Estados Unidos

Fuego sin control en California por vientos y la sequía

Cinco muertos y más de 38.000 evacuados hasta este fin de semana; declaran el estado de emergencia.

Los incendios han destruido 517 viviendas y dañado a otras 135 en California. Foto: AFP
VEA EL VIDEO. Foto: AFP

Cinco muertos —entre ellos dos hermanitos de 4 y 5 años—, 38.000 evacuados y cientos de viviendas destruidas. Los incendios en el estado de California avanzaban ayer domingo atizados por los vientos y la sequía.

"Las condiciones de calor y sequía continuarán en los estados de la costa oeste" de Estados Unidos, y el incendio llamado Carr, cerca de Reading, se "propagará rápidamente", señaló el servicio meteorológico NWS. El Servicio Forestal y de Protección de Incendios de California (Calfire), señaló en Twitter que "vientos erráticos y condiciones atmosféricas calurosas y secas aumentaron el îCarrFire" la noche del sábado

Este incendio, desatado el 23 de julio en el condado de Shasta, se cobró la vida de dos bomberos y tres civiles —una mujer de 70 años y sus dos bisnietos de 4 y 5 años—.

Funcionarios de seguridad estaban tratando de localizar a 17 personas reportadas desparecidas, pero indicaron que el número ha fluctuado en los últimos días, dijo por teléfono el sargento Todd Cogle, de la policía de Redding.

Carr ya arrasó 36.000 hectáreas, destruyó 517 edificaciones y dañó otros 135.

Según un informe del sábado, 38.000 personas habían sido evacuadas del condado de Shasta, declarado en estado de emergencia por el gobernador de California, Jerry Brown, quien también decretó la emergencia para los condados de Lake, Napa y Mendocino.

El presidente Donald Trump firmó el sábado el decreto estableciendo el estado de emergencia para California, por lo que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias "está autorizada a identificar, movilizar y proporcionar, a su discreción, el equipo y los recursos necesarios para aliviar los impactos", señaló un comunicado de la Casa Blanca.

"El clima hoy es un factor realmente que influye en el comportamiento del fuego y en la habilidad para controlarlo", señaló por su parte Cheryl Buliavac, portavoz del Calfire.

Según el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos, "una peligrosa ola de calor continúa avanzando a través de una parte del suroeste (del país) y de California", y ello irá acompañado de altas temperaturas, ambiente seco y vientos que favorecen la rápida propagación de las llamas.

California combate unos 18 fuegos y ayudan a las autoridades de Oregón a controlar otro cerca de la línea estatal, en una temporada especialmente dura, con el incendio Thomas, que arrasó más de 121.000 hectáreas y fue clasificado como el más grande en la historia reciente de este estado.

La agencia meteorológica nacional señaló que el "calor excesivo actual, combinado con una baja humedad relativa y la presencia de ramas y hierba seca, está causando numerosos incendios que presentan un explosivo crecimiento de fuego en el oeste".

Entre esos incendios figura también Ferguson, en el condado de Mariposa y cerca del Parque Nacional Yosemite, el cual ha obligado al cierre de varios sectores de este sitio y consumido más de 21.700 hectáreas.

El incendio Cranston es aún una amenaza, sobre todo para los habitantes de Idyllwild, en el condado de Riverside (sur de California), y que tras arrasar 5.300 hectáreas ha sido contenido en un 29%.

Esta semana, la Fiscalía del Condado de Riverside acusó a Brandon McGlover, de 32 años, de ser el principal sospechoso de causar este incendio, además de otros ocho, y enfrenta hasta 15 cargos criminales.

La de 2017 fue una de las temporadas de incendios más devastadoras para este estado, con 46 muertos y cerca de 559.000 hectáreas consumidos a causa de cerca de 9.000 fuegos forestales que destruyeron 10.800 estructuras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º