caso amia

Habló la última persona que vio a Nisman con vida

El hombre que le prestó el arma al fiscal Alberto Nisman rompió el silencio y declaró ante una jueza que lo había llamado el viernes. Posteriormente esa pistola calibre 22 se convertiría en el arma homicida.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diego Lagormasino. Foto: Infobae.

Según informa el diario argentino Página/ 12 Diego Lagomarsino fue la última persona que vio con vida a al fiscal del caso AMIA. Además es quien le prestó el arma calibre 22 que efectuaría el disparo que terminó con la vida de Alberto Nisman. Poco después de la muerte de Nisman, Lagomarsino declaró ante una jueza amiga y contó su versión de lo sucedido. 

El arma homicida

Según Lagomarsino, Nisman lo llamó por teléfono y le pidió el arma prestada. Declaró también que el fiscal había recibido una llamada del ex director de Contrainteligencia de la Secretaría de Inteligencia (despedido en diciembre cuando la Presidenta cambió la cúpula del organismo) sugiriéndole que se cuidara, que desconfiara de su custodia personal y se protegiera a sus hijas.

"Diego cuenta que Nisman lo llamó por teléfono y, como declaró ante la fiscal, le pidió prestada el arma. Hoy en día, Diego llora todo el día. Está destruido y se siente culpable. Básicamente porque no pensó en ese momento. Se pregunta cómo no se dio cuenta de que Nisman debía tener facilidad para conseguir un arma y no evaluó por qué se la pedía a él. Hoy en día, cree que Nisman tenía tomada la decisión el sábado a la noche cuando Diego le llevó la pistola", indicó la jueza.

El encuentro en el que el técnico le dio el arma no fue muy largo. "Como era habitual, lo hizo entrar por la puerta de servicio. Nisman estaba solo en el departamento y lo invitó a tomar un café. Le llamó la atención que se lo tuvo que preparar él mismo. Estuvieron sentados en la mesa y Diego dice que lo vio tranquilo. Al ratito se fue, pero esta vez por la puerta principal, algo que no era usual. También recuerda que la despedida fue sin darse la mano porque justo se abrió el ascensor, donde había unas mujeres, y no le dio tiempo".

La bala encontrada en el cráneo del fiscal se corresponde con la vaina encontrada en el baño del apartamento del edificio Le Parc. Y esa vaina salió de la pistola Bersa, calibre 22, el arma facilitada por Lagomarsino.

Quién es Diego Lagomarsino. 

Lagomarsino tiene 35 años y es especialista en informática. Era empleado de la fiscalía. Su relación con Nisman comenzó hace unos años cuando arregló una computadora a un juez de San Isidro que luego lo recomendó al fiscal. De a poco fueron entrando en confianza hasta volverse muy cercanos. Según fuentes de la procuración consultados por Página/12, era quien contaba con el contrato más alto de la Unidad AMIA: ganaba 40 mil pesos por mes. Lagomarsino sostiene que había otros contratos por montos similares. 

De acuerdo con la jueza su sueldo correspondía a que siempre debía estar listo para trabajar, Nisman solía llamarlo a cualquier hora del día -o de la madrugada- y le solicitaba que trabajara de forma remota o que fuera con él al edificio Le Parc.

“Es un pibe joven, casado y con hijas chicas. Tiene mucho trabajo: le decimos ‘Cerebrito’, porque arregla todos los problemas en las computadoras. Yo le creo”, sostuvo la jueza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)