EL PAPA EN CHILE Y PERÚ

Francisco: "El pecado es el odio y el rechazo a los inmigrantes"

Antes de iniciar su gira por Chile y Perú, el Papa convocó a no tener miedo a la integración.

Papa Francisco por Arotxa
Papa Francisco por Arotxa

El papa Francisco dedicó su última actividad pública antes de llegar hoy lunes a Santiago de Chile a hablar sobre los inmigrantes, y enviar un claro mensaje a favor de la integración entre las culturas, en momentos en que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, endurece su discurso en contra de la migración de América Latina y África.

El papa Francisco tachó ayer de pecado que los inmigrantes y los habitantes de los países que los reciben renuncien a conocerse e integrarse por un miedo que, aunque "legítimo", no debe alimentar el odio y el rechazo entre las partes.

"No es fácil entrar en la cultura que nos es ajena, ponernos en el lugar de personas tan diferentes a nosotros, comprender sus pensamientos y sus experiencias", sostuvo el pontífice en una misa con refugiados celebrada en esta Jornada Mundial de los Inmigrantes.

Francisco dijo que, ante esta dificultad, "a menudo renunciamos al encuentro con el otro y levantamos barreras para defendernos", lo que sonó a una referencia al muro que Trump pretende construir en la frontera con México.

"Las comunidades locales, a veces, temen que los recién llegados perturben el orden establecido, roben algo que se ha construido con tanto esfuerzo. Incluso los recién llegados tienen miedos: temen la confrontación, el juicio, la discriminación, el fracaso", apuntó.

El papa reconoció que estos miedos "son legítimos" al estar basados en "dudas que son totalmente comprensibles desde el punto de vista humano".

No obstante, sostuvo que dudar "no es un pecado" pero sí lo es permitir que "estos miedos determinen nuestras respuestas, condicionen nuestras elecciones, comprometan el respeto y la generosidad, alimenten el odio y el rechazo".

"El pecado es renunciar al encuentro con el otro, con aquel que es diferente, con el prójimo", destacó.

Francisco pronunció esta homilía durante una misa en la basílica de San Pedro en la que participaron inmigrantes y refugiados de 49 países que portaron sus banderas, así como unos setenta diplomáticos acreditados ante la Santa Sede.

Escucharon sus palabras 200 inmigrantes indios, 800 rumanos y 35 ucranianos de rito latino, 450 indios católicos siro-malabares, 50 libaneses maronitas, 60 fieles de la liturgia siro-antioquena, 150 de Sri Lanka, 200 de Cabo Verde, más de 2.000 filipinos y 25 chinos.

Ante ellos, insistió en la necesidad de entendimiento entre los inmigrantes y las sociedades que los reciben y sostuvo que ambas partes deben "acoger, conocer y reconocer".

Para los primeros esto implica "conocer y respetar las leyes, la cultura y las tradiciones de los países que los han acogido", así como "comprender sus miedos y sus preocupaciones de cara al futuro". Los segundos por su parte deberían "abrirse a la riqueza de la diversidad sin ideas preconcebidas, comprender los potenciales, las esperanzas de los recién llegados, así como su vulnerabilidad y sus temores".

Francisco arribará hoy lunes a Chile en una gira que también incluye a Perú, donde escuchará los problemas que afectan a los pueblos indígenas, como las reivindicaciones de los mapuches en Chile, y lanzará su llamamiento para la defensa del medioambiente desde el umbral de la Amazonia.

En la visita que finalizará el domingo 21, Francisco también tendrá que lidiar con algunos problemas de las iglesias locales, como los casos de abusos sexuales en la diócesis chilena de Osorno o la petición de prisión al fundador de la organización católica peruana Sodalicio de Vida, Luis Fernando Figari.

El Salvador.

Por su parte, la iglesia católica de El Salvador demandó ayer domingo a Estados Unidos respetar los derechos de unos 200.000 salvadoreños, luego que el gobierno de Trump anunció para 2019 el fin del estatuto de protección temporal (TPS), que les permite residir en ese país.

"Una vez más levantamos la voz, hoy unidos a su santidad el papa (Francisco), para pedir al gobierno y al parlamento de Estados Unidos que respeten los derechos de nuestros hermanos migrantes", exclamó el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, al celebrar la misa de la Jornada Mundial del Migrante, en la céntrica catedral capitalina junto al nuncio apostólico León Kalenga.

El gobierno de Trump acordó el pasado lunes finalizar el 9 de septiembre de 2019 el TPS, para los salvadoreños que tenían el beneficio de residir y trabajar en Estados Unidos desde 2001, cuando El Salvador fue afectado por dos terremotos.

Una vez expire el TPS, los migrantes salvadoreños podrían verse separados de los 192.000 hijos que han tenido en Estados Unidos, si en los próximos meses no logran regularizar su situación. Los connacionales, según el arzobispo, deben ser tratados "con dignidad" porque "no son criminales por el solo hecho de no tener documentos migratorios".

Los salvadoreños "con su trabajo" contribuyen a la economía de Estados Unidos por lo que en opinión de Escobar "merecen se les ayude a regularizar su situación migratoria".

El arzobispo también hizo un llamamiento al gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén y a la sociedad local para que "se tomen providencias necesarias", y en caso de un eventual retorno de salvadoreños poder "estar preparados para recibirles".

En 2017, El Salvador recibió 5.021,3 millones de dólares por concepto de remesas familiares desde el extranjero, lo que significó un crecimiento del 9,7%, con respecto al año precedente, y un monto récord que equivale al 15,8% del Producto Interno Bruto, en la economía dolarizada del país centroamericano.

Miles de argentinos cruzaron Los Andes

Decenas de miles de argentinos cruzaron la cordillera de Los Andes por la visita del papa Francisco a Chile. No obstante, el fin de semana fue más tranquilo de lo esperado en Los Libertadores, la principal vía de comunicación terrestre entre Argentina y Chile, donde la avalancha esperada no ha sido tal, aunque los encargados confían en que el flujo aumentará. Unos 40 vehículos se alineaban en el paso a las 13.00 de ayer domingo mientras sus ocupantes cumplían los trámites de ingreso a Chile, mucho menos de lo que preveían las autoridades del complejo fronterizo. Más aún, no todos los viajeros argentinos tenían al papa Francisco como objetivo de su viaje; muchos viajaron a Chile a pasar las vacaciones y su destino eran las playas y otros lugares recreativos, principalmente de la región de Valparaíso. En ese contexto se presentó una falsa alarma ante un fallo en el sistema informático de la Policía de Investigaciones (PDI), que obligó a cerrar la frontera a automóviles y autobuses durante varias horas en la noche y madrugada de viernes a sábado.

Terremoto previo a la visita papal.

A cuatro días de la llegada del papa Francisco a Lima, segunda escala de la gira que inicia hoy en Chile, un terremoto de 7,3 grados de magnitud sacudió en la madrugada de este domingo la costa del sur de Perú dejando al menos un muerto y 55 heridos.

El temblor, que también se sintió en Lima, se registró a la hora 04.18 de Perú (05.18 de Uruguay), con epicentro a 31 kilómetros al sur-suroeste de Acari, una localidad costera del departamento de Arequipa, a unos 500 km de Lima, según el servicio geológico estadounidense (USGS).

El general Jorge Chávez, jefe del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), informó que en un nuevo balance "solo hay un muerto y 55 heridos". Antes, el general Chávez había anunciado la muerte de dos personas y de 65 heridos.

"El gobierno está preocupado y estamos atentos ante cualquier problema", dijo el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, quien viajó a la zona para sobrevolar las áreas afectadas. El mandatario dijo que la muerte del poblador "es porque vivía en casa de adobe y se cayó. No se puede vivir en casa de adobe".

Más de 3,6 millones de casas en Perú, un 47% del total, están construidas de barro, piedra y madera, materiales vulnerables en caso de sismos, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática en una encuesta en 2014.

La Marina de Guerra peruana informó que no emitiría alerta de tsunami en el litoral peruano, mientras que el Centro de Advertencia de Tsunamis del Pacífico, con sede en Hawái, lo descartó también.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)