CRISIS HUMANITARIA

“No hay justicia para los pobres en las Bahamas”

La cifra oficial de muertos era ayer domingo de 44, pero el gobierno dice que aumentará “significativamente”.

Residentes en las islas Ábaco, de 17.000 habitantes, hacen cola para ser evacuados en un avión. Foto: Reuters
Residentes en las islas Ábaco, de 17.000 habitantes, hacen cola para ser evacuados en un avión. Foto: Reuters

Entre evacuaciones, búsquedas de víctimas y riesgos sanitarios, Bahamas se preparaba ayer domingo para enfrentar una larga crisis humanitaria, una semana después del devastador paso del huracán Dorian. Cientos de supervivientes continúan llegando a Nueva Providencia, donde se encuentra la capital de Bahamas, Nassau, procedentes de Gran Bahama y Ábaco, las dos islas más afectadas.

La cifra oficial de muertos es de 44, informó ayer domingo el ministro de Salud, Duanes Sands, quien reiteró que el número subirá “significativamente” y que los cadáveres de algunas personas nunca podrán ser recuperadas ya que fueron arrastradas a alta mar en medio de la tormenta.

En las Ábaco, donde residen 17.000 personas, se encontraron 36 cadáveres, y ocho en Gran Bahama, de 51.000 habitantes.

Sobrevivientes consultados por AFP en la isla de Ábaco, a la cual Dorian asoló el 1 y 2 de septiembre con vientos de más de 250 km/h, describían un escenario de terror. “Hay muertos en todas partes”, “los cuerpos siguen tirados”, declararon mientras intentaban por todos los medios abandonar su isla, donde los desechos se acumulaban en medio de los escombros bajo un calor intenso.

Los que aun siguen sin poder salir se enfrentan a la falta de comunicaciones, electricidad, combustible, seguridad y agua potable, y, lo que es peor, a no volver a vivir en sus casas y estar rodeado de sus pertenencias.

Ni el haber sido salvado, ni el agua que no han tenido en días ni la comida que reciben a su llegada a Nassau, sirve para calmar la ansiedad que sienten los supervivientes sabiendo que nunca más volverán a su vida anterior.

Las autoridades locales señalan que la falta de comunicaciones es el problema que mayor ansiedad genera al ahondar la sensación de aislamiento y de que nadie sabe de su existencia.

Bahamas fue duramente golpeada por el huracán Dorian. Foto: Reuters
Bahamas fue duramente golpeada por el huracán Dorian. Foto: Reuters

El proceso de rescate de los afectados por el huracán se está llevando a cabo de forma dispar, lenta y discriminatoria, según aseguró en una carta abierta al primer ministro, Hubert Minnis, el exprocurador general de las Bahamas, Alfred Sears.

“No hay justicia”, indicó en su misiva difundida este sábado, en la que también relata que durante seis horas intentó este jueves “desesperadamente” sacar a su familia de Ábaco, donde presenció la “disparidad” en la atención a aquellos que desean salir. “Parece que no hay justicia para los pobres en las Bahamas”, agregó.

Desde este sábado, según ha informado la Guardia Costera estadounidense, los puertos marítimos de Ábaco y Gran Bahama han sido reabiertos y han recibido el visto bueno para la llegada de grandes embarcaciones que, tal y como ha indicado Minnis, permitirá acelerar el proceso de rescate.

También, y desde hace tres días, la aerolínea local Bahamasair ha ido sacando a personas retenidas en Abaco y Gran Bahama.

Los que llegan relatan la destrucción masiva en las zonas afectadas donde prácticamente no queda ni un edificio en pie y donde algunos, incluso, aventuran, que quedarán inhabitadas.

Unos escombros bajo los cuales se teme hay cientos de personas muertas que no pudieron sobrevivir al embate del poderoso ciclón de categoría máxima.

Entre ellos familiares del actor Sidney Poitier, de 92 años.

Habitantes de Bahamas son trasladados a un lugar seguro. Foto: Reuters
Habitantes de Bahamas son trasladados a un lugar seguro. Foto: Reuters

En declaraciones a medios estadounidenses, su sobrino, Jeffrey Poitier, de 66 años, ha revelado que más de 23 miembros de su familia siguen desaparecidos tras el paso de Dorian.

