Un programa en el que nadie cree, comenzando por los propios griegos

Grecia aplica desde hoy las medidas del plan de rescate

El nuevo plan de rescate de Grecia aún no está terminado y ya tiene plomo en las alas: los actores clave del acuerdo (Atenas, Berlín y el FMI), critican sus ejes principales y dudan de sus posibilidades de éxito.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Griegos buscan salir de la crisis tras un acuerdo que los siguen manteniendo el bloque europeo. Reuters.

Este escepticismo imperante, que va más allá del simple círculo de economistas, debería de disiparse en las negociaciones sobre las modalidades del plan de ayuda que se llevarán a acabo tras el acuerdo concluido el lunes en Bruselas.

Las mayores reservas proceden, como cabe esperar, de Atenas. El acuerdo concluido in extremis el pasado lunes impone al país una nueva cura de austeridad (aumento del IVA, recortes en las pensiones,etc.) y, prácticamente, una puesta del país bajo tutela económica.

Apenas acababa de secarse la tinta de la firma, cuando el primer ministro griego, Alexis Tsipras, se refirió al tratado como "un texto en el que no creo", a pesar de haber evitado a su país una salida desordenada de la zona euro.

"Dije que estaba en desacuerdo con muchos elementos del texto", afirmó el miércoles pasaado el primer ministro ante su parlamento.

El ministro griego de Finanzas, Euclide Tsakalotos, se manifestó en la misma línea ante los legisladores: "No se si hemos tomado la decisión correcta". El camino parece largo hasta que las autoridades "se apropien" del plan de reformas, tal y como desea la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

Tampoco es un secreto para nadie que Berlín, primer acreedor de Grecia, pisó el freno antes de firmar el acuerdo, poniendo sobre la mesa el escenario de un "Grexit" (salida de Grecia del euro) en cinco años.

La canciller alemana, Angela Merkel, defendió el texto el viernes ante la cámara baja del parlamento alemán, el Bundestag, considerando que era la única alternativa "al caos", aunque sus condiciones sean "duras para la gente de Grecia", si bien admitió no "ignorar" que subsisten importantes dudas.

Su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, había ido más lejos el jueves mencionando de nuevo la hipótesis de un "Grexit" temporal. "No podemos, no queremos (...), pero probablemente sea la mejor solución"", declaró. La disparidad de enfoques con la canciller dejó entrever una posibilidad de alejamiento de Schäuble, lo que oficialmente ha sido rechazado hasta ahora."Muchos lo dicen, incluida la propia Grecia", concluyó el ministro, sembrando así la duda sobre la pertinencia de otro rescate para el país, tras los de 2010 y 2012

ALERTA DEL FMI.

Vinculado con los planes de ayuda, el FMI sacó las uñas y amenazó con dejar a los europeos que se apañen entre ellos si no reducen la deuda de Grecia, considerada "completamente insostenible".

Interrogada acerca de la viabilidad del plan sin un recorte de la deuda, Christine Lagarde fue directa. "La respuesta es bastante categórica: no", sentenció. Un alto funcionario del FMI bajo petición de anonimato estimó que el acuerdo con Grecia no es "realmente concreto" y deja "muchas interrogantes" en suspenso.

Los europeos parecen sumarse, unos tras otros, a las exigencias del FMI sobre la deuda, pero las dudas del Fondo no se limitan a esta cuestión. Según el FMI, los objetivos presupuestarios asignados a Grecia que presume el acuerdo firmado el lunes, están prácticamente fuera de su alcance.

Supuestamente Atenas debería desbloquear —y mantener— un excedente primario (fuera de la deuda) equivalente a 3,5% de su producto interior bruto. "Pocos países lo han conseguido. La anulación de reformas cruciales del sector público que ya está en marcha (...) levanta dudas sobre la capacidad de Grecia de conseguir este objetivo", estimó el Fondo en un informe publicado el martes. Otra institución de Washington que agrupa los bancos más importantes del globo, el Instituto Internacional de Finanzas (IIF, por su sigla en inglés), estimó que el acuerdo vuelve a cometer el mismo error de hacer primar el saneamiento presupuestario sobre la reactivación de la economía griega. "El programa debería de prestar más atención a las medidas de apoyo al crecimiento y no pretender solamente lograr un excedente primario a cualquier precio", escribe esta organización, que estuvo vinculada a la reestructuración de la deuda griega en 2012.

REPARAR DAÑOS.

Restablecer la circulación de dinero es urgente. El control de capitales ha costado ya a Grecia 3.000 millones de euros, fuera del sector turístico, según el diario de centroderecha Kathimerini.

Otra prueba será la aplicación desde hoy mismo de la subida del IVA, una controvertida medida votada por el Parlamento, en un país donde el fraude fiscal es común.

