Europa

Gobierno británico respaldó acuerdo para salida de la UE

El pacto por el Brexit debe pasar por el Parlamento, donde la primera ministra tiene una ajustada mayoría.

Salida. Prestigiosas agencias de la UE dejarán Londres a raíz del "Brexit". (Foto: AFP)
La retirada británica de la UE se concretará el 29 de marzo de 2019. Foto: AFP

El Gobierno británico respaldó ayer miércoles al término de una reunión extraordinaria el borrador del Brexit acordado a nivel técnico por los negociadores del Reino Unido y la Unión Europea (UE), anunció la primera ministra, Theresa May.

En una declaración ante su residencia oficial de Downing Street y tras cinco horas de reunión, la "premier" conservadora comunicó el apoyo político de su gabinete a este pacto preliminar, después de unas complejas negociaciones sobre la retirada británica de la UE, que se concretará el 29 de marzo de 2019. May afirmó que el acuerdo al que ha llegado con la UE sobre el Brexit es "el mejor que podía ser negociado".

La jefa del Gobierno admitió que se trató de un "larga, detallada y apasionada" reunión del Gobierno sobre la futura relación que tendrá el Reino Unido con el bloque europeo.

El acuerdo se alcanzó, explicó, después de miles de horas de reuniones entre los negociadores hasta superar el principal escollo, el de la frontera entre la República de Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte, porque el objetivo de todas las partes es que siga siendo invisible para no perjudicar la economía ni el proceso de paz en ese territorio.

El gabinete de May concluyó de "forma colectiva" que el borrador debía ser aprobado y reconoció que esta decisión "no se ha tomado a la ligera", sino anteponiendo el interés nacional del Reino Unido.

Postura. Theresa May debería llegar a un acuerdo con la UE antes del 18 de octubre. Foto: AFP.
Theresa May dará hoy una declaración en la Cámara de los Comunes. Foto: AFP

Este país, insistió, recuperará "el control de nuestro dinero, nuestras leyes y fronteras, pondrá fin al libre movimiento, protegerá los empleos, la seguridad y nuestra unión" de las cuatro regiones: Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte.

La "premier" también informó de que hoy jueves hará una declaración en la Cámara de los Comunes para explicar el borrador del pacto, cuyo contenido fue divulgado anoche.

El documento incluye una salvaguarda para evitar el restablecimiento de una frontera entre las dos Irlandas después de que el Reino Unido abandone el bloque de los 27. Esa cláusula prevé que todo el Reino Unido permanecerá temporalmente en una unión aduanera con la UE, mientras que se añadirán provisiones específicas para reforzar el alineamiento de Irlanda del Norte con ese área económica y con las reglas del mercado único comunitario.

Tras la retirada del Reino Unido de la UE, empezará un período de transición que terminará a finales de 2020.

Lograr un acuerdo sobre el Brexit con la UE no fue fácil y la batalla no está aún ganada. May deberá ahora lograr la aprobación de un Parlamento donde ha sido criticada por todos los bandos. La Cámara de los Comunes debe ratificar el texto, probablemente a mediados de diciembre.

El Partido Conservador de May (315 diputados) y sus aliados del pequeño partido unionista norirlandés DUP (10) suman una estrecha mayoría en una cámara con 650 diputados, siete de los cuales, del partido republicano irlandés Sinn Fein, boicotean las sesiones.

Las negociaciones con Bruselas se vieron complicadas por la necesidad de calmar las críticas de los diferentes grupos políticos británicos, pero el hecho de que May anuncie ahora que tiene un acuerdo no garantiza que logre la luz verde del parlamento.

Los diputados conservadores están muy divididos. Tanto los euroescépticos como los proeuropeos amenazaron con rechazar el acuerdo, lo que llevó a May a buscar apoyos entre los diputados del opositor Partido Laborista.

La primera ministra ya llamó en el pasado a los legisladores a actuar "por el interés nacional" y en privado advirtió a su partido de que no puede predecir qué ocurriría si su acuerdo de Brexit es rechazado.

La frontera irlandesa, el rompecabezas del Brexit
Brexit

¿En qué consiste? Con la salida de Reino Unido de la UE, los 500 km que separan la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda se convertirán en la única frontera terrestre británica con un país del bloque europeo. Si Reino Unido saliera del mercado único y la unión aduanera, sinónimos de libertad de circulación y normas aduaneras comunes, habría que instaurar controles fronterizos. Habitantes y empresas de ambos lados insisten en la necesidad de mantener una frontera tan invisible como sea posible dado que 31% de las exportaciones norirlandesas van a Irlanda (según cifras de 2016) y unas 30.000 personas cruzan diariamente la línea divisoria.

¿Riesgo seguridad? Se teme también que la reinstauración de una frontera con controles policiales fragilice el acuerdo de paz de 1998 que puso fin al conflicto norirlandés, en que murieron 3.500 personas. La policía considera ahora que cualquier nueva infraestructura instalada en la frontera podría convertirse en blanco de grupos disidentes.

¿Qué se acordó? El proyecto de divorcio evitará la reinstalación de una frontera "dura" entre Irlanda, país de la UE, y la provincia británica de Irlanda del Norte, anunció ayer miércoles el negociador europeo Michel Barnier. "Alcanzamos una solución, junto a Reino Unido, para evitar una frontera dura en la isla de Irlanda", indicó en rueda de prensa Barnier.

¿Qué esperar?. El proyecto de acuerdo necesita primero la aprobación del gobierno británico y de los dirigentes europeos. Luego debe ser formalizado en un tratado de retirada que debe ser ratificado por los parlamentos europeos y británico antes de la salida de Reino Unido de la Unión Europea el 29 de marzo de 2019. En Londres, la ratificación no parece garantizada. Varios diputados de la mayoría conservadora de la prime-ra ministra Theresa May expresaron su rechazo al "backstop" y afirmaron preferir una salida sin acuerdo a que Londres mantenga los puentes con la UE. También el pequeño partido unionista norirlandés DUP, de cuyos 10 diputados depende May para disponer de mayoría absoluta en el parlamento, se opone a que Irlanda del Norte sea tratada de forma diferente al resto del Reino Unido, por temor a que eso alimente los anhelos de unificación de la isla de Irlanda o la independencia de Escocia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)