FOTOGALERÍA

Una fuerte réplica del terremoto de ayer volvió a sacudir a Nueva Zelanda

Un seísmo de 5,8 grados de magnitud en la escala abierta de Richter sacudió hoy Nueva Zelanda, réplica del terremoto de 7,8 grados que ayer causó dos muertos y originó una alerta de tsunami.

"Devastación absoluta" en algunas zonas de Nueva Zelanda. Foto: Reuters
"Devastación absoluta" en algunas zonas de Nueva Zelanda. Foto: Reuters
"Devastación absoluta" en algunas zonas de Nueva Zelanda. Foto: Reuters
"Devastación absoluta" en algunas zonas de Nueva Zelanda. Foto: Reuters
"Devastación absoluta" en algunas zonas de Nueva Zelanda. Foto: Reuters
"Devastación absoluta" en algunas zonas de Nueva Zelanda. Foto: Reuters
"Devastación absoluta" en algunas zonas de Nueva Zelanda. Foto: EFE
"Devastación absoluta" en algunas zonas de Nueva Zelanda. Foto: EFE

Casi 400 réplicas han golpeado Nueva Zelanda desde el temblor de 7,8 grados de ayer.

Una de las más fuertes fue la que hizo sentir un temblor de 5,8 grados de magnitud en la escala abierta de Richter.

Los muertos por el momento siguen siendo dos: una de las víctimas falleció debido a un ataque al corazón y la otra por el derrumbamiento de una vivienda tras el seísmo.

El servicio geológico de Estados Unidos (USGS), que registra la actividad sísmica en todo el mundo, localizó el hipocentro del sismo de 5,8 a 14 kilómetros de profundidad y a 15 kilómetros al este noreste de Kaikoura.

Kaikoura y la región de Marlborough, en el noreste de la Isla Sur, son las dos zonas más afectadas por el fuerte terremoto de anoche.

"Es una devastación absoluta. No sé... son meses de trabajo", expresó el primer ministro neozelandés, John Key, tras inspeccionar Kaikoura y Marlborough con el titular de Defensa Civil, Gerry Browleen; el líder opositor, Andrew Little, y un grupo de periodistas.

"Suerte que haya ocurrido a la medianoche", acotó el mandatario, confiado en que no haya personas atrapadas en sus vehículos debajo de las rocas que cayeron sobre la carretera.

En Kaikoura, una pequeña localidad con unos 2.000 habitantes y en donde se calcula hay unos 1.200 turistas aislados por la falta de medios de transporte, se pueden apreciar desde el aire las grandes piedras regadas sobre las carreteras y cicatrices en la superficie terrestre.

El terremoto de 7,8 grados también causó daños en Wellington, la capital del país y situada en el sur de la Isla Norte.

Nueva Zelanda se asienta en la falla entre las placas tectónicas del Pacífico y Oceanía y registra unos 14.000 terremotos cada año, de los que entre 100 y 150 tienen la suficiente potencia como para ser percibidos.

El 22 de febrero de 2011, al menos 185 personas murieron en un seísmo de magnitud 6,3 que sacudió la ciudad de Christchurch, en la Isla Sur, y causó daños en 30.000 edificios.

"Devastación absoluta".

"Parece que la infraestructura fue el mayor problema, aunque no puedo minimizar el sufrimiento (...) y el terrible miedo que pasó tanta gente", añadió el ministro de Defensa civil, Gerry Brownlee.

Imágenes aéreas tomadas cerca de Kaikura --un punto de salida muy apreciado por los turistas que acuden a admirar las ballenas-- mostraron líneas férreas arrancadas y desplazadas hasta 10 metros por la fuerza telúrica.

"Son escenas de devastación absoluta", declaró el primer ministro Key que sobrevoló la zona en helicóptero. Serán necesarios "meses de obras" para reparar los daños, añadió.

Además, importantes precipitaciones complicaron este lunes los esfuerzos de los socorristas para llegar a algunos sitios siniestrados.

En Wellington, la capital situada en la punta meridional de la Isla Norte y cuyas calles estaban repletas de restos de vidrios, los transportes públicos fueron interrumpidos y se pidió a la población que no fuera a trabajar el lunes.

"Estábamos dormidos y nos despertamos sintiendo que temblaba la casa", declaró a la AFP Tamsin Edensor, madre de dos niños en Christchurch.

"Siguió el vaivén, intensificándose", agregó tras indicar que el sismo duró "mucho".

Nueva Zelanda está en el límite de las placas tectónicas de Australia y del Pacífico, zona que pertenece al "cinturón de fuego" del Pacífico, donde se registran cada año hasta 15.000 sismos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)