JUICIO CON AMPLIA REPERCUSIÓN

Fiscal pidió absolución de la hermana del Rey

Afirma que la acusación obró con temeridad y sin pruebas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Infanta Cristina de Borbón. Foto: Reuters.

La fiscalía anticorrupción de España aseguró que la acusación contra la hermana menor de Felipe VI por delito fiscal, en el marco de un caso de corrupción en el que está acusado su marido, son dos años de tiempo perdido porque "era y es una sospecha infundada".

La infanta Cristina de Borbón y su marido Iñaki Urdangarin son dos de los acusados en el llamado "Caso Nóos", que investiga el supuesto desvío de más de seis millones de euros procedentes de fondos públicos al Instituto Nóos, una entidad sin ánimo de lucro que presidió el cuñado del rey.

El sindicato Manos Limpias es la única parte que acusa a la infanta en este juicio, y mantiene una petición de ocho años de cárcel para la hermana del rey, por cooperación en dos delitos fiscales de su esposo.

Se da la circunstancia de que el máximo dirigente del sindicato Manos Limpias, Miguel Bernard, está procesado por supuesta extorsión a entidades bancarias y la propia Audiencia Nacional española investiga el presunto chantaje de esta entidad a la defensa de la infanta para retirar su acusación en el caso.

En su alegato final ante el tribunal, la fiscalía anticorrupción reiteró la posición que mantiene desde el inicio del proceso, en el que no acusa a la infanta de ningún delito.

El fiscal Pedro Horrach aseguró que le provoca "asombro" la actuación de Manos Limpias, y añadió que su acusación ha sido "una sospecha infundada, alentada y desquiciada por algunos medios de comunicación".

En cambio, Horrach solicita para el marido de la infanta, Iñaki Urdangarin, 19 años y medio de cárcel por los presuntos delitos de tráfico de influencias, malversación, prevaricación, fraude, estafa, falsedad, contra Hacienda y blanqueo de capitales por su gestión en el Instituto Nóos, entidad a la que supuestamente desvió varios millones de euros de fondos públicos.

A su vez, el abogado de la infanta Cristina, Pau Molins, también había pedido la absolución de su defendida por considerar que "de modo evidente y constante la prueba ha desacreditado por completo la versión fáctica contenida en el escrito" de Manos Limpias. Acusó a esa organización de actuar "con temeridad, abuso de derecho y mala fe procesal".

El juicio sienta en el banquillo a otras 15 personas, entre ellas antiguos responsables políticos y personas relacionadas con Nóos.

Con las conclusiones de las defensas, el juicio, que comenzó el 11 de enero, entra en su recta final y está previsto que quede visto para sentencia no antes del 30 de junio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados