LA TRANSICIÓN

Un gabinete a la medida de Trump: fiel y conservador

El vicepresidente electo Mike Pence estará al frente de la transición.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En la noche del jueves se cumplió la segunda jornada de protestas contra Trump. Foto: Reuters

Donald Trump dio las primeras pistas del perfil de su futuro gabinete: gente de su círculo más intimo, todos del ala más conservadora del Partido Republicano, y veteranos conocedores de los tejes y manejes de la política en Washington y de las esferas de poder en Wall Street.

Por ahora solo ha oficializado un nombre: el del vicepresidente electo Mike Pence como el líder del equipo que llevará a cabo la transición. Pence, gobernador de Indiana, reemplazará en este rol a su homólogo de Nueva Jersey, Chris Christie, que cayó en desgracia por la condena de dos de sus colaboradores en un escándalo político en su estado.

Junto a Pence, el presidente electo puso en el equipo de la transición a otros cuatro de sus más estrechos colaboradores, todos candidatos a integrar el gabinete: al exprecandidato Ben Carson, al expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, al general retirado Michael Flynn, y al exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, según un comunicado de la oficina de Trump.

El propio presidente electo se encargó ayer de anunciar que estaba preparando "decisiones muy importantes" sobre la conformación de su gobierno. "Un día ocupado en Nueva York. Pronto tomaré decisiones muy importantes sobre las personas que dirigirán nuestro gobierno", fue el mensaje en su cuenta de Twitter.

Es así que la Torre Trump, en el centro de Manhattan, fue escenario ayer viernes de un constante trasiego de asesores y miembros del equipo de campaña.

Pero la transición también será una cuestión de familia. En el equipo que está armando el nuevo gabinete figuran tres de los cinco hijos de Trump: Ivanka (35 años), Donald Jr. (38) y Eric (32), convertido en pieza central de los negocios y manejos políticos del presidente electo. Quedaron en casa los dos más jovencitos: Tiffany (23) y el niño Barron (10).

Trump deberá nombrar unos 4.000 cargos antes de asumir el 20 de enero, pero los más urgentes son una docena de ministros.

Danza de nombre.

El expresidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, podría optar a varios cargos, entre ellos secretario de Estado, al igual que Giuliani, que podría tener un papel en Justicia, o el senador de Alabama Jeff Sessions, quien podría mover los hilos del presupuesto desde la Casa Blanca. A Sessions también se lo menciona como secretario de Defensa.

Para jefe de la diplomacia estadounidense, también se maneja el regreso de John Bolton, ex embajador estadounidense ante la ONU, o el senador Bob Corker.

Otro de los que tendrá un importante papel será Jared Kushner, magnate inmobiliario, marido de Ivanka Trump y considerado el verdadero director de la campaña del republicano.

Stephen Bannon, director del portal de noticias de la derecha alternativa Briebart, jefe de campaña de Trump y miembro del equipo de transición, suena como jefe de Gabinete de la Casa Blanca, algo para lo que también podría optar el presidente del Comité Nacional Republicano, Rience Priebus.

La ultraconservadora figura del "Tea Party", la exgobernadora de Alaska y excandidata a vice en 2008 Sarah Palin, podría ser nombrada secretaria de Interior, mientras que Ben Carson suena como posible secretario de Educación o de Sanidad.

Como secretario de Seguridad Nacional las apuestas se inclinan por el alguacil del condado de Milwakee, David Clarke, un antiabortista, que ha criticado las manifestaciones contra la brutalidad policial y exige mano dura contra el crimen y los indocumentados. El general retirado Michael Flynn podría ir de asesor de seguridad nacional junto a Clarke.

Para el puesto de secretario de Defensa, Trump podría contar con el congresista Duncan Hunter, miembro del Comité de las Fuerzas Armadas, veterano de la Armada y uno de los legisladores con un historial de votos más conservador del Congreso.

El Departamento del Tesoro podría caer en manos de algún banquero o ejecutivo de Wall Street. Y uno de los candidatos es el CEO de JP Morgan, Jamie Dimon, criticado por sus excesos durante la crisis financiera.

Otra vez los medios.

Mientras en su torre de Nueva York Trump arma su gabinete, en las calles de varias ciudades miles de jóvenes salieron al grito de "No es mi presidente". El jueves de noche se cumplió la segunda de estas jornadas, en ciudades como Los Ángeles, Baltimore, Chicago, Denver, Dallas y Portland, entre otras.

En general las protestas fueron pacíficas, pero en Portland se registraron hechos aislados de violencia y la policía detuvo a 26 personas.

