Desde Alemania

El G7 amenaza a Rusia con sanciones y pide trabajar duro sobre el clima

Los dirigentes del G7 amenazaron este lunes con endurecer las sanciones a Rusia por su papel en el conflicto ucraniano, y formularon objetivos ambiciosos en la lucha contra el cambio climático, al concluir una cumbre de dos días en Alemania.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Putin debe decidir", dijo el presidente Barack Obama. Foto: AFP

La canciller alemana Angela Merkel, anfitriona de la reunión en el castillo de Elmau, en los Alpes bávaros (sur), destacó también la urgencia de cerrar con un acuerdo las negociaciones entre Grecia, al borde de la asfixia financiera, y sus acreedores de la UE y el FMI.

Los jefes de Estado y de gobierno del foro (Estados Unidos, Alemania, Japón, Francia, Reino Unido, Italia y Canadá) vincularon el mantenimiento de las sanciones a Rusia a "la aplicación integral de los acuerdos de Minsk", que prevén un alto el fuego en Ucrania, y "al respeto de la soberanía" de Kiev.

Dichas sanciones, indicaron en el comunicado final, "podrán levantarse cuando Rusia cumpla con estos compromisos".

"No obstante, estamos dispuestos a tomar otras medidas restrictivas para aumentar el coste para Rusia, si sus acciones lo hacen necesario", advirtieron.

Los dirigentes del G7 formularon su amenaza contra el presidente ruso Vladimir Putin, excluido de este foro desde la anexión de Crimea el año pasado, en pleno recrudecimiento del conflicto en el este de Ucrania.

Las autoridades de Kiev afirmaron este mismo lunes que se enfrentan a una fuerza de más de 42.000 hombres, apoyada por medio millar de tanques en el este del país, escenario desde abril de 2014 de un conflicto entre el poder central y una rebelión separatista prorrusa.

"El conflicto en el este de Ucrania sólo puede tener una solución política, cimentada en los acuerdos de Minsk", insistió Merkel.

Putin "debe decidir", dijo el presidente estadounidense, Barack Obama.
"¿Debe seguir llevando su economía al naufragio y aislar a Rusia (...) para recuperar la gloria del imperio soviético o reconoce que la grandeza de Rusia no descansa en la violación" del territorio de otros países?, se preguntó Obama.

Aparte de Ucrania, la segunda y última jornada, este lunes, estuvo centrada en las negociaciones sobre el clima y la lucha antiterrorista.

El encuentro contó con la presencia de seis dirigentes de África y Oriente Medio, entre ellos el presidente nigeriano Muhammadu Buhari, el tunecino Beji Caid Essebsi y el primer ministro iraquí Haider al Abadi.

Los dirigentes del G7, unidos en la lucha antiterrorista, manifestaron su "solidaridad" con estos tres países golpeados por el yihadismo.

Igualmente expresaron su apoyo a la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra los yihadistas del grupo Estado Islámico en Irak y Siria, e insistieron en su "determinación de vencer a este grupo terrorista y luchar contra la propagación de su ideología del odio".

Obama incidió en particular en que hay que parar el flujo de yihadistas de todo el mundo que acuden a Siria.

Preocupados por el caos en Libia, donde el EI amplía su influencia, los siete dirigentes pidieron a las autoridades rivales de este país tomar "decisiones políticas audaces" para superar sus divisiones, que han contribuido a hundir el país en una guerra civil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)