vea el video

Golpe mortal para la ex SIDE

En una hora de cadena nacional la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció la disolución de la Secretaría de Inteligencia (ex SIDE); culpó al fiscal Alberto Nisman y a la comunidad judía de sabotear el memorando de entendimiento con Irán, y colocó al Grupo Clarín junto al único imputado por la, aún, misteriosa muerte del fiscal.

En un mensaje grabado previamente en Olivos, la presidenta vestida de blanco y en silla de ruedas, acompañadas por fotos de su fallecido esposo el expresidente Néstor Kirchner habló a la nación por primera vez desde los hechos que han conmocionado al país.

La jefa de Estado anunció que remitirá al Congreso, para que sea tratado en sesiones extraordinarias, un “proyecto de reforma del sistema de inteligencia argentino”.

Según la Presidenta, la ex SIDE “evidentemente no ha servido a los intereses nacionales”. “La disolución de la Secretaría de Inteligencia es una deuda de la democracia que me toca reformar. Hemos visto una suerte de calesita permanente de fiscales, jueces y medios de comunicación que evidentemente ha quedado al descubierto y que hay que cortar de cuajo”, dijo Cristina Kirchner.

La Presidenta impulsó la creación de un nuevo organismo, la “Agencia Federal de Inteligencia” que estaría a cargo de un director y subdierector postulados por el Poder Ejecutivo con acuerdo del Senado.

Además, Cristina anunció la decisión de “transferir la totalidad del sistema judicial de escuchas al Ministerio Público Fiscal”, al considerar que se trata de “el único ministerio extrapoder”. La jefa del Estado apeló al lenguaje popular y dijo que se trata del sistema utilizado “cuando se pinchan los teléfonos por orden judicial”, conocido en la jerga de Inteligencia como “Ojota” -suerte de acrónimo de la Oficina de Observaciones Judiciales de la SI-, que, según su propuesta, quedaría en manos de la Procuradora General de la Nación Alejandra Gils Carbó

Críticas.

En su argumentación, Cristina hizo una férrea defensa de la actuación del kirchnerismo en la causa AMIA.

Al comienzo de su mensaje, la Presidenta aclaró que el presidente Néstor Kirchner no fue quien nombró a Nisman al frente de la unidad fiscal de la causa AMIA. “Solamente una ignorancia supina puede creer que un presidente puede designar a un fiscal en una causa”, dijo. Al referirse a la negociación del pacto con Irán, Cristina dijo: “Luego de duros reclamos, los representantes de Irán públicamente manifestaron que estaban dispuestos a discutir un memorándum para lograr que los acusados iraníes se sentaran a declarar”.

Fue entonces cuando cuestionó a Nisman por promover la inconstitucionalidad del memorándum. “Quien había reclamado tomar declaración a los iraníes, impulsó la inconstitucionalidad del acuerdo con Irán”, cuestionó la Presidenta sobre el fallecido fiscal.

Sin nombrar al desplazado Antonio Horacio Stiusso, Cristina apuntó a ex agentes de Inteligencia de promover “desde adentro de las oficinas del Gobierno” denuncias penales contra su persona.

“Cuando se firmó el memorándum, integrantes de la ex SIDE comenzaron a bombardear este acuerdo. Desde 2013 se intensificaron una serie de denuncias contra esta presidenta de lo más insólitas”, dijo.

Y continuó: “Comenzaron a sucederse denuncias con un ritmo de vértigo, con la complicidad de grupos de fiscales, grupos de jueces, denunciadores anónimos y también de periodistas. Esto se comenzó a hacer desde algunas oficinas del propio gobierno nacional”. Fue entonces cuando justificó la disolución de la ex SIDE.

Al referirse a la denuncia de casi 300 fojas que Nisman hizo el pasado 14 de enero, en la que denunció a la Presidenta y al canciller Héctor Timerman de obstruir la causa AMIA y de negociar la impunidad de los acusados iraníes, Cristina consideró: “No hay un solo abogado que pueda creer que eso haya sido escrito por un fiscal”.

“Es descabellado pensar que nuestro Gobierno pueda siquiera ser sospechado de eso. Es tan absurda la denuncia que no cabe delito”, dijo.