Fiel al estilo que había mostrado en la campaña electoral, Trump recurrió a la red Twitter para condenar las protestas y culpar a la prensa por ellas. "Acabo de tener una elección presidencial abierta y exitosa. Ahora manifestantes profesionales, incitados por la prensa, están protestando. ¡Es muy injusto!", escribió.

Racistas del KKK festejan y convocan a un desfile

La organización racista Ku Klux Klan de Carolina del Norte convocó para el 3 de diciembre un desfile para celebrar la victoria del republicano Donald Trump. “Desfile Klan por la victoria el 3 de diciembre de 2016 en Carolina del Norte”, dice la página web del KKK. “La raza de Trump unió a mi gente”, añade la convocatoria, acompañada de una ilustración de Trump con la leyenda “presidente de Estados Unidos”.

RENOVACIÓN

Musulmán negro a la presidencia demócrata

El Comité Nacional Demócrata elegirá el próximo 17 de noviembre a un nuevo presidente, con un importante impulso a la candidatura del ala progresista que representa el congresista musulmán y negro Keith Ellison.

El senador Bernie Sanders ofreció ayer su apoyo a Ellison, un legislador de Minesota, miembro del Partido Laborista del estado, afiliado a los demócratas, y el primer miembro del Congreso de religión musulmana.

En una maniobra que pone a Ellison como favorito, el senador demócrata Charles Schumer, alineado normalmente con el ala más neoliberal, ofreció su apoyo a Ellison, cuya victoria podría revitalizar el lado más progresista de los demócratas, después de la derrota electoral frente al republicano Donald Trump.

La presidencia del Comité Nacional Demócrata (DNC) está ocupada de manera interina por la analista Donna Brazile desde la salida de la congresista Debbie Wasserman-Schultz, criticada por influir en el proceso de las primarias en las que se impuso Hillary Clinton.

Sanders, que perdió las primarias del partido frente a Clinton, ha vuelto a la primera línea para promover un liderazgo más progresista en el Partido Demócrata.

Ahora queda por ver por quién inclina la cúpula demócrata, incluidos Pelosi, el vicepresidente, Joe Biden, y el presidente saliente, Barack Obama. (EFE)

Sistema de salud: el Obamacare se salvará

Donald Trump declaró ayer viernes al Wall Street Journal que la reforma del sistema de salud, conocida como Obamacare, podría ser “modificada” en lugar de derogada, lo que marca un cambio de postura tras haber prometido durante la campaña que la revocaría.

Trump explicó que el giro sobrevino luego de su encuentro con el presidente saliente, Barack Obama, quien le pidió que considerara mantener algunas partes de la reforma. “Le dije que estudiaría sus sugerencias y, por respeto, lo haré”, declaró Trump en su torre de Nueva York, donde se realizó la entrevista.

Trump piensa mantener dos aspectos de la Ley de Asistencia Asequible, conocida como Obamacare: 1) la prohibición de las aseguradoras de rechazar a un paciente a causa de su condición económica, y 2) la posibilidad de que los padres extiendan temporalmente el beneficio de cobertura de salud para sus hijos.

“Me gustan mucho” estas dos disposiciones, le dijo al diario de negocios.

Durante su campaña, Trump había despotricado contra esa reforma aprobada en 2010, asegurando que se trataba de una “cosa horrible” y había prometido anularla si era presidente. (AFP)

LOS NOMBRES DEL PRESIDENTE

Mike Pence - Vicepresidente electo

Actual gobernador de Indiana. Será el líder del equipo de la transición. Reemplaza en este rol al gobernador de Nueva Jersey, Chiris Christie, que cayó en desgracia por un escándalo político en su estado.

Newt Gingrich - Expresidente Cámara de Representantes

Es candidato a varios cargos de primer nivel, entre ellos el de secretario de Estado. Es un peso pesado del Partido Republicano y un fiel representante de su ala más conservadora. Está con Trump desde la primera hora.

Michael Flynn - General retirado

Su nombre se maneja para la secretaría de Seguridad Nacional, donde también podría ir como asesor. El alguacil del condado de Milwakee, David Clarke, también aspira a la secretaría de Seguridad.

Rudy Giuliani - exalcalde de Nueva York

Polémico y mediático, es una de las figuras más visibles del equipo de Trump al que se lo ubica en varios cargos: Secretaría de Justicia, el puesto clave de fiscal general, y hasta el de secretario de Estado.

Ben Carson - Ex precandidato republicano

Médico. Suena fuerte para las secretaría de Salud o Educación. En el primer caso deberá reformar el Obamacare, el sistema de asistencia sanitaria que Trump prometió eliminar, y ahora dice que mantendrá.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados