JORNADA DE LA JUVENTUD EN PANAMÁ

Francisco llamó a aprender de las “páginas negras”

Cerró la Jornada de la Juventud homenajeando a las víctimas del Holocausto y condenando al terrorismo.

Francisco. Exhortó a los jóvenes a rebelarse; “ustedes no son el futuro, son el presente”, les dijo. AFP.
Francisco exhortó a jóvenes a rebelarse; “ustedes no son el futuro, son el presente”, dijo. Foto: AFP.

El papa Francisco cerró ayer domingo su visita a Panamá llamando a trabajar “sin descanso por la paz” y aprender de las “páginas negras” de la historia para no repetirlas, coincidiendo con el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

“Necesitamos mantener vivo el recuerdo pasado, la tragedia pasada y aprender de las paginas negras de la historia para no volver a cometer nunca más los mismos errores”, dijo Francisco durante la oración del Ángelus en Ciudad de Panamá, en su última actividad en el marco de las Jornadas Mundiales de la Juventud que terminaron ayer.

“Sigamos esforzándonos sin descanso por cultivar la justicia, fomentar la concordia y sostener la integración para ser instrumentos de paz y constructores de un mundo mejor”, añadió el papa.

Francisco llegó el miércoles a Panamá para participar en la Jornada Mundial de la Juventud. El Papa Francisco pidió ayer una solución “justa y pacífica” para superar la grave crisis que atraviesa Venezuela. (Ve página B1).

El papa también expresó su “sentimiento de pesar” por las recientes tragedias en Brasil, donde el colapso de una presa mató al menos 37 personas y dejó otras 300 desaparecidas, y en México, donde la explosión de un ducto mató a más de 100 personas que robaban gasolina.

Francisco lanzó además un pedido de paz para Colombia tras el reciente asesinato de jóvenes en una academia de policía. El papa recordó uno a uno a los jóvenes alumnos de la principal escuela de policía del país que fueron “asesinados por el odio terrorista” y reiteró su pedido de paz para el “pueblo colombiano”.

El papa, que había ya condenado el atentado con coche bomba perpetrado el 17 de enero en Bogotá, leyó los nombres de los 20 jóvenes asesinados, y los llamó “testimonios de voluntad de paz”.

El autor material del atentado, un hombre 56 años, quien pereció en el atentado, era miembro del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Más temprano, el papa pidió a los jóvenes rebelarse e involucrarse en la vida eclesiástica durante la multitudinaria misa.

Ante alrededor de un millón de asistentes, Francisco insistió en que la religión no es “algo pasajero; es nuestra vida”, en momentos en que los evangélicos arrebatan fieles a la Iglesia católica y retroceden los números de sus sacerdotes.

“Ustedes, queridos jóvenes, no son el futuro, son el presente”, les dijo el papa.

A la misa de ayer también asistieron el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, y los mandatarios de Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Portugal.

El sábado, el papa reconoció que la Iglesia se encuentra “herida por su pecado” en medio de un torrente de escándalos de abusos sexuales.

Aunque en este viaje no condenó explícitamente las agresiones cometidas por sacerdotes que han erosionado la credibilidad en la Iglesia, Francisco las describió como un “horrible crimen” en un almuerzo con jóvenes de cinco continentes en un seminario, según una de las asistentes. Desde las primeras revelaciones en 2000, el escándalo ha venido creciendo y el año pasado estremeció a la Iglesia en Chile, Estados Unidos y Alemania. Del 21 al 14 de febrero, el papa reunirá en el Vaticano a los presidentes de la Conferencias Episcopales para tratar este asunto.

Durante su estadía en Panamá, el papa visitó una cárcel de menores, abogó por los migrantes y condenó la violencia y la “plaga” de feminicidios en Latinoamérica, una región que alberga al 9% de la población mundial, pero donde se comenten el 39% de todos los homicidios del planeta.

El próximo viajes de Francisco será del 3 al 5 de febrero a Emiratos Árabes Unidos, donde se convertirá en el primer papa en visitar la península arábiga y en celebrar una misa pública allí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados