UNA LENGUA MUNDIAL

El gran trampolín para expansión del español

En EE.UU., hay 53 millones de personas de origen hispano.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Miami es una de las ciudades de Estados Unidos donde se habla más en español. Foto: Reuters.

El español ha encontrado en Estados Unidos, con 53 millones de personas de origen hispano, un trampolín para expandirse al mundo, según se subrayó en el VII Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE) en San Juan, Puerto Rico.

El rey Felipe VI subrayó durante su intervención que el español ha dejado de ser considerada la lengua de los inmigrantes poco calificados durante décadas para ganar peso en la primera potencia mundial, afirmación con la que coincidió Víctor García de la Concha, director del Instituto Cervantes, que tiene 90 centros repartidos por todo el mundo para contribuir a la difusión del español.

Recordó que el español es hoy en Estados Unidos el idioma foráneo con diferencia más estudiado y que la creciente pujanza demográfica de los hispanos puede convertir en el horizonte de mitad del presente siglo al país norteamericano como el primero en hablantes de castellano.

"Es la primera vez que un Congreso panhispánico de esta serie inaugurada en 1997 se celebra en un país tan íntimamente ligado al conjunto de los Estados Unidos", señaló Felipe VI, que destacó la atención especial que dará esta cita al diálogo de las lenguas.

Un diálogo, explicó, del español con todas las lenguas originarias de cada país; del castellano con el euskera, el catalán y el gallego. Y del español como lengua en contacto en Puerto Rico con el inglés.

De acuerdo con el Observatorio del Español y las culturas hispánicas del Instituto Cervantes en la Universidad de Harvard, este idioma ha dejado de ser una lengua marginal de emigrantes y se ha integrado de tal forma que en 2050 Estados Unidos puede ser el primer país hispanohablante del mundo, recalcó.

Felipe VI no se olvidó del anfitrión, Puerto Rico, donde recordó que viven 3,5 millones de personas —sin contar con una diáspora de mayor número en Estados Unidos— que contribuyen con su presencia a fortalecer el español en ese país.

Se solidarizó con las palabras del escritor puertorriqueño Luis R. Sánchez, que en su intervención abogó porque la "puertorriqueñeidad", un vocablo con el que los habitantes de la isla se refieren a lo propio, sea reconocida por la Real Academia Española (RAE).

Recordó que palabras similares de otros países de América Latina sí han sido aceptadas, por lo que pidió un trato similar que satisfaga a los habitantes de la isla caribeña.

A su vez, García de la Concha apuntó también a Estados Unidos como el eje fundamental para que la lengua de Cervantes consolide su posición como segundo idioma internacional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados