BUENOS AIRES

Hebe de Bonafini: "Si me tienen que meter presa, que me metan"

La titular de Madres de Plaza de Mayo habló después de que intentaran detenerla en la sede de la asociación; se despegó de la causa Sueños Compartidos y apuntó contra Patricia Bullrich y Elisa Carrió

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Una multitud acompaña la camioneta en la que Hebe dejó la Plaza de Mayo. Foto: AFP

Hebe de Bonafini habló en la Plaza de Mayo, tras el infructuoso intento de detenerla de la Policía Federal, luego de una orden del juez federal Marcelo Martínez de Giorgi. Acusó a la Justicia de perseguirla y al Gobierno de querer anular los juicios contra la dictadura.

"Si me tienen que meter presa, que me metan", desafió la activista apoyada por una multitud en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, donde marcha desde hace casi cuatro décadas pidiendo justicia por sus dos hijos que engrosan la lista de 30.000 desaparecidos en la dictadura argentina (1976-83).

"Alguien tiene que mostrar cómo van a parar los juicios, cómo los milicos van a andar por la calle, cómo nos quieren asustar", arrancó Hebe en la Plaza de Mayo, donde llegó después de salir en combi de la sede de la asociación que preside, mientras la Policía Federal hablaba con su abogado para intentar ingresar y llevársela detenida.

"Una vergüenza, dos camiones en la casa de las madres", reprochó Bonafini, quien inmediatamente arremetió contra la diputada Elisa Carrió y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. "Ellas dicen: 'espejito, espejito, ¿quién es más linda que yo?, y el espejo les responde, ¡Cristina!'", ironizó.

La líder de Madres de Plaza de Mayo afirmó que se siente perseguida, y que la Justicia es la misma que fue cómplice de la dictadura. "Desde 1977 vengo padeciendo las agresiones de la mal llamada Justicia. Hice 168 presentaciones por mi hijo Jorge, también por mi hijo Raúl, siempre padeciendo la misma injusticia y agresiones", aseveró. "Siento la misma indiferencia que sentía cuando la denominada Justicia era cómplice de los asesinos", agregó.

"Después de un tiempo, el 25 de mayo de 2001, a mi hija María Alejandra la torturaron casi hasta matarla, y otra vez mi peregrinación para ver si encontraba a algún juez que mostrara el valor de la Justicia", recordó.

Bonafini se refirió a la causa Sueños Compartidos, y cuestionó al juez Martínez de Giorgi, y también al ex magistrado Norberto Oyarbide."Aportamos 60 cajas con pruebas. Primero Oyarbide y después usted, no leyeron lo que mandamos", dijo dirigiéndose a Martínez de Giorgi, quien hoy ordenó detenerla. "Asistimos cuantas veces nos llamaron a declarar. Hicimos pericias de las firmas, que constataron que no eran mías", añadió.

"Nos condena a pagar deudas injustas y ajenas", apuntó contra la Justicia. Y subrayó: "Las Madres siempre vamos a defender la solidaridad social, vamos a luchar para que nos enfrentemos con jueces probos que nos ayuden a sentir en nuestros cuerpos el valor de la Justicia"

La titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo aseguró que "todo esto está desparramado por el mundo, lo tienen las embajadas". Y concluyó: "No sé hasta dónde son capaces de ir, pero con el mismo valor de nuestros hijos y con las mismas broncas, y con la seguridad de que el único camino es el proyecto nacional y popular de Cristina, vamos a enfrentar a la Justicia corrupta". "Nos podrán poner presos, pero nunca podrán poner preso el pensamiento", cerró Bonafini.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)