Pero no solo depende de Atenas alejar definitivamente el fantasma del "Grexit", sino también de sus acreedores.

Schäuble, sigue defendiendo su propuesta de excluir temporalmente a Grecia del euro. Una condición previa, según él, para aliviar la gigantesca deuda helena. El FMI y el BCE, apoyados como países como Francia, consideran que el alivio de la deuda griega, principal reivindicación de Syriza en todo el proceso, debe ser planificada dentro del nuevo plan de ayuda y sin excluir a Grecia del euro. Grecia, deuda, plan de rescate, zona euro, medidas, Alexis Tsipras

hoy reabren los bancos griegos

Los bancos griegos reabren sus puertas hoy con algunos alivios menores a los límites en los retiros de dinero, pero las prohibiciones a las transferencias internacionales y los controles de capitales permanecerán vigentes, de acuerdo a un decreto gubernamental publicado el sábado. La decisión sigue a los anuncios del Banco Central Europeo que dijo recientemente que liberará fondos de emergencia que el sector bancario griego necesita urgentemente para mantenerse a flote, después de que Atenas acordó una serie de reformas necesarias para negociar un nuevo rescate. El límite de 60 euros por día a los retiros que se estableció cuando los bancos cerraron el 29 de junio será ajustado para permitir un tope de 420 euros por semana. [REUTERS]

En contra por distintos motivos

Wolfgang Schäuble

Ministro de Finanzas de Alemania

Entrevistado por el semanario alemán Der Spiegel, admitió que existen "discrepancias" con la canciller Angela Merkel sobre el manejo de la crisis griega. "Trabajamos juntos para encontrar soluciones. Cada uno tiene un papel. Angela Merkel es canciller, yo soy ministro de Finanzas", afirmó Schäuble, quien no descartó la posibilidad de presentar su dimisión.

Yanis Varoufakis

Exministro de Finanzas griego

Tras dimitir de su cargo de ministro de Finanzas a principios de julio, se ha convertido ahora en el portavoz de los rebeldes. Varoufakis declaró el sábado pasado a la BBC que el nuevo plan de rescate financiero para Grecia, que aún no está terminado, era "ya un fracaso". Su opinión es seguida por muchos en el Syriza y gozan de popularidad.

Christine Lagarde

Directora ejecutiva del FMI

Al frente de una de las instituciones acreedoras que forman la llamada "troika", Lagarde se ha pronunciado enérgicamente a favor de un alivio de la deuda griega, un aspecto no contemplado en el programa de rescate recientemente acordado entre las partes. Basada en recientes informes de los economistas del Fondo, Lagarde sostuvo que es "completamente insostenible".

El gobierno de cohesión que formó Tsipras

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, optó por una remodelación de Gobierno limitada, que se ha consagrado con la jura de los nuevos ministros y que excluye a los miembros disidentes respecto al acuerdo, para así ganar estabilidad interna. Los cambios se han centrado en sustituir al ministro de Energía, Panayotis Lafazanis, y los cuatro ministros adjuntos que votaron en contra del paquete de medidas pactadas con los acreedores en la votación del Parlamento el miércoles pasado. Así, Lafazanis es sustituido por Panos Skurletis, uno de los estrechos colaboradores de Tsipras, que deja la cartera de Trabajo en manos de Yorgos Katrúgalos, quien hasta ahora dirigía un viceministerio.

La destitución de Lafazanis era uno de los cambios esperados, pues es representante de la Plataforma de Izquierda, la corriente más radical dentro de Syriza, opuesta a la aplicación de políticas de austeridad.

En una entrevista publicada el fin de semana en el diario Agorá, Lafazanis afirmó que "la izquierda" ha perdido "su credibilidad y se arriesga a perder su propia alma". El exministro sostiene que Syriza no debe aceptar y aprobar el nuevo programa de rescate y que si persiste en este objetivo, se plantea unirse a otro partido, aunque afirma que, por el momento, continuará luchando en las filas de su partido para defender "los grandes principios y valores y la orientación antimemorando (programa de rescate)".

Por otro lado, la remodelación incluye a un nuevo ministro adjunto perteneciente al socio de coalición, el nacionalista Griegos Independientes. Se trata de Pavlos Jaikalis, un actor cómico sin experiencia política que será el nuevo ministro adjunto de Seguridad Social.

Un gesto que se ha interpretado como recompensa a la fidelidad de Griegos Independientes, que a pesar de haber expresado sus reservas acerca de la idoneidad de las reformas, votó en bloque a favor del principio de acuerdo. Este nuevo puesto se suma a los seis que tiene el sector, todos viceministerios menos el ministerio de Defensa en manos de su líder, Panos Kamenos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados