INVESTIGACIONES DE CORRUPCIÓN EN BRASIL

Hijo de Jair Bolsonaro acusado de lavado y malversación

La fiscalía investigó una trama con sueldos de funcionarios, algunos “trabajadores fantasmas”.

Jair Bolsonaro junto a su hijo, Flavio. Foto: Reuters
Flávio Bolsonaro: el hijo mayor del presidente fue diputado en Río y hoy es senador. Foto: Reuters

Luego de más de dos años de investigación, el Ministerio Público de Río de Janeiro (MP-RJ) presentó ante la Corte de Justicia de ese estado una denuncia contra el senador Flávio Bolsonaro y su asesor Fabrício Queiroz.

En la denuncia, al hijo mayor del presidente Jair Bolsonaro se lo presenta como líder de una organización criminal, y a Queiroz como operador de una trama de corrupción que funcionó en el exgabinete de la Asamblea Legislativa de Río. Ambos fueron imputados por los delitos de malversación, blanqueo de capitales y organización delic-tiva. La denuncia tiene unas 300 páginas.

Con base en la información recogida por el levantamiento del secreto bancario y fiscal, los fiscales señalan que el senador utilizó al menos 2,7 millones de reales en efectivo (unos 483.870 dólares al cambio actual) de una operación con sueldos de funcionarios públicos.

Las cifras se suman a los tres métodos por los cuales el hijo del presidente habría lavado efectivo.

En junio, Queiroz fue detenido en la casa del abogado Frederick Wassef, en Atibaia, en el interior de San Pablo. Wassef fue el abogado de Flávio en la investigación hasta ese momento. Fue llevado a Río para cumplir la prisión, pero un hábeas corpus del ministro Gilmar Mendes, del Tribunal Supremo Federal (STF), le permitió ir a arresto domiciliario en su departamento de Taquara, en la Zona Oeste de Río.

La investigación del MP-RJ comenzó en julio de 2018, luego de que un informe del Consejo de Control de Actividades Financieras (Coaf) identificara el movimiento inusual de 1,2 millones de reales en la cuenta de Queiroz. Además, se señaló en el documento que ocho ayudantes de Flávio realizaron transferencias a Queiroz, además de la participación de miembros de la familia del exasesor, como su esposa e hijas.

Cuando el MP-RJ avanzó en las investigaciones, luego del levantamiento del secreto bancario y fiscal de 106 personas y empresas en abril de 2019, se verificó evidencia de un esquema en el que se nombraron asesores que debían devolver la mayor parte de sus salarios a Fabrício Queiroz. Muchos eran “trabajadores fantasmas”. Ese dinero era lavado y devuelto a Flávio a través de transacciones que ocultan el origen.

Hay 23 exasesores citados en informes del Grupo de Acción Especializada para Combatir la Corrupción (Gaecc) del MP-RJ. Están divididos en tres grupos. El primero, integrado por 13 exempleados, es el núcleo vinculado a Queiroz, formado por sus familiares, así como por vecinos y amigos. Estos 13 exasesores depositaron, en los 11 años, 2,06 millones de reales en la cuenta bancaria de Queiroz (69% del valor en efectivo). Además, este grupo retiró 2,9 millones de reales en efectivo durante este período.

Un segundo grupo transfirió un total de 200 mil reales a Queiroz.

El tercer grupo descrito por el MP lo conforman diez exasistentes residentes en Resende, ciudad donde vivían miembros de la familia Bolsonaro, en el sur de Río de Janeiro. Nueve de ellos están relacionados con Ana Cristina Siqueira Valle, exesposa y madre del hijo menor del presidente Jair Bolsonaro. De los diez exempleados del núcleo de Resende, seis retiraron en especie más del 90% de los sueldos percibidos y otros tres por encima del 70%. Fue un total de 4 millones de reales.

El MP-RJ también señala que algunos de estos empleados, de hecho, no trabajaban en la oficina de Flávio ni actuaban como asesores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados