Pacto de EE.UU. y 11 países representa el 40% de la economía internacional

Firman acuerdo comercial con impacto en el mundo

Estados Unidos alcanzó ayer un acuerdo con 11 naciones del Pacífico para el más ambicioso acuerdo comercial jamás alcanzado. Uruguay quedó afuera de este arreglo, que representa el 40 % de la economía mundial.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Una de las reuniones entre los 12 países que firmaron el acuerdo. Foto: AFP.

El Acuerdo de Asociación Transpacífico (TTP, por su sigla en inglés) superó ayer, tras maratonianas jornadas de negociación, los últimos obstáculos para crear una zona libre de aranceles.

Los últimos obstáculos de estas negociaciones, que fueron iniciadas en 2008, versaban sobre el acceso a los mercados de productos lácteos y la nueva generación de biomedicinas.

Las cuotas agrícolas, el área automotriz, las leyes de propiedad intelectual y los plazos de patentes farmacéuticas eran algunas de las áreas que más ha costado cerrar entre una docena de países, cuyos fundamentos económicos difieren profundamente.

Los países integrantes del TPP son, además de EE.UU. y Japón (que son la primera y tercera economía mundial, respectivamente) Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

Si no puede ver la imagen haga click aquí 

"Tras cinco años de intensas negociaciones, alcanzamos un acuerdo que creará empleos, impulsará el desarrollo sostenible, fomentará un desarrollo inclusivo y promoverá la innovación en la región Asia-Pacífico", aseguró el representante comercial de Estados Unidos Michael Froman.

"Con más de 95% de nuestros potenciales clientes viviendo fuera de nuestras fronteras no podemos dejar que China escriba las normas de la economía mundial", dijo el presidente estadounidense Barack Obama.

Gracias a esta asociación económica, más de 18.000 gravámenes de varios países a productos estadounidenses serán eliminados, añadió Obama.

El pacto fue celebrado de forma unánime por las naciones participantes.

Europa también se mostró contenta por el pacto. La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, dijo en un comunicado que este acontecimiento es una "una buena noticia para las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y la Unión Europea, del tratado de libre comercio e inversiones transatlántico conocido como TTIP.

Al Parlamento.

Ahora el TPP debe ser ratificado por los 12 países integrantes.

En EE.UU. tiene que superar la aprobación de un Congreso, que tras la aprobación de la "vía rápida" para la tramitación de tratados comerciales esta primavera pasada, puede aprobar o rechazar pero no enmendar el acuerdo.

Un importante número de legisladores demócratas se opone a esta asociación económica, pese a que el Congreso cuenta con mayoría de la oposición republicana, que se inclina por dar luz verde a esta nueva área de libre comercio en las orillas del Océano Pacífico.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, apuntó que gracias a la aprobación de la "vía rápida", que aumenta la autoridad presidencial en la negociación de acuerdos comerciales, "el pueblo estadounidense tendrá la oportunidad de revisar el acuerdo y el Congreso se asegurará de que cumple los estándares".

Obama prometió ayer que el Congreso y los ciudadanos estadounidenses tendrán "meses" para poder revisar "cada palabra" del acuerdo.

Uno de los más críticos de este pacto, el senador independiente y precandidato presidencial demócrata Bernie Sanders, lamentó que "Wall Street y los intereses de las grandes corporaciones" hayan vuelto a ganar con este acuerdo que él considera que se ha negociado en secreto.

Richard Trumka, el presidente del mayor sindicato del país, la Federación del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO), aseguró que los retrasos a la hora de clausurar las negociaciones con un acuerdo demuestran que "parece que ha habido muchas concesiones problemáticas".

"Pedimos a la Administración que publique el texto del acuerdo inmediatamente y pedimos a los legisladores que ejerciten la precaución al evaluar el TPP", añadió Trumka.

Uruguay no está.

Uruguay no integra el TPP porque cuando se interesó —en mayo de 2014 durante la visita del expresidente José Mujica a la Casa Blanca— ya era tarde y la negociación no admitía la inclusión de nuevos aspirantes.

La semana pasada El Observador informó que el canciller de la República, Rodolfo Nin Novoa, le pidió al embajador ante Estados Unidos, Carlos Gianelli, que elaborara un informe sobre el alcance del TPP.

Desde 2012, Uruguay es veedor en la Alianza del Pacífico (México, Colombia, Perú y Chile), que, eventualmente, puede llegar a servir de trampolín hacia el otro megacuerdo comercial cerrado ayer.

No obstante, ninguno de los miembros que integran el Mercosur forma parte del TPP, lo cual aumenta el aislamiento del bloque regional frente a los grandes bloques comerciales del mundo.

Por otra parte, diversos analistas sostienen que el TPP acordado ayer implicará un profundo cambio en las reglas del comercio mundial que obligará a la Organización Mundial del Comercio a adoptarlas.

Ese gran bloque en el Pacífico de 12 países podría provocar nuevas corrientes comerciales que afecten directamente al Mercosur en materia de exportaciones, importaciones y pérdida de competitividad frente a países que, por ejemplo, se beneficiarán de la compra sin aranceles de manufactura y bienes generadas en el sudeste asiático.

Ecologistas están en contra

La organización ecologista Amigos de la Tierra Internacional advirtió ayer que el Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica (TPP) supone "una amenaza para las personas y el planeta". El coordinador de justicia económica de la organización, Sam Cossar-Gilbert, afirmó que "hoy (por ayer) es un día triste para nuestro planeta".

"El TPP -denunció el coordinador- favorece garantías para inversiones corporativas por encima de las garantías para la naturaleza".

"Los capítulos del TPP sobre obstáculos técnicos al comercio amenazarán el acceso de los reguladores a las herramientas necesarias para regular efectivamente los casi 85.000 productos químicos en el comercio necesarios para proteger la salud humana y el medioambiente", concluyó el coordinador de la organización.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados