Nueva jornada de protestas

Francia está paralizada por los "chalecos amarillos"

Gobierno alerta sobre agitadores violentos en la marcha de mañana sábado.

Los estudiantes aprovecharon a los "chalecos amarillos" para protestar contra la reforma educativa. Foto: AFP
Los estudiantes aprovecharon a los "chalecos amarillos" para protestar contra la reforma educativa. Foto: AFP

Museos y sitios turísticos, entre ellos el Louvre y la Torre Eiffel, estarán cerrados mañana sábado en París por la marcha convocada por los "chalecos amarillos" y el temor a que se repitan los incidentes de hace una semana. La convocatoria de esta protesta paralizó también a más de la mitad de la fecha de este fin de semana de la liga profesional de fútbol francesa.

El gobierno del presidente Emmanuel Macron movilizará unos 89.000 policías en todo el país para evitar incidentes, y tomó medidas excepcionales. Por ejemplo, instó a las tiendas y restaurantes de la avenida de los Campos Elíseos a cerrar sus puertas mañana sábado. La Torre Eiffel, la Ópera de París y una decena de museos de la capital, incluyendo el Grand Palais, el Louvre y las Catacumbas, tampoco abrirán al público.

"No podemos arriesgarnos cuando conocemos la amenaza", dijo el ministro de Cultura, Franck Riester, agregando que los agitadores de ultraderecha y extrema izquierda están planeando aprovechar las manifestaciones de los "chalecos amarillos" en París.

Los cierres preventivos no se limitaban a la capital. En Burdeos, donde se produjeron también choques violentos la semana pasada, la alcaldía anunció el cierre de una decena de museos.

Las autoridades anunciaron también el despliegue de "recursos excepcionales" para asistir a los 89.000 policías que estarán movilizados en todo el país. "Tenemos razones para temer una gran violencia", advirtió el miércoles la presidencia francesa.

Ocho mil policías patrullarán las calles de París, donde además las autoridades aseguran que desplegarán vehículos blindados, como no se veía en la capital desde los disturbios de 2005. El gobierno estudia recurrir también a las tropas destinadas a las patrullas antiterroristas para proteger edificios públicos.

La inquietud es creciente porque la ira se extiende a otros sectores.

Más de 700 estudiantes fueron detenidos e interrogados ayer jueves por la policía, en la cuarta jornada consecutiva de protestas en los centros de secundaria.

Cerca de 280 institutos se vieron perturbados. Los estudiantes protestan por una reforma educativa que introduce cambios en el acceso a la universidad.

Un representante de los "chalecos amarillos", Benjamin Cauchy, pidió a Macron reunirse con una delegación de este movimiento para "calmar" la situación, que según él, ha llevado al país "al borde de una guerra civil". Cuatro personas han muerto en relación a las protestas que comenzaron el 17 de noviembre y cientos han resultado heridas.

Macron, cuyo índice de aprobación ha caído a su peor nivel desde que llegó al poder en 2017 (23%), no se ha pronunciado públicamente sobre la peor crisis de su presidencia.

Ayer jueves, el gobierno insinuó que podría aprobar más concesiones a los "chalecos amarillos" en un intento por poner fin a la violencia generada por el costo de vida. El ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, dijo que está preparado para acelerar las rebajas de impuestos y que quiere que los bonos a los trabajadores sean libres de impuestos.

El gobierno anunció el miércoles por la noche que no aumentarán los impuestos a los combustibles en 2019. Esta alza fue el detonante de las protestas de los "chalecos amarillos" que nació en las redes sociales. Pero a pesar de esta concesión, la cólera sigue "incontrolable", admitió el primer ministro Edouard Philippe.

"Macron pateó el hormiguero, la gente pensó que iba a cambiar las cosas y aumentar el poder adquisitivo, y pasó todo lo contrario", estima Joël, un jubilado de 66 años entrevistado por la AFP en un piquete cerca de Metz.

Las dificultades de Macron para frenar la cólera de los "chalecos amarillos" preocupa a los países vecinos, que lo consideraban como el "salvador progresista" en la lucha contra el populismo en Europa.

"Su elección en 2017 levantó esperanzas entre sus vecinos europeos, después de un año 2016 marcado por el referéndum sobre el Brexit y la elección de Donald Trump", comenta Nicolas Baygert, profesor de Comunicación Política en la Universidad Libre de Bruselas.

En Berlín o Bruselas, Macron encarna "un baluarte contra el populismo", pero también es visto como "un líder voluntarista en temas europeos", explica el politólogo belga. Pero ahora, el "gran" apoyo de Macron a la causa europea "parece debilitarse", estima.

Suspenden partidos de la liga francesa

PSG-Montpellier, Toulouse-Lyon, Mónaco-Niza, Saint Etienne-Marsella, Angers-Burdeos y Nimes-Nantes de este fin de semana han sido aplazados: la 17ª fecha de la liga francesa fue alterada por el movimiento de los "chalecos amarillos" y se prevén problemas para reprogramar estos partidos en un calendario ya sobrecargado. El primer encuentro aplazado ayer jueves fue el Mónaco-Niza, previsto inicialmente para hoy viernes y suspendido "a petición del gobierno del Principado de Mónaco y en colaboración con la prefectura de Alpes Marítimos". Después le tocó el turno al duelo que cerraba la jornada, el Saint Etienne-Marsella del domingo, aplazado "a petición de la prefectura del Loira". Le siguió el Angers-Burdeos, programado en un principio para el sábado, "a petición de la prefectura de Maine y Loira", y el Nimes-Nantes. Ya estaban suspendidos el París SG-Montpellier y el Toulouse-Lyon.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)