LA SEGURIDAD EN RÍO DE JANIERO

El "gran hermano" que ronda en Río de Janeiro

La policía aplica “video patrullaje” para combatir el delito.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La vigilancia con cámaras está principalmente en zonas turísticas. Foto: EFE

Una pareja camina por la playa de Copacabana cuando es asaltada por un joven que huye y se pierde en las calles, pero una alerta del Centro de Operaciones de Río de Janeiro termina con la detención del delincuente en apenas unos minutos gracias al "video patrullaje".

Doce guardias municipales monitorean las 50 cámaras instaladas a lo largo de 6 kilómetros frente a las playas de la zona más turística de Río —Leme, Copacabana y parte de Ipanema—, explica el inspector Jorge Coimbra, director de control operacional del Centro, dependiente de la secretaría de Orden Público de la Prefeitura (Ayuntamiento).

Un tramo donde se perpetra el 70% de los delitos menores contra turistas que se registran en toda la ciudad y que alberga cuatro de las más conocidas favelas de Río, Babilonia, Chapeau-Mangueira, Cantagalo y Pavao-Pavaozinho.

Los guardias están especialmente entrenados para manejar las cámaras, localizar y seguir a sus objetivos y alertar sobre la comisión de delitos a la policía que patrulla las calles.

En conjunto, Río cuenta con 815 cámaras de la Prefeitura distribuidas por la ciudad —215 de ellas instaladas durante los Juegos Olímpicos de agosto de 2016— y la cifra puede llegar a 1.500 si se consideran las instaladas en locales privados, pero han estado enfocadas hasta ahora en el control del tránsito y las alertas meteorológicas.

Coimbra conoció de primera mano el funcionamiento del "video patrullaje" en Barcelona, en 1994, pero ha tenido que esperar más de 20 años para reproducir la idea en Río de Janeiro.

Aunque apenas 50 cámaras participan en esta experiencia piloto, los resultados son contundentes.

"Desde que empezamos han desaparecido los arrastroes (robos masivos) en Arpoador (Ipanema), y todos los días hay una aprehensión o más", presume Coimbra.

El esquema de funcionamiento es simple: el centro de control detecta el delito y, a través de WhatsApp, alerta a la policía militar y a la guardia municipal para facilitar la detención de los sospechosos.

Coimbra reconoce que aún no tienen datos definitivos sobre el resultado del programa que estrenaron el pasado marzo, pero estima que puede haber caído a la mitad el índice de delitos menores en la zona vigilada.

Desde el centro de operaciones, los agentes captan robos en la playa, en el paseo marítimo, en los comercios próximos, y monitorean los accesos a alguna de las favelas.

Cuando no logran que el delincuente sea detenido "in fraganti", toman las imágenes y los detalles del sospechoso y los hacen circular entre las distintas fuerzas de seguridad.

"Se informa del aspecto, de la vestimenta y, aunque intentan cambiar la ropa, o la gorra, es difícil que en el mismo día cambien por ejemplo de zapatos, y por ahí se les puede identificar", explica Coimbra.

La experiencia es uno de los principales logros de la secretaría de Orden Público que encabeza el coronel Paulo Cesar Améndola, fundador del Batallón de Operaciones Especiales (BOPE), la fuerza de elite de la policía militar.

Améndola confía en que dados los buenos resultados de la iniciativa, el centro de vídeo vigilancia pueda ampliarse con ayuda de recursos del Fondo de Orden Público, que permite destinar parte de la recaudación por infracciones a su departamento y que puede suponer una inyección próxima a los 10 millones de dólares al mes.

Entre los proyectos inmediatos, ampliar el "video patrullaje" al barrio de Santa Teresa, otro de los puntos más turísticos de Río de Janeiro pero también uno de los más violentos.

El objetivo, multiplicar los "ojos" del "gran hermano" contra la violencia en Río.

Secuestró a su familia por 19 años.

Un empresario que mantuvo encerrados por varios años a su esposa y a sus seis hijos, de entre 4 y 19 años, fue arrestado el viernes en la ciudad brasileña de Fortaleza. Las víctimas fueron rescatadas de una residencia en un barrio acomodado gracias a una denuncia anónima. La situación al parecer comenzó cuando nació la hija mayor de la pareja, hace 19 años.

Los niños no tenían contacto con familiares, amigos y no iban a la escuela.

Mato Grosso: Políticos embolsándose dinero.

Varios políticos del estado brasileño de Mato Grosso fueron filmados en secreto enfundando fajos de dinero en sus bolsillos o en mochilas y maletas, según mostró este jueves TV Globo. Las imágenes forman parte de una investigación en la que aparece mencionado el exgobernador de ese estado y actual ministro de Agricultura, Blairo Maggi, quien negó cualquier implicación en un esquema criminal. El video fue entregado por otro exgobernador de Mato Grosso, Silval Barbosa, que reveló a las autoridades detalles de la existencia de una organización criminal en la cúpula de ese estado, a cambio de una reducción de su condena. En las imágenes aparecen un diputado federal, dos alcaldes y un diputado de la legislatura de Mato Grosso recibiendo fajos de dinero que, según Barbosa, provenían de un esquema de sobornos que operaba en el seno del gobierno de ese rico estado agropecuario. Maggi es uno de los ocho ministros del presidente Michel Temer que están bajo investigación judicial. AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)