videos grabados con celulares evidencian un problema no superado en EE.UU.

Foco sobre la violencia racial

Un policía tomó del cuello a una adolescente afroamericana de 14 años y la arrojó contra el suelo. Algunos amigos suyos, que estaban en los alrededores, se acercaron para intentar defenderla. Pero el agente los amenazó apuntándolos con su arma.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Desde el año pasado los estadounidenses han incrementado sus movilizaciones. Foto: Reuters.

El episodio ocurrió hace una semana en McKinney, una ciudad del estado de Texas, en Estados Unidos. Horas más tarde, el policía presentó la renuncia a su cargo. Este es el sexto caso en lo que va del 2015 de abusos de agentes policiales en general hacia afrodescendientes, que ha despertado un debate racial en el país. Todos estos hechos fueron conocidos gracias a grabaciones de ciudadanos con las cámaras de sus teléfonos y a su inmediata difusión a través de las redes sociales.

En algunos, ha terminado con la vida de las víctimas. El caso más reciente sucedió el 19 de abril, cuando Freddie Gray, un afroamericano de 25 años, murió luego de ser arrestado una semana antes en Baltimore, una ciudad del estado de Maryland.

Acusado de poseer una navaja, fue inmovilizado de forma violenta por policías blancos. Mientras se encontraba bajo custodia policial, sufrió una lesión grave en la columna vertebral, que lo obligó a ser trasladado a un hospital, donde falleció horas más tarde. Desde la acera de enfrente en donde sucedió el episodio, un ciudadano que pasaba por el lugar registró un video, en el que se podía escuchar gritos de dolor de Gray durante su agonía.

Tras su fallecimiento, miles de personas se movilizaron en Baltimore en reclamo de justicia ante este acto criminal y seis policías protagonistas del incidente fueron suspendidos.

A principios de abril, la víctima fue Walter Scott, de 50 años. En la ciudad de North Charleston, en Carolina del Sur, Scott huyó corriendo cuando fue detenido por un policía blanco por tener rota la luz trasera de su auto. Mientras corría, el efectivo le disparó ocho tiros a Walter, quien estaba desarmado. Murió en el lugar. Este episodio también fue registrado por un ciudadano, quien corrió para grabar el incidente.

"Lo que ha ocurrido hoy no pasa siempre. ¿Qué pasaría si no hubiera video? ¿Y si no hubiera un testigo, o un héroe, como le considero (a la persona que hizo la grabación)?", se preguntó Chris Stewart, el abogado de la familia Scott, según declaraciones recogidas por The New York Times.

Según relató el abogado, los informes iniciales señalaban algo "completamente diferente" a lo que aconteció. "El agente dijo que Walter lo atacó", expresó.

Cifras que hablan.

"El racismo es un problema entre todos los estadounidenses; y los policías no están exentos", comentó a El País Amy Erica Smith, profesora asistente de Ciencias Políticas en la Universidad Estatal de Iowa, al ser consultada por el fenómeno.

"Un montón de estudios han documentado el prejuicio del sistema policial y judicial contra los afroamericanos", señaló la experta, que ha dedicado su vida a estudiar cómo los ciudadanos adquieren atributos políticos para fomentar y sostener el sistema democrático.

Una de esas investigaciones fue divulgada por la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color (NAACP, por su sigla en inglés). En su último reporte anual indican que los afroamericanos constituyen el 13% de la población de Estados Unidos y los reclusos negros son el 40%.

"Estas estadísticas demuestran una verdad cruel", describió la organización, fundada en 1909 y con más de 500.000 miembros, la cual tiene el objetivo de combatir la discriminación contra los negros, además de defender los derechos de los trabajadores, el acceso a la salud y la educación.

A esta investigación, se le suman otros estudios motivados por los hechos de abuso policial recientes que han conmovido a la población estadounidense.

Una encuesta del Centro de Investigación Pew a 1.555 ciudadanos divulgada el pasado jueves muestra que el 55% de los estadounidenses ha sido víctima de insultos o bromas racistas.

El Washington Post, en tanto, investigó la actitud policial sobre este tema en la primera parte del año. A fines de mayo, publicó un análisis en el que muestra que al menos 385 personas habían sido asesinadas a tiros por la policía en todo el país en los primeros cinco meses del 2015, lo que da un promedio de dos al día.

Según la investigación, hecha a partir de entrevistas, noticias y registros de las fuerzas policiales, las víctimas afrodescendientes tuvieron una tasa tres veces más alta que las blancas u otras minorías en relación con su población total. El diario señaló que la Policía tiene autorización para disparar a alguien solo cuando teme por su vida o la de terceros.

El informe también revela que hubo tres casos donde se presentaron cargos contra los agentes de policía gracias a los videos aportados por testigos. En todos estos casos, la versión de los videos contradecía lo que manifestaban los policías.

Los conflictos raciales se observan más al sur de Estados Unidos, indicó la experta Amy Erica Smith. Ocurrió en estados donde "más se recibieron esclavos (en los siglos XVIII y XIX)" y "más se dependió de ellos para su economía local". "Pero, a pesar de eso, no existe ningún lugar en el país donde el racismo no afecte a la vida de las personas", señala.

Según la politóloga, las personas blancas tienen un estereotipo racista sobre los afroamericanos. "Son vistos como peligrosos o amenazadores", explicó. Es un pensamiento que, "obviamente, proviene de los tiempos de la esclavitud", precisó Smith.

Medidas.

Hubo algunos casos que no fueron filmados y que no pudo determinarse la culpabilidad de los agentes. Uno fue el de Michael Brown, un joven afroamericano desarmado, quien recibió al menos seis disparos de un policía blanco en agosto del año pasado en Ferguson, Missouri. En marzo de este año, el Departamento de Justicia de Estados Unidos lo exoneró de cargos al considerar que no violó los derechos civiles cuando le disparó a Brown.

A partir de ese episodio, la familia de Brown impulsó una campaña para fomentar el uso de cámaras de video en los uniformes de los policías, mientras que la Casa Blanca lanzó un programa de ayuda para adquirirlas.

No obstante, estas cámaras policiales no son un elemento que puedan aclarar una situación en su totalidad. En muchos casos no hay protocolos sobre cómo utilizarlas. Y, a veces, tener un material audiovisual puede no ser determinante en la investigación de un incidente.

Por ejemplo, un jurado eximió de culpas al policía que mató a Eric Garner, un vendedor ambulante de Nueva York, a quien le aplicaron "la llave de estrangulamiento", una técnica que consiste en rodear el brazo sobre el cuello de una persona. "¡Me asfixio!, ¡me asfixio!", gritaba el estadounidense, que murió en el lugar. La decisión de eximirlo de culpas desató una manifestación en Nueva York que, ante cada caso, se vuelve a activar. EL PAÍS DE MADRID, AGENCIAS

Brutalidad policial con un enfermo psiquiátrico.

Tres policías le aplicaron una brutal paliza a un paciente psiquiátrico en Salinas, una localidad en el centro del estado de California, en Estados Unidos. Las autoridades locales investigan si los agentes utilizaron la fuerza de manera desproporcionada o si estaba justificada, informó El País de Madrid.

El incidente, ocurrido el pasado 5 de junio, fue grabado por un vecino de la zona y se hizo viral en Internet.

El hombre que recibió la golpiza fue José Velasco, de 28 años, quien sufre de esquizofrenia y tuvo un altercado por motivos que aún se desconocen con su madre en una calle de la ciudad. Por ese entredicho, la madre llamó a la emergencia. Según la Policía varias personas dijeron que el hombre estaba golpeando a la mujer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)