VEA EL VIDEO

Grecia da un giro de timón hacia la izquierda en medio de la crisis

El líder de la formación izquierdista Syriza, Alexis Tsipras, vencedor de las elecciones griegas de ayer, afirmó que "el pueblo le ha dado un mandato claro", que Grecia cambia de rumbo y que "deja la austeridad tras cinco años de humillación".

En una declaración en la Universidad de Atenas, Tsipras afirmó que la decisión del pueblo griego hace que la troika de acreedores "sea pasado".

El líder izquierdista, que está cerca de la mayoría absoluta, dijo que es consciente de que el pueblo no le da un cheque en blanco "sino un mandato para reorganizar el país".

Tsipras tendió la mano a los que no le han votado y afirmó que en estas elecciones no hay "ni vencedores ni vencidos" y que formaría un gobierno "para todos los griegos".

"Hoy perdió la Grecia de los oligarcas y de los corruptos", dijo Tsipras, quien afirmó que "hoy ganó la Grecia del trabajo, del conocimiento y de la cultura". "Ganó la Grecia que lucha y tiene esperanza", agregó el líder izquierdista entre los vítores de sus seguidores, que lanzaron fuegos artificiales.

Según los últimos resultados, con casi el 60 por ciento de los votos escrutados, Syriza obtiene el 36,1% de los votos, por lo que le corresponderían 149 escaños, a dos de la mayoría absoluta. En clave europea, Tsipras afirmó también que su victoria es también "la de todos los pueblos de Europa que luchan contra la austeridad que destroza nuestro futuro común".

"El nuevo Gobierno negociará con nuestros socios europeos", dijo Tsipras, quien afirmó que presentará su propio plan de reformas "sin nuevos déficits pero tampoco sin un superávit irrealizable".

"El nuevo gobierno desmentirá a todos los que ven destrucción, dijo Tsipras. No habrá desastre, ni tampoco sumisión. Nuestro objetivo desde el primer día es restablecernos de las consecuencias de la crisis".

"Pero antes de todo, el pueblo debe recobrar su dignidad, el optimismo, la sonrisa...ese es el mensaje primordial", añadió.

Neonazis.

Entre tanto, el partido neonazi griego Amanecer Dorado logró ayer convertirse en la tercera fuerza política del país, pese a que la mayor parte de su cúpula está en la cárcel acusada de presuntas actividades criminales. Tras el recuento de casi el 50% de los votos, Amanecer Dorado obtuvo el 6,3 % de los votos, y 17 diputados, tan solo uno menos que en los anteriores comicios.

En las europeas de mayo pasado, Amanecer Dorado obtuvo un 9,4%, lo que ya en ese momento lo convirtió en el tercer partido más votado, si bien no se trataba de elecciones nacionales. En un mensaje grabado en la cárcel y difundido a través de su página web, el líder de Amanecer Dorado, Nikos Mijaloliakos, celebró los resultados y habló de una "victoria considerable si tenemos en cuenta que no recibimos un tratamiento democrático y en igualdad".

Mijaloliakos acusó a políticos y medios de comunicación de haber excluido a su partido del debate político y de haberle sometido a una "guerra de calumnias". Durante todo el periodo electoral, el líder neonazi ha acusado al Gobierno de impedir que pueda hacer campaña por no permitir que ningún miembro de la cúpula del partido salga de la cárcel para participar en los mítines.

De los 16 diputados de Amanecer Dorado, siete, entre ellos Mijaloliakos, están en prisión, otros tres en arresto domiciliario, y dos en libertad condicional con prohibición de participar en actos políticos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)