TURISMO

Gobierno argentino defendió traba a compra de pasajes: "La gente que viaja no es pobre"

"La gente que viaja al exterior no es pobre, seamos claros, y la clase media tiene muchas opciones dentro del país para el verano", dijo el ministro de Desarrollo de Argentina, Matías Kulfas.

Ministro de Desarrollo Productivo de Argentina, Matías Kulfas. Foto: Archivo
Ministro de Desarrollo Productivo de Argentina, Matías Kulfas. Foto: Archivo

El ministro de Desarrollo de Argentina, Matías Kulfas, defendió el sábado la polémica medida oficial que prohíbe la compra financiada de pasajes y servicios en el exterior a través de tarjetas de crédito, en un contexto de escasez de divisas en el endeudado país sudamericano.

"La gente que viaja al exterior no es pobre, seamos claros, y la clase media tiene muchas opciones dentro del país para el verano", dijo el ministro a la radio Continental, en una entrevista citada por el canal noticioso TN y el diario La Nación.

"Quien se quiera ir al exterior que lo haga, pero que se lo pague", lanzó Kulfas, quien justificó la medida señalando que "tiene que ver con ir administrando un desequilibrio en el balance de divisas y que no falten productos que Argentina necesite".

El jerarca reconoció que hay "medidas que pueden caer un poco antipáticas". Pero "las reservas (del país) tienen que estar robustas para sostener un plan económico consistente".

En Argentina rigen limitaciones a la compra de dólares para ahorro o pagos por parte de particulares, y la cotización del dólar en el mercado paralelo o "blue" casi duplica a la del mercado oficial o regulado (106,17 pesos por dólar).

En ese contexto, el Banco Central resolvió "establecer con vigencia a partir del 26 de noviembre, que las entidades financieras y no financieras emisoras de tarjetas de crédito no deberán financiar en cuotas las compras efectuadas mediante tarjetas de crédito de sus clientes (...) de pasajes al exterior y demás servicios turísticos en el exterior (tales como alojamiento, alquiler de auto, etc)".

La medida, anunciada el jueves en una comunicación a las entidades financieras y no financieras emisoras de tarjetas de crédito, fue publicada en la página del banco central argentino.

La decisión, adoptada cuando asoma el período de vacaciones del verano austral, se suma a las restricciones de compras de dólares, en momentos en que Buenos Aires busca renegociar su deuda de 44.000 milllones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para extender plazos de pagos y evitar un default, ante vencimientos de casi 20.000 millones de dólares anuales en 2022 y 2023.

La economía argentina emerge de la recesión en la que se hundió en 2018, con una expectativa de crecimiento de 8,3% para este año, tras un derrumbe de 9,9% en 2020 bajo el impacto de la pandemia del coronavirus.
En lo que va del año, la inflación marca 41,8% y alcanza 52,1% a 12 meses, una de las tasas más altas del mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados