ARGENTINA

Gobierno K: Nisman fue engañado por un exagente de Inteligencia

Aníbal Fernández dijo que el exagente Antonio Stiusso, despedido en una reciente reestructuración del servicio de Inteligencia y que trataba cotidianamente con Nisman, le dio información equivocada al funcionario judicial para que elaborara su acusación contra el gobierno.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Anibal Fernández, secretario general de la Presidencia. Foto: AFP

El Gobierno argentino dijo el miércoles que el fiscal que apareció muerto el domingo tras acusar a la presidenta Cristina Fernández de encubrir a los autores de un atentado antisemita, había sido engañado por un exagente del servicio Inteligencia para que preparara su denuncia.

El fiscal Alberto Nisman fue hallado con un tiro en la sien en su departamento, en un crimen que aún no fue aclarado pero que investigadores sospechan pudo haber sido un suicidio, un día antes de presentar a diputados su denuncia y supuestas pruebas contra la presidenta y el canciller argentino, Héctor Timerman.

"No hay una sola cosa que tenga asidero" en la acusación de Nisman, dijo el miércoles a periodistas el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández.

La larga denuncia, en la que el fiscal había trabajado meses, según una fuente de la fiscalía de Nisman, fue publicada el martes por la justicia argentina a través del Centro de Información Judicial (www.cij.gov.ar).

De acuerdo con el secretario Fernández, el exagente Antonio Stiusso, despedido en una reciente reestructuración de la agencia de inteligencia y que trataba cotidianamente con Nisman, le dio información equivocada al funcionario judicial para que elaborara su acusación contra el Gobierno.

"Stiusso fue el que le vendió (a Nisman), entre comillas, esta relación que no existió nunca", dijo Fernández, negando que dos personas involucradas en la denuncia tuvieran relación con la Secretaría de Inteligencia, como afirmó el fiscal en su denuncia sustentando su argumento que lleva hasta la presidenta.

El fallecido fiscal estaba convencido que el Gobierno había acordado con Irán el encubrimiento de ciudadanos de ese país acusados por el atentado contra la mutual judía AMIA en 1994, que dejó 85 muertos en Buenos Aires.

El Gobierno cree que la denuncia de Nisman fue impulsada por agentes desplazados de servicios de inteligencia, que también podrían haber estado implicados en su muerte. Algunos funcionarios sugirieron que podría tratarse de un suicidio instigado.

La fiscal a cargo del caso, Viviana Fein, ha dicho que hasta el momento no descarta ninguna hipótesis, mientras continúan los peritajes para conocer la causa de la muerte de Nisman.

Muchos puntos oscuros.

El caso conmocionó a la sociedad argentina, que mayormente no cree que se haya tratado de un simple suicidio, y también a toda la dirigencia política, que se ha lanzado acusaciones cruzadas de cara a las elecciones presidenciales de octubre.

Un empleado que trabajó durante años en la fiscalía de Nisman y pidió no revelar su nombre dijo a Reuters que los miembros del equipo del fiscal fallecido creen que "pudo haber sido un suicidio inducido".

"Era un tipo muy convencido de sus ideas y dispuesto a llevarlas a fondo. Era muy determinado. Ha tenido amenazas a lo largo de su carrera y nunca se amilanó (acobardó)", señaló.

Los investigadores determinaron que el arma calibre 22 hallada el domingo junto al cuerpo de Nisman no era de él y que le fue llevada el día anterior por un hombre que trabajaba en la fiscalía. El miembro del equipo del fiscal dijo no conocer a esa persona, pero no descartó que trabajara para Nisman.

El empleado dijo que el fiscal estuvo trabajando durante meses en la denuncia, contradiciendo la sospecha de algunos funcionarios del Gobierno de que la acusación había sido improvisada y hasta elaborada por un tercero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)