El terror francés contado por una uruguaya que vive hace 37 años en París

"Hay mucha incertidumbre y angustia"

El tiempo está como suspendido en este país. La situación está evolucionando constantemente y es como si hubiese habido una declaración de guerra. Sabemos que esto no terminó y por eso hay mucha incertidumbre. No es exagerado hablar de angustia, pero no de pánico, porque aquí nadie tiene miedo".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Hay que remontarse 50 años para ver en Francia una situación como la de hoy". Foto: Reuters.

Así describe el clima que vive París desde hace cincuenta horas Fernanda Mora, una uruguaya que allí reside desde hace 37 años y que integra el Consejo Consultivo de uruguayas y uruguayos de París, ciudad en la que viven una 500 familias compatriotas además de cientos de estudiantes que llegan por unas temporadas

Ayer en París había líneas de metro cortadas, escuelas y liceos evacuados, todos los espacios públicos con vigilancia extrema, se enlentecieron los vuelos, había recomendación de evitar andar por las calles y se decretó la máxima alerta nacional. El barrio de Mora, sin embargo, se vio sacudido tras la toma de rehenes en una tienda judía porque a media cuadra de su casa hay un comercio similar, además de un colegio hebreo. "La cuadra quedó absolutamente convulsionada y con una vigilancia extrema", cuenta.

La toma del rehén en el supermercado, además, despierta dudas sobre el impacto que puede generar en la comunidad judía francesa.

"Creo que la comunidad hebrea es muy cuidadosa con sus cosas pero totalmente pacífica. Yo no creo que haya una respuesta violenta por parte de personas de la comunidad hebraica pero qué puede pasar con otras tendencias extremistas no lo sé", dice la uruguaya con cierto temor.

La mujer vivió otras situaciones de violencia en París pero asegura que nunca un momento de tanta tensión y peligro como este.

"Un atentado de esta gravedad e impacto no tiene comparación, habría que remontarse 50 años atrás, a las consecuencias de la guerra con Argelia", explica.

Aunque la matanza en el semanario Charlie Hebdo sorprendió y conmocionó hasta al más desconfiado, Mora dice que en Francia había una "inquietud creciente" por todo lo que tiene que ver con el extremismo islámico.

"De todas formas no hay que hacer amalgamas entre religión y terrorismo, entre islamismo e integrismo", aclara. Explica que con los extremistas hay distancia geográfica (se concentran al Norte la ciudad, en una zona mixta en cuanto a orígenes, donde viven muchos árabes) y distancia en la vida cotidiana.

Según Mora, el Estado francés maneja que hay 1.000 jóvenes que viajaron a países como Siria para entrenarse como guerrilleros, adoctrinarse y volver a Francia a seguir reclutando más adeptos, además de 200 que están vinculados directamente con grupos terroristas.

Sorpresa.

Ayer uno de los diarios líderes en España, El Mundo, tituló su portada: "El 11 de septiembre francés". Para la uruguaya hay una diferencia fundamental con el atentado que marcó la historia estadounidense y explica que "psicológicamente" no es lo mismo que un país sea atacado por gente que toma un avión y que no habla inglés, que vienen de Afganistán o Pakistán, a que sea atacado por muchachos jóvenes que nacieron y se educaron en ese país.

"Eran franceses que vivían en un barrio en el que yo trabajé cuatro años. Eso es muy fuerte y es la verdadera interrogante que tiene la sociedad francesa", asegura la mujer.

A Mora también la sorprendió la actuación policial y de la Justicia. Dice que claramente nada de lo que están haciendo es "improvisado".

"Se nota que están ejecutando planes concebidos con anticipación. No es una sorpresa. Y eso se siente en cada movimiento que se hace y en cada decisión que se toma. Intuyo que el Poder Ejecutivo y Legislativo están actuando de la mejor manera posible", indicó.

Mora cortó la comunicación con El País una hora antes de que la policía terminara con las dos tomas de rehenes y le diera muerte a los terroristas.

¿QUIEN ES FERNANDA MORA?

Una franco uruguaya en la crisis

Fernanda Mora nació en Uruguay. Su padre era periodista y político destacado del Partido Colorado y su madre ama de casa. De joven participó en actividades estudiantiles en el IAVA. Estudió filosofía en el IPA y a pesar que le faltó un año para recibirse llegó a dictar clases. En 1974 viajó por varios países latinoamericanos, se radico dos años en Buenos Aires y tras una "intensa experiencia comunitaria" se instaló en París. Desde 1994 trabaja para el Fondo Social Europeo (Comisión europea), gestionado en Francia por el Ministerio de la Economía, Finanzas y Empleo. Es responsable de la comunicación y especialista de proyectos y programas transnacionales de cohesión social y de lucha contra la discriminación. También diseñó y condujo proyectos de cooperación internacional en el Mercosur.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)