La presidenta hizo una crónica de la madrugada del lunes pasado en la que relató cómo se enteró, a través de la ministra de Seguridad María Cecilia Rodríguez, de los sucesos en el departamento de Nisman en el Le Parc de Puerto Madero.

Además, por el crimen de Nisman, apuntó contra Diego Lagomarsino, quien ayer fue imputado por prestarle al fiscal Alberto Nisman el arma que produjo su muerte.

Durante su extenso discurso, la presidenta sugirió una conexión entre el Grupo Clarín y Diego Lagomarsino, primer y único imputado del caso.

“Lagomarsino no sólo es un férreo opositor al Gobierno sino que además es hermano del gerente de informática del diario Clarín, que trabaja para el estudio Sáenz Valiente”, dijo la mandataria.

Puntualmente, Cristina Kirchner se refirió a Geraro H. Lagomarsino, quien desde el año 2000 trabaja en el estudio Saenz Valiente & Asociados, que atiende los intereses del Grupo Clarín. El hermano del imputado es técnico en electrónica.

Asimismo, la presidenta hizo mención -sin nombrarlas explícitamente- “a agravios e insultos hasta de tinte machista” que Diego Lagomarsino realizó a través de su cuenta en la red social Twitter.

Además dijo que Lagomarsino había iniciado la gestión de su pasaporte el 14 de enero y apuntó que eso ocurría el mismo día que Nisman presentaba la denuncia. Añadió que esperaba que la Justicia le pidiera esa información al Ministerio del Interior.

Cristina Fernández puso especial énfasis en que esto ocurrió el día que Nisman la denunció a ella y al canciller ya que “había que presentar la denuncia el 14 en el marco de los sucesos de París”, en alusión al atentado contra la revista Charlie Hebdo.

El primer imputado en el caso de Nisman

Testimonios de policías presentan diferencias


El pasado miércoles, la fiscal Viviana Fein le tomó declaración a los custodios que estaban encargados de la seguridad de Alberto Nisman , quienes debieron brindar detalles de su proceder durante el día de la muerte del fiscal.

Dos de los custodios, los afectados a la seguridad de Nisman el día que fue encontrado muerto, incurrieron en varias contradicciones en sus versiones ante la Justicia. La periodista en relaciones internacionales Teresita Dussart publicó en su blog “RelacionesInternacionales.Co” las declaraciones completas de los dos custodios de la Policía Federal.

Se trata del suboficial superior Armando Niz y del sargento Luis Miño. Mientras que Niz aseguró que a las 14.30 tocaron el timbre del departamento de Nisman, Miño informó que lo hicieron recién a las 17.

La segunda contradicción radica en el lugar donde, dijeron, estacionaron su patrullero: mientras que Miño informó que habían estacionado en el subsuelo (debido a la lluvia) donde hay inconvenientes de señal para recibir llamadas telefónicas, Niz dijo que esperaban en el estacionamiento de cortesía del complejo Le Parc.

Otras cuestiones resultan llamativas de las declaraciones de los custodios. Por un lado, los policías indican que no le notificaban a Nisman cuando arribaban al Le Parc, “ya que a este (a Nisman) no le gustaba que lo llamaran innecesariamente porque decía que ya sabía que estaban abajo esperándolo, porque los miraba desde la ventana”.

Por el otro, queda claro que los custodios no tenían cómo acceder al apartamento de Nisman, y que debieron recurrir a una secretaria y a la madre del fiscal para poder ingresar al inmueble.

Además de los 10 agentes de la Policía Federal que integraban los dos turnos de custodia permanente al fiscal, la fiscal también indaga a los oficiales superiores que supervisaban el protocolo de actuación.

Desde el entorno de la investigación se ha señalado que aún no se explica cómo, más allá del presunto pedido del fiscal de retirar la custodia el sábado y que no se presentaran hasta las 11.30 del domingo siguiente, no se mantuvo igual un dispositivo discreto de vigilancia. Este y otros extremos son los que aún deben explicitar los responsables de la seguridad del fiscal que se sabía bajo amenaza. LA NACIÓN/GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)