ELECCIONES ES ISRAEL 

Gantz se perfila para gobernar en Israel

El adversario de Netanyahu recibió el apoyo de los partidos árabes para ser el futuro primer ministro.

Benny Gantz. Foto: Reuters
Su partido Azul-Banco obtuvo 33 bancas, dos más que el Likud de Benjamín Netanyahu, en la elecciones del martes. Foto: Reuters

Benny Gantz, cuyo partido Azul-Banco obtuvo dos bancas más que el Likud de Benjamín Neetanyahu en las elecciones legislativas del martes 17, recibió ayer domingo el histórico apoyo de los partidos árabes, que lo deja como el candidato mejor posicionado para formar gobierno como primer ministro de Israel.

Las cinco listas más votadas en las legislativas del martes se reunieron ayer con el presidente Reuvén Rivlin en su residencia oficial en Jerusalén para dar sus recomendaciones para primer ministro.

Las consultas, que por segunda vez se trasmitieron en directo a todo el país, comenzaron con una reunión con parlamentarios del partido Azul-Blanco, liderado por Gantz, que obtuvo 33 escaños de los 120, dos más que el Likud de Netanyahu. Moshe Yaalón, que encabezó la delegación del partido en la reunión con Rivlin, recomendó, como era de esperar, a Gantz como primer ministro y reiteró la voluntad de su partido de formar un gobierno de unidad “nacional y liberal”, con “todos los partidos sionistas, incluyendo al Likud”, aunque “sin extremistas”.

Luego fue el turno del Likud, cuya delegación fue encabezada por el ministro de Turismo, Yariv Levín, quien recomendó al actual primer ministro para ser quien intente formar un nuevo Ejecutivo. Durante su encuentro con Rivlin, Levín reiteró que su partido y el resto de los partidos de derecha y ultraortodoxos mantendrán una posición conjunta y negociarán como bloque y, al igual que Netanyahu el día posterior a los comicios, llamó a Gantz a sumarse y formar un gobierno “estable”, que sea “amplio y de unidad nacional”.

Apoyo árabe. 

La Lista Unida, que representa a la minoría árabe de Israel y obtuvo 13 escaños, fue tercera e hizo historia al otorgar su recomendación a Gantz.

“Nos convirtieron en un grupo ilegítimo para la política israelí, y como nos quieren desplazar, tomaremos el lugar que nos corresponde”, declaró Ayman Odeh, el líder de la lista, para quien “lo más importante es desplazar a Netanyahu del poder”.

Es la primera vez desde 1992 que los representantes de los partidos árabes israelíes apoyan a un candidato a la jefatura del gobierno.

En aquel entonces, apoyaron a Yitzhak Rabin, asesinado tres años después por un extremista judío que se oponía a los acuerdos de paz israelo-palestinos de Oslo.

Parlamento, elecciones Israel. Foto: AFP
Parlamento, elecciones Israel. Foto: AFP

"Hoy, escribimos la historia: haremos cuanto sea necesario para hacer caer a Netanyahu”, señaló por su parte Ahmad Tibi, un responsable de la Lista Árabe Unida.

Ante esta decisión, el actual primer ministro respondió con un vídeo en el que apunta que hay dos posibilidades de formación del gobierno, siendo una un gabinete de unidad nacional, presumiblemente encabezado por él, y la otra un gobierno de minoría, encabezado por Gantz y con el apoyo de los partidos árabes, que Netanyahu considera que “rechazan a Israel como Estado judío y democrático y glorifican a terroristas que asesinan a soldados y ciudadanos”.

Luego fue el turno de Shas, el partido ultraortodoxo liderado por Arie Deri, que apoya Netanyahu como primer ministro.

Por último, el partido Israel Nuestro Hogar, liderado por Avigdor Lieberman y que obtuvo 8 asientos, estuvo representando por el parlamentario Oded Forer, quien informó que su lista no recomendaría a ningún candidato y reiteró su llamado a un gobierno de unidad que incluya a Azul- Blanco y a Likud.

Esta decisión se debe, según Lieberman, a la imposibilidad de recomendar a Netanyahu, aliado de los partidos ultraortodoxos a los que su formación se opone, o a Gantz, que más temprano obtuvo la recomendación de la Lista Unida árabe, a la que el líder de Israel Nuestro Hogar consideró un “enemigo”.

Con la recomendación de la Lista Unida, Gantz llega a la cifra de 46 parlamentarios que lo apoyan para intentar formar gobierno, mientras que, a esta altura, Likud de Netanyahu cuenta con 40.

Hoy lunes será el turno de los otro cuatro partidos con escaños en la Knéset (Parlamento israelí) los que darán sus respectivas recomendaciones a Rivlin. Mientras que el ultraortodoxo Judaísmo Unido por la Torá (8 escaños) y el ultraderechista Yamina (7) prometieron recomendar a Netanyahu, los otros dos, Laborismo-Guesher (6 escaños) y Unión Democrática (5), aseguraron que recomendarán a Gantz.

De atenerse a sus promesas, Gantz obtendría un total de 57 recomendaciones, y Netanyahu 55, por lo que, siguiendo la lógica histórica de recomendar a quien más nominaciones obtenga, Rivlin encomendaría al líder de Azul-Blanco la formación del gobierno. De todos modos, ningunos de los dos es capaz de llegar a los 61 parlamentarios, umbral de la mayoría absoluta en la Knéset.

A partir de ese momento, Gantz tendría 28 días para hacerlo, con la posibilidad de que el presidente le otorgue una extensión de 14 días si no lo logra. De fallar, sería el turno de Netanyahu, que contaría con la misma cantidad de tiempo.

Durante sus consultas con los partidos, Rivlin dejó hoy en claro que su intención es la formación de un gobierno de unidad “estable” entre Azul y Blanco y Likud, escenario que sigue siendo el más probable, aunque resta por definirse quién lo encabezaría y si contaría o no con la participación de Netanyahu, quien tiene programada una vista con el fiscal general del Estado el próximo 3 de octubre, cuando podría formalizarse una acusación en su contra por cargos de “corrupción”, “malversaciones” y “abuso de confianza”.

Netanyahu busca obtener una inmunidad del Parlamento si es que fuera encausado, pero esta inmunidad sería más difícil de conseguir si no dirige al próximo gobierno.

Presidente israelí pide un gobierno “estable”

El presidente israelí, Reuven Rivlin, pidió ayer domingo que se forme un gobierno “estable” que incluya al Likud del primer ministro, Benjamin Netanyahu, y al partido Azul-Blanco, de Benny Gantz, que quedaron a la cabeza en las elecciones legislativas, con 31 y 33 diputados, respectivamente.

“Estoy convencido de que hay que formar un gobierno estable con los dos grandes partidos”, declaró Rivlin, quien ayer empezó su ronda de consultas con las formaciones políticas para elegir a quién encargará la tarea de formar un gobierno de coalición. “Es la voluntad del pueblo (...), nadie quiere unas terceras elecciones”, añadió el presidente israelí.

Tras las legislativas de abril, se produjo un empate entre Netanyahu y Gantz, ambos con 35 diputados, lejos de la mayoría absoluta del Parlamento israelí, formado por un total de 120 escaños. Rivlin propuso entonces a Netanyahu, en el poder desde hace una década, que formara un gobierno, pero fue incapaz de lograr una coalición mayoritaria. Así se llegó a las elecciones del pasado martes 17 de septiembre. Esta decisión no aportó los resultados esperados por el primer ministro que quedó por detrás de Gantz.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)