La segunda vuelta en Brasil

Fuerte gesto de Bolsonaro a los mercados: Guedes en Economía

Comandaría un superministerio con Planificación e Industria y Comercio.

Jair Bolsonaro: anunció a un general retirado en el ministerio de Defensa. Foto: AFP
Jair Bolsonaro: anunció a un general retirado en el ministerio de Defensa. Foto: AFP

El ultraderechista Jair Bolsonaro, favorito para ganar la segunda vuelta el 28 de octubre en Brasil, envió ayer jueves un fuerte mensaje a los mercados, un día después de su primer desencuentro con los operadores económicos. Bolsonaro anunció que si es electo, designaría al liberal Paulo Guedes al frente de un "super ministerio" que tendrá bajo su órbita a las carteras de Hacienda, Planificación e Industria y Comercio.

Guedes, un economista liberal formado en la Universidad de Chicago, es el preferido por los mercados brasileños.

Hablando con periodistas tras una reunión con miembros de su Partido Social Liberal (PSL), Bolsonaro dijo además que nombraría al general retirado Augusto Heleno Pereira como jefe de Defensa y al legislador Onyx Lorenzoni como jefe de gabinete. También dijo que si es electo no retirará a Brasil del Mercosur.

Estos anuncios llegan un día después de que se echara por primera vez en contra a los mercados, tras moderar su plan de reformas liberales y de privatización de empresas estatales. El miércoles, Bolsonaro, de 63 años, sorprendió a los mercados, que habían recibido con euforia su triunfo en la primera vuelta, al ponerle paños fríos a la privatización de Eletrobras y dejar en suspenso la revisión del sistema de pensiones, considerada esencial por los inversores. Afirmó además que pondría límites a la penetración de capitales chinos. Como reacción, provocó una caída en la Bolsa de San Pablo y un debilitamiento del real frente al dólar.

Ayer jueves la Bolsa de San Pablo volvió a caer un 0,91%, y el dólar se apreció un 0,39% frente al real. Hoy viernes es festivo en Brasil por lo que, en las cuatro sesiones bursátiles de la semana, la bolsa avanzó un 0,72%, mientras que el dólar cayó un 2,04%.

Bolsonaro debió encarar también el anuncio de una investigación por parte de la Fiscalía contra Guedes, por sospechas de fraude con fondos de pensión de empresas estatales.

Haddad busca apoyos.

Por su parte, el candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, destacó ayer jueves sus coincidencias con temas que la Iglesia católica "considera esenciales", relacionados con la violencia, el medio ambiente, la corrupción, el aborto y la preservación de las instituciones democráticas.

"Nuestro programa prevé acciones alineadas con esos principios", dijo Haddad a la prensa tras reunirse en Brasilia con el secretario general de la Confederación Nacional de Obispos de Brasil (CNBB), Leonardo Steiner.

Bolsonaro tiene un 58% de intenciones de voto para el balotaje del 28 de octubre, frente a 42% de Haddad.

Pero Haddad destacó que hace apenas un mes que fue oficializado candidato tras la inhabilitación del encarcelado expresidente Lula da Silva, y que confiaba en seguir creciendo ante el electorado. "Faltan ocho (puntos) para llegar al 50%. Tenemos dos semanas de trabajo para conseguirlos", declaró.

Bolsonaro logró un amplio apoyo de las pujantes iglesias evangélicas y tiene además gran aceptación entre los católicos. Según la primera encuesta realizada tras la celebración del primer turno electoral el domingo, un 46% de los católicos apoya a Bolsonaro frente al 40% de Haddad. Entre los evangélicos, Bolsonaro tiene el 60% y Haddad el 25%.

Hasta ahora el apoyo más significativo que ha recibido Haddad entre los que quedaron fuera del balotaje es el del Partido Democrático Trabalhista (PDT, centrozquierda) de Ciro Gomes, que obtuvo 12,47% en la primera vuelta. Pero el PDT aclaró que se trata de un "apoyo crítico".

Saludos a Macri por sacar a "Dilma Kirchner"

Jair Bolsonaro quiere reunirse cuanto antes con el presidente argentino Mauricio Macri, a quien felicitó por

haber puesto fin a doce años de gobiernos kirchnerismos. "Ante todo, un abrazo a Macri, que terminó con la Dilma Kirchner", respondió al diario La Nación al hacer referencia a la exmandataria Cristina Kirchner, a quien comparó con la destituida expresidenta brasileña Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores

(PT). Tras reunirse con unos 300 candidatos de su Partido Social Liberal (PSL), que resultaron elegidos en la primera vuelta electoral del último domingo, Bolsonaro realizó una breve conferencia en

el hotel Windsor Barra de Río de Janeiro. Allí reafirmó su voluntad de fortalecer el Mercosur. "El Mercosur tiene su valor, pero fue desfigurado por el PT. No abandonaré el Mercosur pero no será guiado por cuestiones ideológicas", aclaró. LA NACIÓN, GDA

La violencia marca el tono de la campaña

Brasil vive una campaña electoral marcada por agresiones y amenazas contra adversarios políticos, periodistas y homosexuales. Julyanna Barbosa, una mujer trans, esperaba el miércoles un autobús en Nova Iguaçu, en la zona oeste de Río de Janeiro, cuando fue atacada por vendedores ambulantes que le gritaban: "Bolsonaro tiene que ganar para sacar a toda esa basura de la calle", contó esta exvocalista del grupo funk Furação 2000 a la AFP.

"Fui a pedirles explicaciones y uno de ellos me pegó con una barra de hierro en la cabeza. Me caí y todos se me tiraron encima. Nadie hizo nada. Conseguí llegar corriendo a mi casa", relató Julyanna, que recibió diez puntos de sutura en la cabeza.

En un campus universitario de Curitiba, un joven que llevaba un gorro del Movimiento Sin Tierra (MST) fue apaleado el martes. La Abraji (Asociación Brasileña de Periodismo de Investigación) registró 137 agresiones —75 digitales y 62 físicas— contra 126 periodistas en casos relacionados con las elecciones.

Uno de los casos más sonados fue un conocido maestro de capoeira, Moa do Katend, de 63 años, quien fue asesinado a puñaladas el lunes en Salvador, Bahia, tras haber increpado a un elector de Jair Bolsonaro. Sin embargo, el acusado, interrogado por periodistas en la comisaría, aseguró que el crimen no tuvo nada que ver con la política. "¡Prensa basura! El asesino del profesor de capoeira no es elector de Bolsonaro", tuiteó de inmediato el candidato.

La ola de denuncias de violencia llevaron a los dos candidatos de la segunda vuelta, el 28 de octubre, a calmar los ánimos. "La violencia no se responde con violencia", advirtió Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT).

Bolsonaro, que acostumbra en sus mítines a imitar pistolas con las manos, se limitó inicialmente a "lamentar" las agresiones, recordando que él mismo fue una de las principales víctimas de la intolerancia, cuando el 6 de septiembre una puñalada en el abdomen estuvo a punto de costarle la vida. AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)