CEREMONIA

Francia: Macron homenajea a Mitterrand a 25 años de su muerte

Macron se unió a Hollande y a otras figuras claves del socialismo francés, así como al actual líder del partido, Olivier Faure, para depositar coronas de flores en la tumba de Mitterrand.

El presidente Macron frente a la tumba de Mitterrand. Foto: AFP
El presidente Macron frente a la tumba de Mitterrand. Foto: AFP

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, rindió homenaje ayer viernes en su tumba al exmandatario socialista François Mitterrand, en ocasión del 25º aniversario de su muerte.

Mitterrand, que falleció el 8 de enero de 1996, gobernó Francia durante 14 años, de 1981 a 1995, durante los cuales impulsó la integración europea y reformas internas clave como la abolición de la pena de muerte.

Veinticinco años después de su muerte sigue siendo una referencia para la izquierda francesa, que busca desesperadamente un nuevo líder después del impopular mandato de François Hollande (2012-2017).

Macron se unió a Hollande y a otras figuras claves del socialismo francés, así como al actual líder del partido, Olivier Faure, para depositar coronas de flores en la tumba de Mitterrand, en Jarnac, su ciudad natal.

“Sus dos mandatos de siete años continúan inspirando nuestra historia colectiva”, escribió Macron en un tributo en Twitter.

“François Mitterrand fue uno de los primeros en ver la construcción de Europa como una garantía de estabilidad y paz para el continente. Nunca olvidemos sus palabras: ‘El nacionalismo es la guerra’”, añadió.

La presencia de Macron en los homenajes a Mitterrand dio mucho de qué hablar. Desde su llegada al poder en 2017, Macron, que decía no ser ni de izquierda, ni de derecha, ha dado un giro claro a la derecha, con la mirada puesta a la reelección en 2022.

Para Macron, que ya protagonizó en noviembre un homenaje al expresidente Charles de Gaulle en el cincuenta aniversario de su muerte, es una forma de tratar de impregnarse del aura de sus predecesores más ilustres.

Mitterrand fue el primer político de izquierda en llegar a la Presidencia con la V República. Él mismo se definió como un hombre que quería pasar a la Historia, aunque en su largo mandato no dejó de haber sombras y puntos oscuros.

Nacido en 1916 y soldado tomado prisionero durante la II Guerra Mundial, Mitterrand fue ministro desde 1947, uno de los más jóvenes que ha tenido el país, y formó parte habitual de los Gobiernos de la IV República antes de que De Gaulle llegara al poder en 1958.

Tras muchos años en la oposición al gaullismo, lideró como jefe del Estado una importante modernización y transformación social, económica y cultural de Francia.

La abolición de la pena de muerte, la supresión del delito de homosexualidad, el final de los tribunales militares a puerta cerrada y el final de varios monopolios económicos fueron algunos de los hitos de su mandato.

En el exterior, fue un visionario de la Europa unida. Ya en 1948 participó en el primer congreso de federalistas europeos que tuvo lugar en La Haya.

Y su papel fue clave junto al canciller Helmut Kohl en el “eje francoalemán” que desarrolló la integración de Europa hasta desembocar en el Tratado de Maastricht (firmado en 1992) que dio lugar a la Unión Europea y la creación de la moneda única, el euro.

Convencido de que la unidad europea daría paz y estabilidad al continente, proclamó “el nacionalismo es la guerra” ante el Parlamento Europeo en su discurso de despedida, en enero de 1995.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados