ROMA

“No hay inocentes en esta historia” dijo Alberto Fernández al FMI

Señaló que la elevada deuda de Argentina de más de 46.000 millones de dólares con el FMI “condena a generaciones” y muestra “la lógica de la especulación financiera”.

Alberto Fernández y su esposa arriban a Roma. Foto: AFP
Alberto Fernández y su esposa arriban a Roma. Foto: AFP

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, quien se encuentra en la cumbre del G20 en Italia, prometió negociar “con firmeza” con el Fondo Monetario Internacional (FMI) tras una extensa reunión con la directora del organismo internacional, Kristalina Georgieva.

“Buen encuentro con la directora del FMI, Kristalina Georgieva, para avanzar en negociaciones que nos permitan salir del lugar social y económicamente insostenible en donde el gobierno que me precedió dejó a nuestra amada Argentina. Negociar con firmeza es recuperar soberanía”, anunció en un tuit al finalizar el encuentro.

Fernández defiende la necesidad de trabajar para construir un nuevo multilateralismo orientado al desarrollo de los países más vulnerables, con mejores condiciones tanto de pago como de plazos y montos.

Dureza con el FMI.

Antes de la reunión con el FMI, Fernández criticó duramente al FMI en su intervención en la primera sesión de la cumbre.

Señaló que la elevada deuda de Argentina de más de 46.000 millones de dólares con el FMI “condena a generaciones” y muestra “la lógica de la especulación financiera”.

“El actual sistema, que prioriza a la especulación sobre el desarrollo de los pueblos, debe cambiar. La deuda externa que mi gobierno heredó con el FMI y que hoy estamos afrontando es un claro ejemplo de lo que está mal: única en la historia por su monto y por sus condiciones de repago, aprobada para favorecer a un gobierno en la coyuntura, acaba condenando a generaciones que miran impávidas el destino que le ha sido impuesto”, dijo.

“No hay inocentes en esa historia. Son tan responsables los que se endeudaron sin atender las ruinosas consecuencias sobrevinientes, como los que dieron esos recursos para financiar la fuga de divisas en una economía desquiciada”, añadió en su comparecencia, a puerta cerrada.

El mandatario argentino rechazó que reniegue del capitalismo, pero matizó que critica ese modelo que ha sometido “al capitalismo de la producción y el trabajo a la lógica de la especulación financiera”.

“La ética social debe darle contenido a la economía. El G20 debe involucrarse en esa tarea sabiendo que tanta injusticia social rodea nuestras vidas”, subrayó.

Durante tres minutos, habló de cómo debería ser el nuevo orden mundial y pidió una reflexión colectiva para que las sociedades huyan de un modelo en el que la riqueza se concentra y la pobreza hunde a millones de personas. “Millones de hombres y mujeres viven en la pobreza. Esa población sufriente habita, en su inmensa mayoría, en países en desarrollo”, lamentó.

“Más del 60 % de la población de nuestra región aún no tiene completado su esquema de vacunación. La vacuna aún no es un bien global. Ese triste panorama se patentiza cuando vemos que se restringe la movilidad de las personas según haya sido la vacuna a la que pudieron tener acceso”, añadió.

Negociación.

Fernández mantuvo una reunión de 90 minutos con la directora del FMI en la embajada argentina en Roma, que estuvo centrada en la posibilidad de impulsar la discusión sobre la reducción de los sobrecargos.

Fernández y Georgieva ya se vieron por primera vez cara a cara en Roma en mayo, al término de una gira europea de Fernández en la que logró el apoyo de Portugal, España, Francia e Italia en sus gestiones con la institución financiera.

Argentina, el mayor deudor del organismo, pagó en septiembre al FMI un vencimiento de capital por 1.884 millones de dólares del crédito stand-by que acordó. Y en agosto recibió el equivalente a unos 4.400 millones de dólares, del total de 650.000 millones distribuidos por el organismo multilateral para ayudar a países miembros a paliar la crisis del covid-19.

En su discurso en el G20 Fernández propuso “una nueva arquitectura financiera internacional” favorable a los canjes de deuda por acciones climáticas.

En esta oportunidad, Fernández viajó con el canciller argentino, Santiago Cafiero, y por el ministro de Economía, Martín Guzmán. También se reunió con otros líderes de las primeras economías mundiales, al margen de una cumbre del G20. (Con información de AFP y EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados