Pisando fuerte

Un funcionario K atrincherado

Nueva crisis con el sector de la expresidenta por el ente que regula la ley de medios.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sabbatella saluda a los kirchneristas desde la ventana de su oficina. Foto: AFP.

El Gobierno de Mauricio Macri anunció ayer la fusión de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) con su prima hermana la Autoridad Federal de Tecnología de la Información y las Comunicaciones (Aftic) en un nuevo ente único. El primer organismo mencionado es el que tiene en sus manos la gestión de la polémica "ley de medios".

El anuncio lo hizo ayer por la mañana el ministro de Telecomunicaciones, el radical Oscar Aguad,en una conferencia de prensa desde la Casa Rosada. Dijo que se intervendrán los dos organismos por 180 días y que los directorios de ambas autoridades, presididos actualmente por los ultrakirchneristas Martín Sabbatella y Norberto Berner, serán removidos.

En el nuevo ente convergirán los mecanismos de control de los sectores audiovisual y de telecomunicaciones, que en conjunto facturan en el país 120.000 millones de pesos al año. La decisión de subsumir estos organismos en un nuevo ente, que se tomó mediante un decreto de necesidad y urgencia (DNU) firmado el martes pero no publicado hasta ayer en el Boletín Oficial, implica derogar los artículos de las leyes de medios y de telecomunicaciones (llamada Argentina Digital) que crearon aquellas autoridades de aplicación. Sin embargo, Aguad dijo que "la ley de Medios por ahora no se toca". El ministro anticipó también que Sabbatella está en "rebeldía" por no haber renunciado cuando asumió el presidente Mauricio Macri. "Esta rebelión justifica (el decreto) porque sino estamos frente a un caos", señaló el funcionario nacional. Lo tildó de "militante político" al ex intendente de Morón y lo acusó de "poblar las oficinas del Afsca en todo el país con sus militantes".

Aguad anunció los nuevos interventores hasta tanto se de la fusión, cuyo nuevo ente dirigiría Miguel De Godoy, ex secretario de medios porteño. La Afsca está a cargo ahora de Agustín Garzón, quien se desempeñaba como titular de la Corporación Sur y legislador porteño, mientras la Aftic quedó en manos de Mario Frigerio.

La intervención está prevista por 180 días, aunque Aguad aseguró que van a "avanzar prontamente". La intención de Macri podría demorarse si Sabbatella exige un amparo en la Justicia, como ya anticipó.

"Queremos poner en funcionamiento al Afsca, que hoy está paralizado y judializado", planteó Aguad. Y aseguró: "Hay que respetar a todos los medios, los grandes y los chicos, a quienes tenemos que ayudar. Queremos propalar las voces que tienen menos posibilidades de de ser escuchados".

"Resistir".

Minutos antes de que el Gobierno confirmara la decisión de intervenir ambos organismos, Martín Sabbatella , ya había anticipado cuál sería su postura: "resistir". Después del mediodía, confirmó sus intenciones. "Hicimos dos presentaciones: un habeas corpus preventivo para garantizar la libertad ambulatoria del conjunto de los trabajadores y funcionarios, para que puedan trabajar libremente hasta que el poder judicial resuelva la situación. Y un amparo, una medida cautelar para frenar este decreto ilegal", dijo Sabbatella a la prensa luego de presentar las medidas ante la Justicia.

"Esta intervención violenta de la ley, es inconstitucional. Nosotros vamos a seguir trabajando y vamos a cumplir nuestro mandato. Esto es un atropello. El gobierno fue elegido democráticamente, pero tiene actitudes de un gobierno de facto. Hay una actitud intimidatoria que nos preocupa, una presencia policial intimidatoria. Hay una sensación de estado policial", agregó.

Norberto Berner, titular de la Autoridad Federal de Tecnología de la Información y las Comunicaciones (Aftic), también realizó las presentaciones junto a Sabbatella y se manifestó en el mismo sentido.

Sabbatella rechazó el decreto firmado por Macri para intervenir la Afsca e indicó que la ley de medios "prevé un mecanismo de remoción" al que el Gobierno puede recurrir para apartarlo de su cargo.

Bajo la lupa 75.000 contratos.

El Gobierno dio el primer paso en la revisión de los nombramientos masivos de empleados públicos que concretó el kirchnerismo en los últimos años: evaluará 64.000 contratos temporarios más unos 11.000 concursos públicos (2.500 que ya son efectivos). Un total de 75.000 designaciones. El primer paso para determinar la "legalidad" del empleo público se ejecutará sobre los 24.000 empleados que tenían contrato hasta el 31 de diciembre. El Gobierno extendió por tres meses más su relación laboral para evaluarlos. Este primer grupo está compuesto por los contratos celebrados en los últimos tres años, a otros 40.000 empleados transitorios se les extendió el contrato por un año más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados