LA CARRERA HACIA LA CASA BLANCA

Golpe en la campaña: el FBI investigará a Hillary

Reabre el caso de los mail privados; el anuncio provocó baja en Wall Street.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Clinton aguanta el chaparrón en la recta final de la campaña electoral. Foto: AFP

El FBI anunció ayer que reabrirá la investigación sobre el servidor de correos electrónicos privado utilizado por Hillary Clinton cuando era secretaria de Estado. La noticia impactó con fuerza a tres puntas en la campaña electoral para las presidenciales del 8 de noviembre: puso una nota de preocupación en el comando demócrata, que ya se veía ganadores; le dio aire al republicano Donald Trump, que viene atrás en las encuestas; y provocó un desplome en Wall Street en el cierre de la semana.

El encargado de generar tal revuelo fue el director del FBI, James Comey, en una carta enviada a la Comisión de Asuntos Judiciales de la Cámara de Representantes. La carta tiene la fecha del miércoles 26, pero se conoció ayer viernes.

El anuncio del FBI constituye el último capítulo de un espectacular escándalo que persigue a Hillary Clinton desde marzo de 2015, cuando el diario The New York Times reveló que durante su gestión en el Departamento de Estado, entre 2009 y 2013, utilizó un servidor de correos instalado en el sótano de su vivienda. Clinton reconoció entonces que habría sido "más inteligente" utilizar una cuenta de correo oficial y entregó 55.000 páginas de mensajes electrónicos al Departamento de Estado para su publicación.

Según informa The New York Times, los correos proceden de dispositivos incautados a una ayudante de Clinton y su exesposo, envuelto en un escándalo de "sexting".

Si bien el episodio causó revuelo durante la campaña, la reapertura de la investigación provoca más incertidumbre a pocos días de las elecciones.

El Departamento de Estado informó que 22 correos electrónicos enviados a través de la cuenta privada de Clinton contenían secretos de Estado. Pero su contenido no fue publicado pues se trata de información "secreta", que no fue clasificada como tal cuando fue enviada.

El FBI pasó un año investigando el uso que hizo Clinton de ese servidor de correo electrónico privado.

El gobierno estadounidense prohibe la transmisión de información clasificada fuera de los canales oficiales.

En julio, Comey dijo que había evidencia de que Clinton y los miembros de su equipo podrían haber violado las leyes del país, pero que ningún "fiscal razonable" presentaría cargos.

Ese mismo mes, Clinton fue sometida a un interrogatorio de más de tres horas en el cuartel general del FBI sobre este asunto, y días más tarde el Departamento de Justicia decidió cerrar el caso, después de que la policía federal no encontrara indicios para presentar cargos contra la candidata presidencial por el Partido Demócrata.

Trump dio ayer la noticia de la reapertura de la investigación del FBI casi en directo durante un acto de campaña en Manchester, en New Hampshire, recibida con una ovación entre sus seguidores. Se trata de "una corrupción a una escala jamás vista antes", dijo Trump y acusó a la candidata demócrata de querer "llevar su esquema criminal al Salón Oval" de la Casa Blanca. "Dicho esto, el resto de mi discurso va a ser tan aburrido", bromeó Trump.

Clinton no reaccionó inmediatamente al anuncio del FBI, durante el discurso que pronunció ayer viernes en un acto en la ciudad de Cedar Rapids, Iowa, estado clave en los comicios del 8 de noviembre.

En una nota oficial, el coordinador de la campaña de Clinton, John Podesta, exigió que Comey divulgue "detalles completos" sobre el material a ser analizado por el FBI. "Es extraordinario que veamos esto a 11 días de elecciones presidenciales. El director del FBI debe a los estadounidenses divulgar inmediatamente detalles completos de lo que ahora está examinando", expresó Podesta.

Wall Street.

En la Bolsa de Nueva York el de ayer iba a ser un día tranquilo. Pero a última hora todo cambió cuando se conoció el anuncio del FBI de la investigación a Clinton.

Los tres índices de Wall Street se tiñeron de rojo y el índice de volatilidad del mercado, conocido como Vix, subió hasta niveles no vistos en más de un mes, al tiempo que también sufría un impacto especial el precio del barril de petróleo de Texas. "La mayoría de la gente ha estado anticipando una victoria de Clinton, y de repente las aguas se han vuelto a enlodar", afirmó al sitio financiero MarketWatch el analista de Financial Services, Wayne Kaufman. "Los mercados odian la incertidumbre más que otra cosa", añadió.

Art Hogan, jefe de estrategia de mercados de Wunderlich Securities, explicó en el canal financiero CNBC que "ni siquiera los viejos del lugar no habían visto nunca una caída tan rápida del Dow".

El dólar también cayó ayer ante el euro y el yen en una jornada de pérdidas en Wall Street.

Al término de la sesión en los mercados financieros en Nueva York, un dólar se cambiaba a 0,9102 euros, frente a los 0,9176 euros de la jornada anterior, mientras que por un euro se pagaban 1,0987 dólares.

La divisa estadounidense también retrocedió ante la japonesa, con un cambio de 104,72 yenes por dólar, y también ante la libra esterlina y el franco suizo.

Antes de todo este revuelo bursátil-electoral, Hillary Clinton aventajaba a Trump por seis 6 puntos porcentuales según un sondeo de Reuters/Ipsos publicado ayer viernes.

La encuesta, realizada entre el 21 y 27 de octubre, muestra que un 42% de las personas que han votado o planean hacerlo en la elección del 8 de noviembre apoyan a Clinton, frente al 36% que respalda a Trump. La ventaja de la candidata demócrata era de 4 puntos porcentuales hace una semana.

Joe Biden de secretario de Estado.

Pese al resonante anuncio del FBI sobre sus correos electrónicos, Hillary Clinton ya piensa en cómo formará su equipo de trabajo una vez que llegue a la Casa Blanca, y quiere al actual vicepresidente Joe Biden para el puesto de Secretario de Estado.

El sitio especializado Politico informó que Biden está al tope de las preferencias de Clinton para uno de los puestos clave del gobierno, en caso de ganar las Presidenciales del 8 de noviembre próximo.

Fuentes citadas por Político aseguran que Biden, de 73 años, "sería óptimo en ese rol, y están trabajando para persuadirlo".

El actual vicepresidente consideró en algún momento la posibilidad de presentarse en las Primarias demócratas. Luego de desechar la idea, Biden aclaró que no iba a "quedarse en silencio" y siempre manifestó su apoyo a Hillary Clinton.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)