El primer ministro Minnis, quien advirtió el jueves que la devastación causada por el huracán Dorian durará “generaciones”, dijo ayer domingo que la capital Nassau no podía “acoger a todas las víctimas”, que temporalmente se alojarán en tiendas de campaña.

En tanto haitianos, muchos de los cuales viven en un barrio pobre completamente arrasado por el huracán en la isla de Ábaco, acusaron al gobierno bahameño de dar prioridad a sus ciudadanos para las evacuaciones. “Los haitianos han sido bien tratados. Si tuviera que elegir entre mi madre y mi suegra, ya sabes cuál sería mi elección (...) El gobierno primero debe encontrarles un refugio”, respondió Dorval Darlier, encargado de negocios haitiano en las Bahamas.

Pedido a los turistas para que viajen al archipiélago

El Gobierno de Bahamas pidió al sector turístico mundial que no deje de considerar al archipiélago como destino para impedir su debacle económica tras el paso del huracán Dorian. Las devastadas islas Ábaco y Gran Bahama, además de Nueva Providencia -donde se encuentra la capital Nassau-, son las tres economías más potentes de las Bahamas, un archipiélago de casi 400.000 habitantes que vive, en gran parte, de turismo. El ministerio de Turismo ha instado a los que tenían intención de viajar al archipiélago a que no desistan de sus planes ya que muchas de sus 24 islas habitadas, siguen “a pleno funcionamiento”.

Dorian se aleja, pero aparece Gabrielle

Dorian mantiene su presencia en Canadá como “ciclón post-tropical”, mientras la tormenta Gabrielle gana cierta fuerza en el Atlántico, informó ayer domingo el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) de Estados Unidos.

Además de Dorian y Gabrielle, el reporte del NHC mostraba dos depresiones tropicales, por ahora sin mucha posibilidad de convertirse en ciclón.

El centro de Dorian se movía ayer con vientos máximos de 120 km/h. Dorian tocó tierra de nuevo la noche del sábado, esta vez cerca en la provincia canadiense de Nueva Escocia, donde los vientos huracanados ocasionaron el desplome de una grúa sobre un edificio en construcción.

Trayectoria del huracán Dorian. Foto: AFP
Trayectoria del huracán Dorian. Foto: AFP

Según las autoridades canadienses, más de 500.000 hogares ayer domingo no tenían electricidad a lo largo de la costa en las provincias de Nueva Escocia, Nuevo Brunswick e Isla del Príncipe Eduardo.

Antes Dorian había tocado tierra en Estados Unidos y en las Bahamas, donde devastó varias islas y ha provocado hasta ahora al menos 43 muertes (ver nota principal).

Entre tanto, el centro de Gabrielle avanzaba ayer domingo hacia el noroeste a 19 km/h y se encontraba a unos 2.000 km al oeste de las islas Azores con vientos máximos sostenidos de 95 km/h. Los meteorólogos del NHC pronostican un giro hacia el norte, seguido de otro hacia el noreste con un aumento en la velocidad de avance. Precisaron que algún fortalecimiento de Gabrielle es posible hasta hoy lunes, pero que esta noche prevén su debilitamiento.

Esta temporada atlántica se esperan de 10 a 17 tormentas tropicales con nombre, es decir con vientos superiores a 63 km/h, y de ellas de 5 a 9 huracanes, con vientos de 120 km/h, según la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA).

Se trata de una temporada con un 45% de probabilidades de una actividad “por encima de lo normal”, que es de 12 tormentas con nombre, de las cuales 6 se convierten en huracanes, incluidos 3 importantes.

En lo que va de la actual temporada de huracanes, que comenzó en junio pasado, se han registrado también las tormentas tropicales Chantal, Andrea, Erin, Fernand y Barry, que se convirtió en huracán en julio poco antes de tocar tierra en Luisiana, donde dejó cuantiosas pérdidas materiales, pero ninguna víctima mortal directa.

“Nadie arregla su casa”

El chef español José Andrés, que con su ONG World Central Kitchen lleva comida a las islas de Bahamas más afectadas por la furia del huracán Dorian, dijo a EFE que la magnitud de la catástrofe es tan grande en las islas Ábaco que la gente está destruida y quieren irse. “En Carolina del Norte o en Puerto Rico la gente intentaba arreglar sus casas, sacar las cosas fuera, hay gente que su casa quedó destrozada o inundada, pero aquí no hay nadie que esté intentando arreglar su casa”, dijo Andrés.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados