Filtraciones y divulgación de documentos

Fiscales de EE.UU. imputaron en secreto a fundador de WikiLeaks

Crece temor de que Julian Assange sea arrestado en Londres y extraditado.

Assange: desde 2012 está en la embajada ecuatoriana en Londres. Foto: Reuters
Assange: desde 2012 está en la embajada ecuatoriana en Londres. Foto: Reuters

Fiscales de Estados Unidos mantuvieron en secreto que habían imputado cargos al fundador de WikiLeaks, el australiano Julian Assange (47), refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde hace seis años, según reveló ayer viernes el diario The Washington Post.

En un escrito a un juez que se hizo público por error, el fiscal federal adjunto Kellen S. Dwyer instó a mantener bajo secreto el caso de Assange "debido a la sofisticación del acusado y la publicidad que le rodea".

No queda claro qué se le imputa a Assange, aunque en el pasado Estados Unidos estudió posibles cargos por conspiración, robo de propiedad gubernamental o violación de la Ley de Espionaje por la gran filtración de WikiLeaks en 2010.

Uno de los abogados de Assange, Barry J. Pollack, dijo al Post que "la única cosa más irresponsable que imputar a alguien por publicar información veraz sería poner en un escrito público información que claramente no estaba destinada al público y sin avisar a Assange". "Obviamente, no tengo ni idea de si realmente le han acusado o de qué, pero la idea de que se puedan imputar delitos federales por publicar información veraz es un precedente peligroso", añadió.

Ecuador acogió a Assange en su embajada en Londres en 2012 cuando estaba acusado en Suecia de una agresión sexual. Aunque el caso en Suecia se archivó, Assange sigue recluido en la legación por temor a que su salida provoque una petición de extradición por Estados Unidos y su inmediata detención.

Según el diario Wall Street Journal, el Departamento de Justicia se está preparando para procesar a Assange, y cree que tiene altas probabilidades de poder extraditarle Estados Unidos.

Aunque las fuentes del diario no quisieron revelar si habían estado negociando con el Reino Unido o Ecuador, apuntaron que varios acontecimientos recientes les han animado. La relación de Assange con el Gobierno ecuatoriano se ha deteriorado desde la elección el año pasado del presidente Lenin Moreno, que le describió como "una piedra en el zapato".

Preocupa.

La imputación a Assange conocida ayer y que los fiscales en Estados Unidos guardaban en secreto, fue recibida por la defensa del australiano como una amenaza contra la libertad de prensa. "Una investigación penal contra WikiLeaks crea un precedente peligroso para todos los medios (...) Todos deberían estar preocupados por lo que significa esta inculpación potencial", dijo su abogada Jennifer Robinson al programa Democracy Now.

"Esto confirma lo que nos ha preocupado y hemos advertido desde 2010", dijo Robinson. "Hay un riesgo muy real de que Estados Unidos buscará acusarlo por sus publicaciones y potencialmente buscar extraditarlo", añadió.

El Departamento de Justicia no confirmó la revelación de la acusación fiscal contra Assange, que fue primero sacada a la luz el jueves por Seamus Hughes, un experto en terrorismo de la Universidad George Washington, y luego publicada por WikiLeaks.

"Primicia: el Departamento de Justicia accidentalmente reveló la existencia de inculpaciones clasificadas (o un borrador de ellas) contra el editor de WikiLeaks Julian Assange en un aparente error de copiar y pegar en un caso no relacionado", escribió el grupo en Twitter.

La presunta acusación a Assange en Estados Unidos podría tener implicaciones en la pesquisa que lleva adelante el fiscal especial Robert Mueller sobre una presunta colusión de la campaña presidencial de Donald Trump de 2016 y Rusia, y sobre si el presidente obstruyó la justicia en esa investigación.

En julio, Mueller acusó a 12 espías rusos con cargos de conspiración en el hackeo de las computadoras del Comité Nacional Demócrata, robo de información y publicación de los archivos con el fin de torcer el resultado de la elección. Una de las acusaciones hace referencia a WikiLeaks, a la que describe "Organización 1" y plataforma usada por los rusos para divulgar los e-mails robados.

Pero defensores de derechos humanos advirtieron que acusar penalmente a Assange por la publicación de material considerado secreto o robado amenazaría a toda la prensa. "Cualquier inculpación de Assange por las actividades de WikiLeaks no tendría precedentes y sería inconstitucional", dijo Ben Wizner de la mayor agrupación de derechos humanos de Estados Unidos, ACLU. Sería "profundamente preocupante si el gobierno Trump, que ha mostrado poca consideración por la libertad de prensa, imputara a Assange por recibir información clasificada de un funcionario y publicarla, exactamente lo que los periodistas hacen todo el tiempo", dijo el director de Human Rights Watch, Kenneth Roth.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)