caso amia

Gobierno argentino justificó difusión del paradero de periodista

La versión oficial la ofreció hoy el jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich. En su conferencia de prensa, aseguró: "Es un periodista que se sentía amenazado y fue importante publicar su paradero".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jorge Capitanich. Foto: AFP

El gobierno argentino justificó hoy haber revelado el sábado a la noche hacia dónde había partido y cuándo regresaría al país el periodista Damián Pachter, que dio la primicia de la muerte del fiscal Alberto Nisman y que se refugió por temor -según él aseguró- en Israel.

"Viajó a Uruguay con pasaje de regreso para el 2 de febrero", escribió la Casa Rosada desde su cuenta oficial de Twitter, donde reprodujo un cable de la agencia oficial Télam, que accedió a datos de Aerolíneas Argentinas, también bajo control estatal.

La justificación oficial la ofreció hoy el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. En su conferencia de prensa, aseguró: "Es un periodista que se sentía amenazado y fue importante publicar su paradero".

Capitanich dijo que la aerolínea estatal hizo público sus datos porque el mismo Pachter ya los había dado a conocer antes, pero no existe ningún tuit en su cuenta sobre su viaje. De Montevideo, viajó a Madrid, España, para finalmente viajar a Tel Aviv, Israel.

"El periodista había publicado el billete correspondiente. Es un hecho de repercusión pública", dijo Capitanich. Luego aseguró que si Pachter tiene una fotografía sobre el supuesto agente que lo perseguía, debería darla a conocer. "Él habla de un supuesto agente de Inteligencia. Lo que tiene que hacer es publicar la fotografía", agregó.

 

El relato de Patcher. 

Según dijo el periodista, no sabe por cuánto tiempo se quedará allí ni a dónde irá después, ya que ni siquiera sabe si quiere volver al país. "Acá están... las 48 horas más locas de mi vida", escribió en su columna para el diario israelí Haaretz, titulada "Por qué escapé de la Argentina tras haber dado la primicia de la muerte de Alberto Nisman", reproducida hoy en el diario argentino La Nación. En ella, Pachter describió, paso por paso, lo que vivió desde que una fuente cercana y confiable le confirmó la noticia hasta que llegó a Tel Aviv.

Hacia el final de la semana pasada, una fuente le advirtió que debía abandonar Buenos Aires para encontrarse con él en un destino que prefiere no revelar. Decidido a no pasar demasiado tiempo en un mismo lugar, se encontró con su colega en una estación de servicio, donde está seguro que vio a un agente de Inteligencia, lo que lo empujó a tomar la decisión de irse del país. "Tenía la sensación de que alguien me seguía y de que el disparo podía llegar de cualquier ángulo", describió.

"Él habla de un supuesto agente de inteligencia. Lo que tiene que hacer es publicar la fotografía", dijo Capitanich

El periodista contó también que el Gobierno brindó información falsa sobre su partida. "Tras abandonar la Argentina, descubrí que el Gobierno seguía publicando información errónea sobre mí en las redes sociales. La cuenta de Twitter de la Casa Rosada publicó detalles del pasaje de avión que había comprado, y afirmó que me proponía regresar al país el 2 de febrero. En otras palabras, decían que en realidad no había escapado del país. De hecho, la fecha de regreso de mi pasaje es para diciembre", detalló.

Al final de la columna, el periodista sostuvo que "la Argentina se convirtió en un lugar oscuro conducido por un sistema político corrupto". Además, admitió que aún no pudo digerir todo lo que le ocurrió en los últimos días. "Nunca imaginé que mi regreso a Israel iba a ser así", escribió.

Hoy, Capitanich leyó un comunicado del diario Ámbito Financiero -propietario de The Buenos Aires Herald, donde Pachter trabaja- publicado el sábado pasado, donde la empresa aseguró que intentó comunicarse con Pachter en varias oportunidades el viernes y que trabaja para brindarle "respaldo".

"En ningún momento se ha hecho a un tuiter falso del periodista", se defendió hoy Capitanich. Y luego aseguró que en el país existe libertad de expresión. "En la Argentina hay plena seguridad para todos los periodistas para que puedan ejercer su profesión. Es cierto que existe tensión en libertad de opinión, pero no existe impedimento para que puedan opinar lo que quieran", afirmó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)