Cumbre del G20

Gestos que valen mil palabras

La presencia del príncipe Mohamed bin Salman sirvió para mostrar qué molesta a los líderes.

Mohamed bin Salmán con el presidente Mauricio Macri. Foto: Reuters
Mohamed bin Salmán dialoga con Michel Temer. Foto: EFE
Mohamed bin Salmán dialoga con Vladimir Putin. Foto: Reuters

En la políglota cumbre de líderes del G20 en Buenos Aires queda demostrado que, a falta de entendimiento —de ideas y de idiomas— o por fallas de traducción, buenos son los gestos y cualquier tipo de comunicación no verbal para dejar en claro qué molesta o entusiasma a los hombres más poderosos del mundo.

En medio de tanta retórica diplomática, vacua y tediosa para muchos, un apretón de manos, una sonrisa o pasar por alguien sin saludarle puede resultar mucho más elocuente en citas de altísimo nivel como esta.

Mohamed bin Salmán en la apertura de la cumbre del G20. Foto: Reuters
Mohamed bin Salmán en la apertura de la cumbre del G20. Foto: Reuters

Uno de los gestos más comentados de ayer viernes fue el choque de palmas derechas —un saludo bastante occidental— entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman. "Choca esos cinco", parece decirle Putin. Ambos se sentaron codo a codo a la mesa del plenario de líderes, intercambiaron miradas risueñas, ajenas a las pesadas cuestiones de política internacional que afrontan pero que algún analista experto, echando mano de la intuición, podría ligar a un entendimiento entre Putin y Bin Salman sobre qué hacer con los niveles de producción de petróleo.

El amistoso comportamiento de Putin con el príncipe contrastó bastante con el de otros líderes presentes en la cumbre de Buenos Aires, en medio de las sospechas sobre su posible implicación en la muerte del periodista Jamal Khashoggi en el consulado de Arabia Saudita en Estambul en octubre.

Mohamed bin Salmán le sonríe al presidente Trump. Foto: Reuters
Mohamed bin Salmán le sonríe al presidente Trump. Foto: Reuters

Es que en la foto de familia también abundaron las muestras de lenguaje no verbal: aquello que se dice sin palabras, como con quien estrechar manos o no. Donald Trump pasó junto a Bin Salman y Putin sin detenerse a saludar, una actitud que no pasa desapercibida en un escenario internacional tan complejo como el actual, donde los hombres más poderosos del mundo parecen no tener pelos en la lengua, aunque no hablen entre sí. Luego de la foto, el príncipe heredero bajó rápido del escenario sin estrechar la mano de otros líderes. Sin embargo, el canal de televisión saudí Al Arabiya TV informó que Trump y el príncipe heredero tuvieron una reunión amistosa al margen de la cumbre del G20 en Buenos Aires.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)