VEA EL VIDEO 

El gigante al borde del nocaut

Brasil enfrenta dos de los peores hitos de su historia. La mayor depreciación de su moneda frente al dólar, una devaluación que para Uruguay trae a la memoria la de 1999 y sus consecuencias.

A ello se suma el peor caso de corrupción en la historia del país, cuyos alcances según advirtió ayer mismo el juez federal Sergio Moro a cargo del caso, va mucho más allá de Petrobras.

Luego de dictar la condena de 15 años para el extesorero del Partido de los Trabajadores (PT), Joao Vaccari Neto, el mismo magistrado dispuso una condena de 14 años para el exdiputado del PT, André Vargas, como un participante de la primera línea en el complejo esquema de corrupción.

Precisamente, luego de emitir esta sentencia, el juez Moro advirtió que la investigación denominada Operación Lava Jato (lavado rápido) va mucho más allá de la empresa estatal Petrobras y sus ramificaciones llegan, incluso, hasta el tráfico internacional de drogas.

"Hay cierta confusión entre la denominada operación Lava Jato y el esquema penal Petrobras, debido a los acontecimientos recientes de la investigación, más intensa en relación a los delitos cometidos en contra de esa empresa estatal. Los dos, sin embargo, no se deben confundir. El objeto inicial de la investigación fue la actividad criminal de los cuatro operadores dedicados a la práctica de delitos financieros y lavado de dinero. A modo de ejemplo, en la operación Lava Jato, se ha juzgado ya el delito de tráfico internacional de drogas y el lavado de dinero posterior a ese delito, el que no está directamente relacionado con el caso de Petrobras", señaló Moro en declaraciones recogidas ayer por O Globo.

Joao Vaccari Nieto, extesorero del PT, fue condenado el lunes a 15 años de prisión.
Joao Vaccari Nieto, extesorero del PT, fue condenado el lunes a 15 años de prisión.

El cerco.

En la sentencia de ayer, Moro destacó la "gravedad concreta de los delitos en cuestión" y que los tres condenados "estaban implicados en una práctica habitual, sistemática y profesional de crímenes contra la administración pública".

En esos mismos términos se había referido a Vaccari, quien según la sentencia fue una especie de "recaudador" de recursos de origen ilícito para las campañas del PT, una formación que en los últimos años ha sido investigada por diversos asuntos de corrupción. Entre los 25 condenados por ese escándalo de sobornos figuró el exministro José Dirceu, otro importante líder del PT, considerado en la época como la "mano derecha" de Lula y ahora también procesado por su presunta participación en las corruptelas en la petrolera.

Según sostienen las autoridades, Dirceu fue uno de los ideólogos de la red de corrupción en Petrobras, en la que habría participado aún estando preso por los escándalos de 2005, en el caso de coimas recordado como "Mensalao".

Este esquema va colocando un cerco cada vez más cerrado en torno a la figura del expresidente Luiz Inácio "Lula" Da Silva. De hecho, la Policía Federal que actúa en la Operación Lava Jato ya está preparando el esquema de lo que será el futuro interrogatorio al exmandatario.

Las ramificaciones del "Petrolao" mantienen en vilo al país y están cobrando un peaje alto a la presidenta Rousseff, cuya popularidad cayó a apenas un dígito ocho meses tras asumir su segundo mandato.

Sus opositores batallan para tramitar ante el Congreso un pedido de "impeachment" (juicio político), alegando que la mandataria sabía de la corrupción, e incluso que utilizó recursos provenientes del esquema en Petrobras para financiar su campaña electoral de 2014, tras la que resultó reelecta.

Rousseff, que niega estas acusaciones, comenzó su segundo mandato acosada por multitudinarias protestas callejeras que piden su salida.

A las manifestaciones de la derecha se han sumado recientemente movimientos sociales de izquierda furiosos con el ajuste fiscal que su gobierno está encarando para superar la crisis económica que atraviesa el país, ya en franca recesión.

El dólar rompió marca histórica

El dólar llegó ayer a los 4,5 reales por primera vez en la historia de Brasil y la moneda brasileña acumula una depreciación de cerca del 50 % en lo que va del año, presionada por la crisis política y económica en la que está sumergido el país. El billete verde abrió la jornada por encima de los 4,0 reales, una barrera psicológica que nunca había sido sobrepasada desde la entrada en circulación del real, moneda creada en 1994 como una salida a la crisis económica de la época. El dólar solo llegó a los 4,0 reales en octubre de 2002, cuando los mercados financieros estaban asustados con la elección como presidente de Luiz Inácio Lula da Silva.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)