral de ayer al disputado estado de Florida, en un acto de campaña en Daytona Beach, para después ir a un concierto latino protagonizado por Jennifer López y Marc Anthony.

Allí Clinton trató también el asunto de los correos: "Hemos pedido a Comey que explique enseguida todo. Que lo ponga todo sobre la mesa".

"Pero es extraño que saque algo así con tan poca información y a tan pocos días de las elecciones", argumentó la candidata, quien no dudó en reiterar que su campaña no puede dar por hecho una victoria. Afirmó que, como el público, ella tiene "algunas preguntas" sobre una decisión "sin precedentes", anunciada "justo antes de las elecciones" y "profundamente perturbadora".

Según varios medios, Comey también fue criticado por el Departamento de Justicia, del cual depende el FBI, y que le habían advertido que no rompiera con la tradición de no comentar casos públicamente durante las campañas elecciones, para no interferir con ellas.

El director del FBI se justificó en un e-mail que fue divulgado por el diario The Washington Post: "Por supuesto, no solemos informar al Congreso sobre casos que están en curso, pero en este caso siento la obligación de hacerlo ya que en los últimos meses dije en repetidas ocasiones que la investigación había concluido".

¿Cambiará este caso el curso de las elecciones?

"Sería mejor si hicieran público el contenido de los e-mails. Tengo confianza en Hillary", declaró el vicepresidente Joe Biden a la cadena CNN este sábado.

Para el bando republicano, la reapertura de la investigación no es más que un nuevo capítulo en la serie de mentiras que ha contado el matrimonio Clinton.

"Lo hemos visto durante 30 años. Así será Clinton como presidenta", afirmó el portavoz y estratega Sean Spicer, también en declaraciones a CNN.

Trump aprovecha.

Por su parte, Trump dedicó la mayor parte de su primer mitin de ayer en Golden, Colorado, a abordar con sus seguidores la renovada polémica. "Como han escuchado, se acaba de anunciar que el FBI está reabriendo su investigación sobre la conducta criminal e ilegal de Hillary Clinton", dijo el magnate mientras sus acólitos jaleaban: "¡Enciérrala!".

Trump llamó "gran sinvergüenza" al exrepresentante por Nueva York, Anthony Weiner, cuyo caso por haber mantenido conversaciones sexuales con una menor fue el que abrió la puerta a las nuevas indagaciones sobre Clinton, según informó el diario The New York Times.

Weiner, quien fue esposo de una de las más estrechas asesoras de Clinton, Huma Abedin, está bajo el ojo de la Justicia por haber intercambiado mensajes subidos de tono con menores de edad, una investigación con la que el FBI obtuvo nuevos documentos que podrían estar relacionados con el caso de Clinton, a la que a su vez investigan por usar un servidor privado para eliminar mail oficiales cuando era secretaria de Estado entre 2009 y 2013.

Trump especuló durante su aparición de ayer con que esos nuevos hallazgos del FBI sean parte de esos "33.000 correos eliminados" que no se encontraron en los registros de Clinton.

Clinton lidera.

Pese a todo este escándalo que la rodea, la candidata demócrata sigue primero en las encuestas. Ayer, a 10 días de la elección, Clinton superaba Trump por 15 puntos porcentuales entre personas que emitieron su voto en forma anticipada consultadas en las últimas dos semanas, según datos del proyecto Estados de la Nación de Reuters/Ipsos.

Aunque los datos no están disponibles para todos los estados que realizan votación anticipada, Clinton tiene la ventaja en estados disputados, como Ohio y Arizona, y también en bastiones del Partido Republicano como Georgia y Texas.

Se calcula que hasta ahora han votado unos 19 millones de estadounidenses, según el proyecto Elecciones en Estados Unidos, de la Universidad de Florida, y ellos responden por hasta un 20% del electorado.

En general, la demócrata se mantiene en vías de ganar una mayoría de los votos en el Colegio Electoral, según mostró la encuesta de Reuters/Ipsos.

El sondeo de Reuters/Ipsos se realizó antes del anuncio del FBI y no está claro cuánto podría afectar el equilibrio en la carrera por la Casa Blanca.

En las últimas semanas, la ventaja de Clinton se ha mantenido entre 4 y 7 puntos porcentuales mientras que la campaña de Trump se ha visto empañada por acusaciones de varias mujeres que dicen haber sido acosadas por el empresario. El republicano tampoco ha tenido un desempeño tan sólido en los debates presidenciales y se le ha cuestionado por temas tributarios.

Al jueves, las posibilidades de Clinton de obtener los 270 votos del Colegio Electoral que necesita para asegurarse la presidencia se mantenían en sobre un 95%, según los resultados del sondeo Estado de la Nación, publicados ayer sábado. El estudio estima una victoria para la demócrata de 320 votos contra 218.

La ventaja de Clinton entre quienes votaron anticipadamente es similar a la que tuvo el presidente Barack Obama sobre el republicano Mitt Romney en el mismo punto de la campaña de 2012. Obama ganó la elección por 332 votos electorales contra los 206 de Romney.

Otras encuestas, en cambio, marcaron un acercamiento entre ambos candidatos. Según un sondeo de ABC/The Washington Post publicado ayer sábado, Clinton recibe 47% de las adhesiones contra 45% para Trump. El mismo estudio le adjudicó una ventaja de 12 puntos hace una semana.

El cambio de tendencia ocurrió precisamente el viernes, cuando el FBI anunció la reapertura de las pesquisas sobre el uso que hizo la exjefa de la diplomacia estadounidense de un servidor privado para enviar correos electrónicos entre 2009 y 2013, en lugar de ceñirse al protocolo de seguridad del Departamento de Estado.

Marcha en San Paulo a favor de Trump.

Un grupo de brasileños se manifestaron ayer sábado en favor de Donald Trump, en un modesto y colorido acto callejero en Sao Paulo que fue respondido por activistas que se identificaron como "antifascistas". La marcha llegó a interrumpir brevemente el tránsito en la central Avenida Paulista al grito de "abajo el comunismo" o "la derecha al poder" y con consignas contra Hillary Clinton y Dilma Rousseff. "Apoyo a Trump porque Hillary es la Dilma estadounidense", dijo una de las manifestantes.

Qué y cómo se vota el 8 de noviembre.

La votación, por sufragio universal indirecto sin balotaje, se lleva a cabo en los 50 estados y el Distrito de Columbia (que abarca la ciudad de Washington y no hace parte de ningún estado). Los electores votan por los candidatos a presidente y vicepresidente. En función de la votación, los candidatos se adjudican en cada estado los delegados al colegio electoral.

El colegio electoral tiene 538 integrantes. Cada estado tiene tantos delegados como congresistas y senadores. De esa forma, California, el estado más poblado, tiene 55 electores. Los "grandes electores" elegirán de manera oficial el 19 de diciembre, y meramente como una formalidad, al presidente y el vicepresidente de Estados Unidos.

El candidato ganador debe obtener la mayoría absoluta de los 538 grandes electores, es decir 270.

En todos los estados, menos dos, el candidato que obtenga la mayoría de los votos se adjudica todos los delegados del estado. En Nebraska y Maine, los delegados son atribuidos de manera proporcional. Este esquema consolida el bipartidismo.

Algunos estados son decididamente demócratas y otros históricamente republicanos. Por eso las campañas concentran sus esfuerzos en una decena de estados susceptibles a definir la elección, los llamados "swing states". Los más importantes de estos estados son aquellos con gran número de electores, como Florida (29), Pensilvania (20) y Ohio (18).

Además del sucesor del presidente Barack Obama, los estadounidenses acudirán a las urnas el 8 de noviembre para renovar toda la Cámara de Representantes y un tercio del Senado. Votarán también los gobernadores de 12 estados y una multitud de referendos y cargos locales. También hay otras reformas en juego en varios estados de la unión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)