PREOCUPACIÓN

En Gran Bretaña se descontrolan los contagios de coronavirus

“Si todo el mundo cumple las normas, podremos evitar un confinamiento nacional”, afirmó el ministro de Sanidad, Matt Hancock.

Boris Johnson. Foto: AFP.
Boris Johnson. Foto: AFP - Archivo

Gran Bretaña está ante el pico de la curva de contagios de la segunda ola de coronavirus, por lo que podrían adoptarse nuevas restricciones para que en los próximos días empiecen a bajar los nuevos casos, anticipó ayer el ministro de Sanidad, Matt Hancock.

El funcionario dijo a la BBC que este fin de semana analizó con el alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, qué tipo de medidas serían necesarias para contener la propagación del virus.

Gran Bretaña ha registrado 41.759 muertes por COVID-19 desde el inicio de la pandemia, tras sumar otras 18 en las últimas 24 horas, según las cifras actualizadas divulgadas ayer.

El ministerio de Sanidad comunicó asimismo que Gran Bretaña registró otros 3.899 nuevos contagios, un dato ligeramente menor que el difundido el sábado, cuando se alcanzó un récord de positivos diarios desde mayo con 4.422.

Solo en la capital, por cada 100.000 habitantes, el número de infectados en un tramo de siete días se ha incrementado de 18,8 a unos 25 por semana y se teme que los positivos identificados en Londres hayan llegado a los extremos de áreas del norte de Inglaterra, donde ya se están aplicando controles más duros.

En declaraciones a la emisora Radio Times, Hancock afirmó hoy que “no se puede descartar” que en algún momento de la próxima semana se vuelva a pedir a los ciudadanos que trabajen desde sus casas y alertó que solo cumpliendo las reglas se logrará esquivar otro confinamiento.

“Si todo el mundo cumple las normas, podremos evitar un confinamiento nacional”, afirmó.

Ese mensaje contradice las últimas directivas oficiales que alentaban precisamente a una vuelta a la normalidad, con un regreso físico a las oficinas, en favor de la reactivación económica.

Frente a esta situación, el Gobierno británico anunció que desde el próximo día 28 los ciudadanos que den positivo de coronavirus en Inglaterra, e incumplan una orden de mantenerse aislados para evitar contagiar a otros, se enfrentarán a multas de hasta 10.000 libras.

Frente a la escalada, el primer ministro, el conservador Boris Johnson, evalúa endurecer las restricciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados