Un país en crisis

El gobierno de Trump discutió un posible golpe contra Maduro

La Casa Blanca dice que habla con los venezolanos que desean democracia.

Situación: el presidente Nicolás Maduro encabeza el gobierno en tiempos de crisis económica. Militares querían derrocarlo. Foto: AFP
Situación: el presidente Nicolás Maduro encabeza el gobierno en tiempos de crisis económica. Militares querían derrocarlo. Foto: AFP

El gobierno de Donald Trump sostuvo reuniones secretas con militares venezolanos rebeldes para hablar sobre sus planes para derrocar al presidente Nicolás Maduro, según funcionarios estadounidenses y un excomandante militar venezolano que participaron en las conversaciones.

En respuesta a las preguntas sobre esas conversaciones secretas, la Casa Blanca señaló mediante un comunicado que era necesario participar en un "diálogo con todos los venezolanos que expresan el deseo de restablecer la democracia" con el fin de "aportar un cambio positivo a un país que ha sufrido mucho bajo el gobierno de Maduro".

Sin embargo, un comandante militar de ese país que estuvo involucrado en las conversaciones difícilmente puede ser considerado como un emisario democrático: está en la lista de funcionarios corruptos de Venezuela que han sido sancionados por el gobierno estadounidinse.

Él y otros miembros del aparato de seguridad venezolano han sido acusados por Estados Unidos de un gran número de delitos graves, entre ellos torturar a los opositores del régimen, encarcelar a cientos de prisioneros políticos, herir a miles de civiles, traficar drogas y colaborar con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), grupo al que Estados Unidos califica de terrorista.

La mayoría de los líderes latinoamericanos están de acuerdo en que Nicolás Maduro, el presidente venezolano, es un gobernante cada vez más autoritario que arruinó la economía de su país ocasionando una escasez extrema de alimentos y medicinas. El colapso desató el éxodo de los venezolanos desesperados que escapan por las fronteras, y con ello abruman a los países vecinos.

Desisten.

Al final, los funcionarios estadounidenses decidieron que no ayudarían a los conspiradores, y el plan del golpe de Estado quedó estancado. No obstante, la disposición del gobierno de Trump de reunirse varias veces con oficiales rebeldes que pretenden derrocar a un mandatario de este hemisferio podría resultar políticamente contraproducente.

Desde hace mucho tiempo, Maduro ha justificado su autoritarismo con la afirmación de que los imperialistas de Washington están intentando destituirlo de manera activa, y las reuniones secretas podrían proporcionarle argumentos para cambiar la postura de la región que, en general, se muestra en su contra.

Una bomba.

"Esto caerá como una bomba" en la región, comentó Mari Carmen Aponte, quien fungió como la principal diplomática en asuntos de América Latina en parte del gobierno de Barack Obama.

Además del complot golpista, el gobierno de Maduro ya ha eludido varios ataques a pequeña escala, entre ellos una descarga de artillería desde un helicóptero el año pasado y un dron que explotó mientras pronunciaba un discurso, en agosto. Los ataques han contribuido a la idea de que el presidente es vulnerable.

Los militares venezolanos buscaron tener acceso directo al gobierno estadounidense durante la presidencia de Obama, pero fueron rechazados, señalaron los funcionarios.

Después, en agosto del año pasado, el presidente Trump declaró que Estados Unidos tenía una "opción militar" para Venezuela, una afirmación que atrajo el repudio de los aliados de Estados Unidos en la región, pero que animó a los militares rebeldes venezolanos a comunicarse con Washington una vez más.

Pueden vender dólarestras 15 años de veda

El gobierno de Venezuela autorizó a la banca pública y privada a vender divisas al menudeo, prohibida desde hace 15 años, aunque está por verse el alcance de la medida dada la escasez de dólares en el país y los límites que regirán las operaciones. "Se restablece la libre convertibilidad de la moneda (...), por lo que cesan las restricciones sobre las operaciones cambiarias", señala una resolución difundida la noche del viernes, aunque agrega que el Banco Central de Venezuela (BCV) y el Ministerio de Finanzas "establecerán los montos para las operaciones de moneda extranjera que podrán ser realizadas". El gobierno de Nicolás Maduro adoptó la medida tras derogar una ley que castigaba con multas y penas de cárcel a quienes transaran divisas al margen del control cambiario vigente desde 2003.

"Las transacciones del menudeo, que estaban siendo reservadas exclusivamente para casas de cambio, ahora pasan también para toda la banca (...). Permitirá a la población comprar y vender divisas para el menudeo", dijo a la prensa el ministro de Finanzas, Simón Zerpa. Las tasas son establecidas en subastas del gubernamental sistema de mercado cambiario. FUENTE: AFP


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º