LA ERA TRUMP: TRANSICIÓN EN EE.UU.

Un gabinete a medida: conservador y sin latinos

Ayer confirmó al último: secretario de Agricultura a un exgobernador que pidió rezar para que lloviera.

Si no puede ver la infografía haga click aquí.

Algunos multimillonarios y militares retirados de alto rango, un puñado de mujeres y todos ellos conservadores: Donald Trump eligió un gabinete poco ortodoxo para dirigir Estados Unidos a partir de hoy viernes 20.

Muchas de sus nominaciones sugieren que se prepara para alterar el orden político que dominó en Washington durante los últimos ocho años. De hecho, varios de los nuevos miembros del gabinete se han pronunciado contra la protección de los trabajadores y las regulaciones empresariales y medioambientales dispuestas por el presidente saliente Barack Obama.

Ayer jueves, un día antes de jurar como el 45° presidente de Estados Unidos, Trump completó su gabinete con la designación del exgobernador de Georgia Sonny Perdue como su futuro secretario de Agricultura. Perdue, de 70 años, nació y creció en una granja de su Georgia natal, jugó como quarterback en la universidad, se doctoró en Medicina Veterinaria y empezó su carrera política como demócrata, hasta que en 1998 se convirtió en republicano. Hizo historia al convertirse en 2003 en el primer gobernador republicano de Georgia tras 135 años de hegemonía demócrata, y en 2007 se dio a conocer por convocar una plegaria para que lloviese durante un período de severa sequía.

Con la elección de Perdue, terminan las especulaciones sobre la posibilidad de que Trump incorporase un latino a su gabinete como secretario de Agricultura, ya que también había valorado al empresario y exvicegobernador de California, Abel Maldonado.

La administración Trump será de este modo la primera sin un hispano desde 1988, cuando el entonces presidente Ronald Reagan nombró a Lauro Cavazos como su secretario de Educación. Cavazos también fue el primer hispano en formar parte de un gabinete en Estados Unidos.

El gabinete de 16 personas de Trump queda con 14 hombres (13 blancos y uno negro) y dos mujeres, una de ellas de origen asiático.

Una de las designaciones que más se esperó y que más polémica generó fue la de Secretario de Estado. El elegido fue Rex Tillerson, de 64 años, presidente ejecutivo de ExxonMobil, sin experiencia en cargos públicos, aunque mantiene estrechas relaciones con varios jefes de Estado, entre ellos el ruso Vladimir Putin, en la negociación de contratos petroleros.

Los millonarios.

Trump ha ofrecido puestos a varios millonarios y multimillonarios, señal de su conformidad con que Wall Street ejerza una renovada influencia en la economía estadounidense. Entre ellos se encuentra Wilbur Ross (79), un inversor que hizo fortuna comprando empresas en bancarrota y transformándolas para lograr grandes beneficios, y quien será secretario de Comercio.

La futura secretaria de Educación, Betsy DeVos (58), es una gran donante que promueve alternativas a las escuelas públicas financiadas por los contribuyentes; y a Linda McMahon (68), quien dirigió entre 1994 y 2010 la empresa World Wrestling Entertainment (WWE), dedicada a la organización de encuentros de lucha libre profesional, la nombró al frente de la Agencia federal para el desarrollo de la pequeña empresa.

Otro millonario del equipo de Trump es Todd Ricketts, el copropietario del club de béisbol Cachorros de Chicago, futuro vicesecretario de Comercio.

Steven Mnuchin (53), exsocio de Goldman Sachs que financió grandes éxitos de taquilla de Hollywood, será el próximo secretario del Tesoro; y el rico ejecutivo de la cadena de restaurantes de comida rápida CKE Andrew Puzder (66) fue designado para ser el secretario de Trabajo.

"Un periódico me criticó: ¿Por qué no puede haber gente de recursos más moderados?", les dijo Trump a sus simpatizantes en diciembre. "¡Porque quiero a personas que hicieron una fortuna!", explicó.

Los generales.

Los militares a los que designó cuentan con una amplia experiencia, lo que podría ayudar a un neófito de la política como Trump a moverse con soltura en la escena internacional.

El Departamento de Seguridad Interior lo dirigirá el general retirado John Kelly (66), un cargo que incluye el manejo de áreas críticas como la inmigración y el control de fronteras, cuestiones clave para Trump.

El general retirado James Mattis (66) estará al frente de la Secretaría de Defensa. Su nombramiento oficial requerirá que se apruebe una excepción a una norma que obliga a que los funcionarios hayan pasado siete años fuera de las fuerzas armadas antes de asumir cargos ministeriales. Mattis se jubiló en 2013.

El asesor de Seguridad Nacional será el general retirado Michael Flynn (57), un exjefe militar de inteligencia que ve al islamismo radical como la mayor amenaza para la estabilidad global.

Aunque no es militar, un funcionario clave en el área de seguridad será Mike Pompeo (52), futuro director de la CIA. Fuente crítico del acuerdo nuclear iraní, Pompeo fue miembro de la conservadora facción del Tea Party. AFP, EFE

El establishment del Partido Republicano.

A pesar de que millones de sus simpatizantes se sienten atraídos por el hecho de que Donald Trump es un outsider de la política que cambiará las cosas en Washington, su círculo cercano está lleno de nombres habituales del establishment republicano.

Por ejemplo, su jefe de Gabinete será Reince Priebus (44), presidente del Comité Nacional del Partido Republicano y un experimentado político que le será muy útil en el relacionamiento de Trump con el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan.

El fiscal general Jeff Sessions (69) lleva 20 en el Senado como delegado por Alabama. De los primeros en apoyar a Trump y ha sido muy criticado por sus comentarios racistas. Tendrá a su cargo el Departamento de Justicia.

Elaine Chao (63), que estará en la secretaría de Transporte, ya trabajó en el gabinete de George W. Bush. Nacida en Taiwán, es la primera mujer asiático-estadounidense del gabinete de Trump y es la esposa del líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

Trump también eligió a varios conservadores de línea dura, como el controvertido Steve Bannon (63), director ejecutivo del portal de noticias conservador Breitbart, para ser jefe de Estrategia de la Casa Blanca. Breitbart es la fuente de información preferida del movimiento "alt right" (derecha alternativa), que promueve una mezcla de populismo, racismo y supremacía blanca.

También estará Ben Carson (65), neurocijurano retirado y exaspirante a la nominación republicana conocido por sus posturas de extrema derecha, en la Secretaría de Vivienda. Es el único de raza negra en el gabinete. Nacido en un barrio pobre de Detroit, extremadamente religioso y sin experiencia en un cargo público, Carson tendrá la tarea de recuperar las zonas marginales de las principales ciudades del país.

En Salud el elegido fue Tom Prince (62), legislador de Georgia y cirujano ortopédico crítico del Obamacare.

Mantiene a funcionarios de Obama.

Unos 50 altos funcionarios que han estado trabajando para el presidente saliente Barack Obama, seguirán por el momento dentro del gobierno de Donald Trump. Entre ese medio centenar de personas figuran el número dos del Pentágono, Robert Work, y el subsecretario de Asuntos Políticos del Departamento de Estado, Thomas Shannon.

China y Ee.UU. tienen que ser "amigos".

El gobierno chino consideró que China y Estados Unidos "deben ser amigos". "Debemos ser amigos y socios y no competidores y enemigos. Deberíamos mantener nuestro compromiso para aumentar la cooperación y los beneficios", dijo ayer la portavoz del Ministerio de Exteriores Hua Chunying, al ser preguntada por la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Casa Blanca. Foto: Reuters.
Casa Blanca. Foto: Reuters.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados