La crisis política y económica

Haití, el país que sangra en medio del caos

La crisis se agravó por el desvío de US$ 2.000 millones de la compra de petróleo barato a Venezuela.

Puerto Príncipe: violentas manifestaciones mantienen cerradas escuelas, bancos y comercios. Foto: AFP
Puerto Príncipe: violentas manifestaciones mantienen cerradas escuelas, bancos y comercios. Foto: AFP

Haití entra hoy viernes a su noveno día consecutivo de paralización y protestas en reclamo de la renuncia del presidente Jovenel Moise, situación que está provocando pérdidas millonarias en diferentes sectores de la economía local.

La capital del empobrecido país caribeño, Puerto Príncipe, hace una semana tiene cerradas sus escuelas y los bancos, así como los negocios y las estaciones de combustibles, que temen por los saqueos en medio de las protestas, en las que al menos nueve personas han muerto.

En la exclusiva zona de Petionville, al sureste de la capital, algunos negocios se animaron ayer jueves a abrir sus puertas, pero el transporte público, al igual que en el resto de la capital, es prácticamente nulo, mientras la situación sigue deteriorándose.

El presidente Moise permanece en silencio desde el sábado cuando hizo un llamado al diálogo.

Las protestas, convocadas por el Sector Democrático y Popular, integrado por partidos de oposición y organizaciones sociales, se iniciaron el 7 de febrero, coincidiendo con el segundo aniversario de la llegada a la Presidencia de Moise, un empresario bananero de 50 años y sin experiencia en la política.

Las manifestaciones se producen en medio de una severa crisis económica, que se agravó este año por una fuerte depreciación del gourde, la moneda oficial, y por la crisis de electricidad derivada de la escasez de gasolina.

Haití by on Scribd

Ecos venezolanos.

La economía de Haití, donde más de la mitad de los 10,9 millones de habitantes sobrevive con menos de 2 dólares diarios, creció apenas 1,4% en 2018, una de las más bajas de la región y muy por debajo del 2,2% que se pronosticó a principios del pasado año y que después fue reducido al 1,8%.
De algún modo, el caos en que está inmerso Haití es una consecuencia de la crisis en Venezuela.

Es que las manifestaciones también son en protestas por las irregularidades en el programa Petrocaribe, a través del cual Venezuela suministra petróleo a Haití a precios blandos.

Una auditoría presentada la semana pasada por el Tribunal de Cuentas reveló irregularidades entre 2008 y 2016 en este programa y señaló a 15 exministros y actuales funcionarios que están involucrados en este caso, así como una empresa que dirigía Moise antes de llegar a la Presidencia en febrero de 2017.

Ese informe oficial reveló el desvío de casi 2.000 millones de dólares del Fondo Petrocaribe.

Ante el panorama de incertidumbre e inseguridad que vive la nación y en medio del caos de las últimas horas, muchas embajadas, entre ellas las de España y México, mantienen suspendido el servicio consular, mientras que otras como la de Canadá y la República Dominicana están cerradas.

Canadá decidió cerrar temporalmente su embajada en Puerto Príncipe en momentos en que un centenar de turistas de Quebec no pueden salir del país caribeño. “Debido a la incertidumbre actual, la Embajada de Puerto Príncipe está cerrada hoy. Continuaremos evaluando la situación en los próximos días para garantizar que nuestros diplomáticos y sus familias estén a salvo”, sostuvo ayer jueves la Cancillería de Canadá en un comunicado.

La violencia en las calles impidie a casi un centenar de canadienses de Quebec dejar un hotel en una zona turística, la costa de los Arcadins, para trasladarse al aeropuerto internacional de Puerto Príncipe -a una hora y media de distancia. Su regreso inicial estaba programado para el domingo, pero fue pospuesto sin fecha.

Assad Volcy, uno de los líderes de la oposición, dijo a EFE que “no hay marcha atrás. Tenemos que resolver el problema de la desigualdad y el hambre”, y añadió que es “el fin de un sistema que quiere acabar a toda una generación”.

El único pronunciamiento de la comunidad internacional sobre la situación en Haití llegó el fin de semana a través del Core Group, integrado por el representante especial adjunto del secretario general de las Naciones Unidas, los embajadores de Alemania, Brasil, Canadá, España, Estados Unidos, Francia, la Unión Europea y el representante especial de la OEA, quien llamó a un diálogo para buscar una solución a la crisis política y económica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados