POLÍTICA

Francisco Sagasti juró como nuevo presidente de Perú tras una semana de caos

El mandatario ofreció un discurso en el que pidió "perdón a nombre del Estado" a las familias de los dos manifestantes muertos el sábado,

Francisco Sagasti se dirige a los miembros del Congreso después de ser elegido presidente interino de Perú, en Lima. Foto: Reuters.
Francisco Sagasti se dirige a los miembros del Congreso después de ser elegido presidente interino de Perú, en Lima. Foto: Reuters.

Francisco Sagasti asumió este martes como nuevo presidente de Perú, el tercero en ocupar el cargo en ocho días de crisis política.

“Juro por la patria y todos los peruanos que ejerceré el cargo de presidente”, declaró en una sesión plenaria del Congreso.

A continuación ofreció un discurso en el que pidió “perdón a nombre del Estado” a las familias de los manifestantes muertos el sábado, aparentemente a manos de la policía, en las protestas contra su efímero antecesor en la presidencia, Manuel Merino.

“No podemos devolverles la vida a estos jóvenes”, dijo el nuevo presidente sobre Inti Sotelo, de 24 años, y Jack Pintado, de 22, cuyos padres estaban presentes en la sesión del Congreso.

Merino, quien renunció el domingo, enfrentó masivas protestas en sus cinco días en el gobierno después de que el Congreso destituyera al presidente Martín Vizcarra por cargos de supuesta corrupción, el 9 de noviembre.

Sagasti aseguró que su gobierno no será partidista, sino “plural”. Perú tiene programadas elecciones generales el 11 de abril de 2021.

Francisco Sagasti es un ingeniero industrial de 76 años, y asume el mando de Perú apenas unos meses después de haber entrado a la política como legislador, una misión que pondrá a prueba su larga experiencia académica y de cargos internacionales. .

“Haremos todo lo posible para devolver la confianza al país”, dijo Sagasti el lunes en un discurso cuando recibió un amplío respaldo del fragmentado Congreso unicameral.

El nuevo presidente, elegido en enero legislador por el centrista Partido Morado, completará el mandato gubernamental hasta julio del 2021, el que incluye elecciones generales el 11 de abril.

Sagasti tiene un largo currículum con estudios de ingeniería industrial en la Universidad Nacional de Ingeniería y una maestría y doctorado en la Universidad de Penilvania.

Ha sido consultor de organismos internacionales en temas de ciencia y tecnología como el Banco Mundial y la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Latinoamérica (CEPAL) y la Organización de los Estados Americanos (OEA), pero nunca ha sido parte de un gobierno y es un recién llegado a la política.

Sin embargo, participó, sin quererlo, en uno de los acontecimientos más recordados de la historia reciente del Perú, cuando fue uno de los cientos de rehenes del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) en la residencia de la Embajada de Japón en Lima en el 1996.

Muchos criticaron que, durante el secuestro, Sagasti estableció un acercamiento con sus captores y que hasta pidió un “autógrafo” a uno de los líderes del grupo rebelde.

Sagasti no ha desmentido el hecho, pero explicó que fue en un contexto diferente antes de que fuera liberado y sin imaginar que los rebeldes iban a mantener 72 rehenes durante 126 días.

“Se lo dije al número dos de estos terroristas: ‘a mí me ha mantenido secuestrado tres días, por lo menos quiero de su puño y letra un reconocimiento de esto. ¿Está usted dispuesto a dármelo?’. Y dijo: ‘Sí’”, contó Sagasti en una entrevista a inicios de este año a la radioemisora local RPP.

La infancia del ahora mandatario, que vivió en uno de los barrios más pobres de Lima, también marcó su vida. “Aprendí lo que es vocación de servicio”, dijo en un video que preparó el mismo Sagasti para reseñar su vida.

El lunes, cuando fue designado por el Congreso para la tarea presidencial, el primer acto de Sagasti fue salir del Legislativo y se acercó a decenas de personas que esperaban la decisión del Congreso y los saludó con la mano en alto, gesto que fue aplaudido por los manifestantes.

Sagasti, amante de la música clásica y compositor, también tiene experiencia en varias instituciones académicas y fundó hace cuatro décadas el Grupo de Análisis para el Desarrollo (GRADE), una de las instituciones más respetadas en Perú.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error