REFLEXIONES

Guardián de las Murallas

Los ciudadanos de Gaza son víctimas de Hamás. No son nuestros enemigos. Israel tiene interés en apoyar a la población civil.

Yoed Magen, embajador de Israel en Uruguay. Foto: Estefanía Leal
Yoed Magen, embajador de Israel en Uruguay. Foto: Estefanía Leal

A una semana de haber finalizado la operación “Guardián de las Murallas” quisiera compartir con ustedes algunas reflexiones sobre lo sucedido:

1. El reciente conflicto fue entre Israel y las organizaciones terroristas que controlan la Franja de Gaza. Israel no se enfrentó ni a la Autoridad Palestina ni a la población civil, como ellos mismos querían que se creyera.

2. Hamás inició el enfrentamiento por razones internas que nacen de la suspensión de las elecciones generales. Su objetivo era debilitar a la Autoridad Palestina y a las fuerzas más moderadas que buscan la estabilidad.

3. Hamás, de forma planificada, lanzó más de 4.300 cohetes sobre nuestras ciudades. De esta manera, cometió un doble crimen de guerra, ya que disparó desde centros civiles de Gaza, indiscriminadamente, contra la población israelí. Su propósito era matar israelíes como parte de su objetivo más amplio y declarado de aniquilar al Estado de Israel.

4. Israel se vio obligado a defender a su población. Los que alegan un uso de la fuerza desproporcionada, deberían pensar cuál sería la reacción adecuada frente al lanzamiento de 4.300 misiles contra nuestra población civil.

5. El principal objetivo de Israel fue parar los ataques. Su reacción fue mesurada, seleccionando únicamente blancos militares, haciendo todos los esfuerzos para minimizar el impacto sobre la población civil, mediante ataques quirúrgicos, avisando con anticipación y utilizando armamento preciso.

Las acusaciones palestinas al respecto forman parte de sus intentos de manipular y distorsionar la realidad con el fin de dañar la imagen de Israel frente a la opinión pública.

6. Israel participó de un conflicto del que no quería ser parte, y sin embargo, tuvo logros significativos, como la destrucción de la red de túneles construida debajo de la ciudad de Gaza para manejar las operaciones terroristas en su contra y demás infraestructura militar. Además, se eliminaron 20 cabecillas de las principales organizaciones de terror y otros 200 terroristas.

7. En los próximos meses, Hamás dedicará sus recursos y esfuerzos para rearmarse y rehabilitarse. Buscará nuevas oportunidades para lanzar ataques contra Israel. Irán, que comparte su objetivo de borrar a Israel del mapa, apoyará con armas y financiación.

8. Israel hace un llamado a la comunidad internacional para que haga un frente contra Hamás, lo condene firmemente y detenga a sus líderes, de la misma manera que lo hizo contra los yihadistas extremistas de ISIS y Al Qaeda. Hamás es una organización fundamentalista que sigue la misma ideología y el camino de estas organizaciones asesinas, oprimiendo a los ciudadanos de Gaza, torturando a sus oponentes, maltratando a las mujeres y a los miembros de la comunidad LGTB.

9. De igual manera, la comunidad internacional debe evitar iniciativas unilaterales y discriminatorias contra Israel, sobre todo en foros internacionales. Éstas darían a Hamás un premio que sólo lo incentivará a seguir con su camino sangriento. La comunidad internacional no debería seguir haciendo la vista gorda.

10. Los ciudadanos de Gaza son víctimas de Hamás. No son nuestros enemigos. Israel tiene interés en apoyar a la población civil a través de ayuda humanitaria. Sin embargo, no permitiremos que ésta sea utilizada para intensificar las capacidades militares de Hamás, porque de ser así, la amenaza contra Israel continuará y el próximo enfrentamiento será sólo cuestión de tiempo.

11. El cese al fuego alcanzado la semana pasada posiblemente abrirá un espacio para dialogar. La comunidad internacional debe incentivar a las fuerzas palestinas más moderadas a aprovechar esta oportunidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error