VIDEO

El último gesto de Obama hacia Cuba

Fin de la política “pies secos/pies mojados” por la cual los cubanos obtenían la residencia.

Decisión migratoria de EEUU genera diferencias entre cubanos
Decisión migratoria de EEUU genera diferencias entre cubanos

Si, tal como anunció Donald Trump, la nueva administración de Estados Unidos aplicará una política más dura hacia Cuba y revisará el deshielo con la isla, el presidente saliente Barack Obama se encargó de complicarle las cosas a última hora.

Obama puso fin este jueves, con efecto inmediato, a la política conocida como "pies secos y pies mojados", que permitía a los cubanos conseguir automáticamente residencia permanente en Estados Unidos. Desde La Habana el gobierno de Raúl Castro aplaudió la medida, que venía siendo negociada desde hace tiempo con Washington, resistida por el exilio cubano en Miami.

"Los cubanos que traten de ingresar al país ilegalmente y que no califiquen para alivio humanitario estarán sujetos a remoción, de acuerdo con las leyes y prioridades de Estados Unidos", expresó Obama en una nota divulgada por la Casa Blanca. Esa política, apuntó el presidente, "fue diseñada para una era diferente".

El gobierno cubano dijo que se trata de "un importante paso de avance en las relaciones bilaterales", pero apuntó que será necesario también que Estados Unidos derogue la Ley de Ajuste Cubano de 1966.

Por esta ley, los cubanos que ingresen a Estados Unidos legalmente y con cualquier visa podrán beneficiarse de un proceso acelerado para obtener la residencia, pero los que no tengan visa serán devueltos a su país. Aquellos cubanos que ya tengan un proceso de regularización en marcha podrán continuar los trámites, pero el sistema ya no aceptará más solicitudes de residencia al abrigo de esta política.

Estados Unidos también dejó sin efecto un programa especial que permitía a médicos cubanos solicitar asilo a las autoridades es-tadounidenses en cualquier país del mundo.

"Pies secos y pies mojados" era el resultado de una modificación introducida en 1995 a la Ley de Ajuste Cubano, según la cual los cubanos llegados a Estados Unidos pasaban a ser candidatos para la residencia permanente apenas un año después de su arribo, en una criticada excepción a la legislación general sobre visados.

Consideran muy difícil que Trump revierta la medida. Foto: AFP
Consideran muy difícil que Trump revierta la medida. Foto: AFP

¿Qué hará Trump?.

El experto Geoff Thale, de la entidad Washington Office on Latin America (WOLA), dijo a la AFP que "va a ser muy difícil para el presidente Trump revertir esa decisión, porque tiene mucho más en común con su política antiimigrante".

El futuro presidente republicano sugirió que podrá revertir el nuevo rumbo de la política estadounidense hacia Cuba, en caso de que la isla no implemente reformas políticas o en materia de derechos humanos.

El restablecimiento completo de las relaciones bilaterales deberá incluir el desmonte del enmarañado legal del embargo estadounidense a Cuba, tarea que, por tratar de medidas codificadas en ley, corresponde al Congreso.

Con las dos Cámaras del Congreso estadounidense controladas por el partido Republicano, ese escenario no parece probable en el mediano plazo.

De otro lado del espectro político, el senador republicano por Florida Marco Rubio, de origen cubano, calificó de "absurda" la decisión de Obama. "De hecho, la fallida política de Obama hacia Cuba, combinada con un aumento de la represión del régimen de (Raúl) Castro, condujo al incremento de la migración cubana desde 2014", dijo en un comunicado.

Crisis migratorias.

Desde que comenzó el deshielo bilateral, en diciembre de 2014 —Cuba y Estados Unidos reanudaron sus nexos diplomáticos en 2015—, pequeñas pero continuas oleadas de cubanos partieron rumbo a Estados Unidos por mar y terceros países. Según un reporte de Pew Hispanic Center, de julio de 2016, en los primeros 10 meses del año fiscal 2016, 46.635 cubanos ingresaron en Estados Unidos, superando el total de 43.159 de todo el año fiscal 2015. Esa cifra supera los 36.700 que emigraron en precarias embarcaciones, las balsas, en 1994 en la llamada "crisis de los balseros", el segundo gran éxodo cubano hacia Estados Unidos, tras el del Mariel, en 1980, que involucró a 125.000 personas.

Así, más de dos millones de ciudadanos de Cuba —actualmente con 11,2 millones de habitantes—, migraron en el último medio siglo. Casi el 80% de ellos lo hicieron a Estados Unidos, y sobre todo a Florida, 150 km al norte de la isla.

En los tres primeros años después de la Revolución cubana de 1959, casi 300.000 cubanos abandonan de la isla, en la mayoría de casos personas vinculadas con la extinta dictadura de Fulgencio Batista.

A la emigración "política" de la década de 1960 le sigue una emigración más "económica", de cubanos que huyen de un sistema que les confina a la supervivencia.

En 1980 estalla una primera crisis migratoria, cuando 10.000 personas encuentran refugio en los jardines de la Embajada de Perú en su búsqueda del exilio. Fidel Castro abre el puerto de Mariel, 50 km al oeste de La Habana, a los barcos llegados de Florida. Unas 125.000 personas logran llegar así a Estados Unidos. Fidel aprovecha la ocasión para vaciar cárceles y hospitales psiquiátricos. Desde entonces, Cuba se niega a acoger a los miles de nacionales con antecedentes criminales que Estados Unidos quiere extraditar.

En 1994 se produce otro éxodo, cuando los "balseros" se lanzan al mar a bordo de cualquier embarcación precaria que pueden encontrar o fabricar. Unos 37.000 de ellos lo-gran llegar a Estados Unidos, pero las difíciles condiciones de viaje también dejan miles de muertos y desaparecidos. (En base a AFP).

Montaner: "Obama nos mintió repetidas veces"

El periodista y escritor cubano Carlos Alberto Montaner dijo no sentirse sorprendido por la derogación de la medida "pies secos/pies mojados", dado que la "política cubana" del presidente Barack Obama "está llena de mentiras". Montaner criticó con dureza a Obama por los "engaños" y bandazos que ha ido dando respecto de Cuba: "Obama ya me había engañado cuando dijo, una y otra vez, que no modificaría la política cubana de Washington mientras los Castro no se abrieran a la democracia", expuso. Y sin embargo, añadió Montaner, el mandatario estadounidense "anunció lo contrario en diciembre de 2014", para después "mentir repetidas veces cuando afirmó que no modificaría la política migratoria de los cubanos" y ahora "hacerle a Raúl Castro la última concesión". El diario en español El Nuevo Herald consideró en su página editorial que la derogación de la política migratoria "pies secos/pies mojados" es una "concesión" de Obama al mandatario cubano, Raúl Castro. La junta editorial del diario de referencia en español del sur de Florida afirmó que eliminar esa política (pies secos/pies mojados) es una concesión a Castro y una decisión "sorprendente de última hora" que impacta en el sur de Florida. (EFE)

Qué es pies secos, pies mojados

1¿En qué consiste el cambio?

Estados Unidos eliminó el mecanismo conocido como "pies secos y pies mojados", por el cual los migrantes cubanos interceptados en el mar eran devueltos a su país, pero los que llegaban a tierra firme, aun sin visa, podían obtener la residencia permanente. "Pies secos y pies mojados" era el resultado de una modificación introducida en 1995 a la Ley de Ajuste Cubano, originalmente adoptada por Estados Unidos en 1966, en medio de la Guerra Fría.

2¿Qué se mantiene del sistema?

La Ley del Ajuste Cubano se mantiene. El fiscal general de Estados Unidos tiene el poder de conceder la residencia permanente (green card) a un cubano que haya estado en el territorio estadounidense al menos un año. Aquellos cubanos que ingresen con una visa aún podrán acogerse a sus beneficios. Pero los que ingresen sin visado, serán devueltos. Estados Unidos mantiene el compromiso de admitir legalmente 20.000 cubanos al año.

3¿Por qué el cambio ahora?

Desde el restablecimiento de relaciones diplomáticas en 2015, se verificó un aumento significativo en los intentos de los cubanos de entrar en Estados Unidos sin autorización. Por eso, Estados Unidos considera que "es hora de ajustar las políticas especiales de admisión". El cambio se realiza a una semana de que asuma Trump, quien ya adelantó una política más dura con Cuba e incluso revertir algunas de las medidas de Obama.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados